Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Por qué es tan baja la volatilidad?

Temor ante un aumento de la volatilidad

¿Por qué la volatilidad es tan baja a pesar de toda la agitación reciente, incluida la tensión en el sector bancario, las múltiples reversiones de los bancos centrales, la guerra en Ucrania y otras tensiones internacionales? No hay una respuesta única a esta pregunta.

Según el índice VIX actualizado en 1993 por el Chicago Board Options Exchange (CBOE), que mide la volatilidad del mercado financiero estadounidense en base al S&P 500, esta alcanzó un máximo histórico, de 82,69 puntos, en marzo de 2020. Hay que remontarse a 2008 para encontrar excesos similares.

La volatilidad puede ser causada por diferentes factores, incluidas las emociones de los inversores como el miedo y el pánico, que pueden provocar ventas o compras masivas y grandes variaciones de precios. Las guerras, hambrunas, huelgas, recesiones, depresiones, la inflación, la deflación, las quiebras de industrias o las fluctuaciones en la oferta y la demanda también pueden provocar bruscas caídas del precio de las acciones. Asimismo, algunos grandes fondos de cobertura y firmas de capital privado, con una deuda excesiva debido a la financiación de inversiones en el mercado de valores, se han visto obligados a vender activos en un mercado en declive para pagar los margin calls, provocando grandes oscilaciones en los precios de las acciones.

Si tenemos que definir las causas de la actual baja volatilidad me centraría en cinco aspectos. El primero de ellos sería la correlación. Puede parecer contradictorio, pero una de las principales razones por las que la volatilidad general del mercado ha sido tan baja es que la volatilidad específica de las acciones no lo ha sido. Otro de los factores que explican la baja volatilidad está en las intervenciones de los bancos centrales en los últimos años. El Banco de Pagos Internacionales (BIS) incluso los acusó de sofocar la volatilidad al desviar a los inversores hacia activos de riesgo con su política de tasa de interés cero y programas de compra de activos.

El tercer factor para entender la baja volatilidad es mantenernos en el mismo régimen. Supongamos, hipotéticamente, que entramos en un nuevo régimen en el que se piensa que se avecina un mejor entorno para asumir riesgos. Si tal cambio de régimen ocurriera con recortes de tasas, alivio en el sector bancario u otro desarrollo, los inversores que anteriormente tenían grandes cantidades de efectivo, por definición, estarían poco invertidos en activos de riesgo y buscarían comprar en las caídas del mercado.

No dejemos de observar tampoco la falta de liquidez en el mercado porque, en igualdad de condiciones, la volatilidad aumentará cuando los niveles de liquidez caigan a un nivel bajo y las personas se sientan totalmente invertidas. Finalmente, y como quinta causa, existe un menor temor a un shock político/geopolítico.

En este contexto conviene analizar qué sectores son los más volátiles. Según un estudio de S&P Global, los sectores más volátiles durante la década de 2010 (el período comprendido entre el 31 de diciembre de 2009 y el 31 de diciembre de 2019) fueron los que más sufrieron los rápidos cambios en los precios del petróleo. En orden descendente, los sectores con las desviaciones estándar más altas son los de Energía, Commodities, Finanzas, Tecnología, Consumo discrecional, Servicios de comunicación, Cuidado de la salud y Utilities.

Es común oír que no se debe invertir en tiempos de volatilidad. Pero no es verdad. Si se observa la historia, hubiera sido una mala recomendación vender acciones únicamente sobre la base de un índice VIX bajo. El peor momento para comprar fue cuando el VIX estaba relativamente alto. Al igual que con cualquier inversión, el pasado no es necesariamente una guía para el futuro, pero la historia sugiere que los inversores harían mal en tomar decisiones de inversión basadas únicamente en niveles moderados de volatilidad.

Hay muchas formas de invertir en volatilidad. Entre ellas, y como ejemplo, iPath Series B S&P 500 VIX Short-Term Futures ETN (VXX); iPath Series B S&P 500 VIX Mid-Term Futures ETN (VXZ); ProShares VIX Mid-Term Futures ETF (VIXM); o ProShares Short VIX Short-Term Futures ETF (SVXY).

Y tengamos presente que esta podría ganar fuerza con la llegada paulatina de liquidez y las tensiones que se están viviendo en el crucial sector bancario

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud