Bolsa, mercados y cotizaciones

El préstamo de valores ahorraría un año de coste de gestión en una década

  • Los fondos de bolsa española cobran un 1,65% de media, que se descontaría en este período
  • Los productos de esta categoría podrían añadir hasta 100 puntos básicos de rentabilidad
Madridicon-related

La imposibilidad de los fondos de inversión españoles para realizar el préstamo de valores está mermando la capacidad de añadir rentabilidad extra a los partícipes a largo plazo o, expresado de otra manera, de reducir el coste de los productos, lo que también repercute en el rendimiento final.

En el caso de los fondos de bolsa española, la comisión media de gestión anual se sitúa en el 1,65%, según datos de Morningstar. Teniendo en cuenta que los cálculos más conservadores sobre la repercusión del préstamo de valores en esta categoría de productos indican que en diez años se habría perdido una revalorización superior al 1% sobre el valor de la inversión, un partícipe se podría haber ahorrado aproximadamente hasta un año de comisión de gestión en una década, un porcentaje nada desdeñable si se considera que en este período la rentabilidad media de esta categoría es del 4,54%, según Inverco.

La normativa europea permite desde 2008 la aplicación del préstamo de valores en los fondos de inversión y en España está recogida en la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva (IIC), pero falta la publicación de la orden ministerial -la norma de menor rango reglamentario- que lo desarrolle.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha expresado su apoyo a esta operativa, que durante los años de la crisis financiera se veía con recelo ante el temor de que los inversores que utilizan posiciones cortas pudieran utilizarla a su favor en los momentos de caídas del mercado, lo que frenó su tramitación. "Permitir el préstamo de valores no presenta riesgos especiales que no estén adecuadamente mitigados", aseguró Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV durante su intervención ante la comisión de Asuntos Económicos del Congreso de los Diputados, donde se valoraba el proyecto de Ley de Mercado de Valores y Servicios de Inversión.

De hecho, durante su tramitación se intentó introducir una enmienda que permitiera una habilitación directa para sortear el impedimento de esta falta de reglamentación, pero no tuvo éxito. Y de momento los fondos de inversión españoles solo pueden utilizar el préstamo para ajustes operativos, como asegurar la entrega de valores en la fecha de su liquidación (como en el caso de los bonos), con limitaciones en el patrimonio disponible para este fin. "No hay problemas operativos ni técnicos que lo impidan, es más un problema de que no se impulsa la regulación", subraya Úrsula García Giménez, cofundadora y socia de la consultora finReg360.

Hasta tal punto el préstamo de valores se ha convertido en una práctica habitual entre las gestoras que en un informe publicado por Esma el año pasado sobre el coste y las comisiones de los fondos se mencionaba expresamente esta operativa como una de las "técnicas de gestión eficiente de carteras más comunes utilizadas por los gestores de productos Ucits".

Anomalía

Esta anomalía de los fondos españoles contrasta no solo con sus competidores internacionales sino con otros operadores del mercado que sí la pueden utilizar sin restricciones. Bankinter, por ejemplo, acaba de lanzar un servicio denominado 'Bróker 0' que permite a sus clientes operar en bolsa española a coste cero por comisiones de compra/venta de acciones, con la particularidad de que el cliente "tendrá que suscribir con el banco previamente un servicio de préstamo de valores, por el que pondrá a disposición de la entidad todos los títulos disponibles en sus cuentas de valores, de los que Bankinter podrá hacer uso para este cometido en cualquier momento", según indicaba la entidad en la nota de prensa de presentación de este servicio.

Que los fondos de inversión pudieran aplicar el préstamo de valores no significa que los gestores utilizaran toda la cartera para hacerlo. De hecho, Inverco calculaba hace unos años que solo el 60% de la composición de las carteras era susceptible de préstamo.

En función de la categoría y el riesgo de los vehículos de inversión sería más fácilmente aplicable o no y, por tanto, con más posibilidades de añadir rentabilidad mediante este método.

Cuatro décimas extra

Según cálculos realizados por las firmas de depositaría, actores relevantes para llevar a cabo esta operativa, este rendimiento extra podría elevarse hasta los 40 puntos básicos anuales de media para los productos de estrategia más agresiva, teniendo en cuenta que en los fondos de perfil más cauto esa suma de rendimiento puede oscilar entre los 7 y los 10 puntos básicos. A mayor calidad crediticia del colateral mayor rentabilidad esperada y, a mayor riesgo del tipo de activo (renta variable o renta fija), más rentabilidad añadida.

La estimación de ingresos para las IIC españolas por realizar el préstamo de valores es complicada porque dependería de la demanda en el mercado que tendría cada valor susceptible de ser prestado y la composición de la cartera (los porcentajes máximos están regulados en otros países europeos) y el porcentaje que cada gestor quisiera ceder para realizar esta operativa.

Pero la falta de la orden ministerial que regule el uso del préstamo de valores sí que merma la competencia de los fondos españoles respecto a los fondos de firmas internacionales que sí lo aplica, ya que en los datos de rentabilidad van a figurar ligeramente por debajo en las clasificaciones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud