Bolsa, mercados y cotizaciones

La expectativa de tipos en Europa al 4% borra las ganancias en renta fija

  • El mercado aumenta el techo de tipos esperado en Europa y también en EEUU
  • El bono alemán y el francés alcanzan máximos de rentabilidad no vistos desde 2011
Madrid icon-related

La tendencia de compras generalizadas en renta fija que comenzó a mediados de octubre ha encontrado su primer obstáculo en el último mes. Febrero no le ha sentado nada bien al mercado de deuda, tanto, que ya se han borrado todas las ganancias que dejaba el índice mundial de renta fija de Bloomberg. En la última jornada de febrero el selectivo deja un balance anual del -0,21%, perdiendo toda la subida que llegó a acumular hasta el día 2 de febrero, que llegó a alcanzar el 4,7% desde el primer día del ejercicio.

Con las ventas que se han producido en las últimas semanas, la rentabilidad a vencimiento del índice ha vuelto a alcanzar el 3,83%, máximos no vistos desde el inicio de año. Y el bono soberano más importante de Europa, el alemán con vencimiento a 10 años, la referencia del Viejo Continente, cierra el mes en el entorno del 2,7%, máximos no vistos desde el año 2011, en plena crisis de deuda en la zona euro. La deuda francesa también ha vuelto a máximos de rentabilidad de ese ejercicio, en su caso, en el 3,1%, mientras que el bono español se mueve ya en el entorno del 3,6%, niveles que no se tocaban desde 2014.

Tipos más altos por inflación

Con todo, se acaba de cerrar el primer mes desde el pasado octubre de caídas para el índice de renta fija mundial, y el responsable, como no podría ser de otra manera, es la inflación, que está volviendo a dar señales de fortaleza por encima de las previsiones, y apunta a que va a llevar a los bancos centrales a endurecer su política monetaria y subir los tipos de interés más de lo que se esperaba hasta ahora.

El dato de inflación de enero en Estados Unidos reflejó un incremento del 6,4%, por encima de las previsiones que apuntaban al 6,2%. Esto, junto a otros datos macro que apuntaban a mayores presiones inflacionistas de lo esperado, generó la especulación de que la Fed incrementaría los tipos de forma agresiva este año, aumentando las expectativas de los mercados, que ahora descuentan tres subidas de tipos más por parte de la Fed de lo que esperaban a principios de mes.

Los mercados ahora esperan que el techo de tipos llegue al 5,5% en el gigante norteamericano, frente al 4,75% de principios de mes, y siguen esperando que se produzca un recorte en el precio del dinero en la reunión de diciembre de la Fed, eso sí, una posibilidad que, con el paso de las semanas, cada vez se diluye más.

El aumento de expectativas de tipos también ha ocurrido en Europa, en este caso, con especial importancia en la jornada de ayer. Después de publicarse los datos de inflación en España y Francia, sorprendiendo negativamente en ambos casos (6,2% y 6,1%, respectivamente) y volviendo a crecer después de varios meses de relajación, las expectativas de subidas de tipos de los mercados se han incrementado hasta alcanzar un techo de tipos del 4% en la zona euro, por primera vez en este ciclo. Según los inversores, la última subida de tipos será en diciembre, y entonces se alcanzará esta tasa.

Estas perspectivas coinciden con los mensajes agresivos que llevan lanzando los principales bancos centrales desde hace meses. La diferencia es que a finales de 2022 los mercados no terminaban de creerse este escenario, y ahora lo contemplan como el más probable.

"El rally de los activos de riesgo que se inició en octubre del año pasado se ha detenido por fin, tras un mes de enero inesperadamente fuerte, y hemos asistido a un retroceso razonable en muchos sectores de la renta fija", explica Felipe Villarroel, socio y gestor de TwentyFour AM. "En parte, las caídas recientes se han producido por un aumento de las expectativas del mercado en cuanto a los tipos de interés finales, pero quizás lo más importante es que los precios de mercado se han vuelto a alinear con la retórica de los principales bancos centrales que implica que los tipos estarán más altos durante más tiempo", reconoce el gestor.

Además de la fortaleza que está mostrando la inflación, los mercados parecen haber asumido que la llegada de una recesión profunda es ahora menos probable de lo que se esperaba hace meses. Este escenario se ha ido diluyendo poco a poco, con el paso de los meses, y es un argumento más que permitirá a los bancos centrales mantener altos los tipos de interés durante un tiempo, si finalmente se confirma que no llega una grave crisis de crecimiento en Estados Unidos y en Europa.

Todo esto obliga a los inversores a vigilar muy de cerca las futuras publicaciones de datos que puedan afectar a la inflación, y también a la propia publicación de este indicador, especialmente en Estados Unidos, la principal economía del mundo. La cita para conocer el dato de IPC de febrero está marcada en el calendario para el 14 de marzo, y una semana después, el día 22, la Fed se reunirá, actualizará su cuadro de previsiones y tomará las medidas necesarias, entre las que se puede incluir una comunicación con la que expliquen qué planes tienen para el futuro.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud