Bolsa, mercados y cotizaciones

Warren Buffett desvela la 'salsa secreta' para invertir con éxito en su carta anual a los inversores

  • Califica de 'analfabeto económico' a quienes critican la recompra de acciones
El CEO de Berkshire Hathaway, Warren Buffett. Foto: Getty

En su carta anual a los inversores de Berkshire Hathaway, Warren Buffett ha desvelado la "salsa secreta" para invertir con éxito. En otro punto, ha salido en defensa del plan de recompra de acciones puesto en marcha en 2011 y al que el conglomerado destinó 8.000 millones de dólares en 2022. Asimismo, ha hecho un repaso de sus fracasos como inversor, los impuestos que ha pagado el grupo que dirige y las perspectivas de futuro.

Empezando por el secreto para conseguir rentabilidades, el multimillonario ha sido claro: todo depende del tiempo. Buffett pone como ejemplo Coca Cola y American Express, dos empresas en las que el conglomerado tiene participaciones desde hace casi 30 años y que le reportaron dividendos por valor de más de 1.000 millones de dólares en 2022, para ilustrar que "la mala hierba se marchita en importancia a medida que florecen las flores" y que, con el tiempo, "bastan unos pocos ganadores para hacer maravillas". A lo que añade que "también ayuda empezar pronto y vivir hasta los 90".

Sin embargo, no todo han sido éxitos. Tal y como apunta en su carta, en los casi 60 años que lleva al frente de Berkshire, la mayoría de sus decisiones en cuanto a inversiones se refiere no han sido muy buenas, más bien "regulares", pero afortunadamente "han sido rescatadas por grandes dosis de suerte". "Nuestros resultados satisfactorios han sido el producto de una docena de decisiones realmente buenas, es decir, una cada cinco años, y una ventaja a veces olvidada que favorece a los inversores a largo plazo, como Berkshire", detalla Buffett.

En cuanto a la recompra de acciones, Berkshire Hathaway se hizo en 2022 con el 1,2% de sus títulos en circulación. Según Buffett, este movimiento benefició a inversores, ya que el recuento de títulos a la baja ayuda a que las recompras se hagan a precios que aumenten el valor. "Sólo cuando una empresa paga de más por las recompras, los accionistas continuistas salen perdiendo", asegura. Como este no es el caso, no entiende por qué hay gente que dice que "todas las recompras son perjudiciales para los accionistas o para el país, o particularmente beneficiosas para los consejeros delegados". En su opinión, quien lo hace es un "analfabeto económico o a un demagogo de lengua plateada (caracteres que no son mutuamente excluyentes)". 

El "Oráculo de Omaha" también ha criticado la manipulación de los resultados corporativos por parte de directivos, asesores, analistas e, incluso, periodistas, por considerarla una actividad "repugnante", cuyo único objetivo es engañar. Según él, "la 'contabilidad imaginativa y audaz', como me describió una vez su engaño un director general, se ha convertido en una de las vergüenzas de la economía mundial".

Por otro lado, ha vuelto a defender lo que paga el conglomerado en impuestos, al tiempo que ha subrayado que "espera y desea contribuir mucho más durante la próxima década" porque Berkshire "no debe menos al país". "El dinamismo de América ha hecho una enorme contribución a cualquier éxito que hemos logrado - una contribución que Berkshire siempre necesitará-. Contamos con él y, aunque de vez en cuando ha estado en dificultades, su fuerza propulsora siempre ha regresado", dice Buffett en la carta. En ese sentido, también destaca que, en los 80 años que lleva invirtiendo, todavía no ha visto "un momento en el que tuviera sentido apostar a largo plazo contra EEUU" y duda mucho que "cualquier lector de esta carta tenga una experiencia diferente en el futuro", a pesar de inclinación a la autocrítica y la duda de los estadounidenses.

De cara al futuro, Warren Buffett cree que Berkshire "siempre tendrá un montón de dinero en efectivo y bonos del Tesoro estadounidense, junto con una amplia gama de negocios". También evitará "comportamientos que puedan dar lugar a incómodas necesidades de efectivo en momentos inoportunos, incluidos pánicos financieros y sin precedentes". Y cuando llegue el momento de que Greg Abel, actual consejero delegado de Berkshire Hathaway Energy, le suceda al frente del conglomerado, los accionistas "seguirán ahorrando y prosperando reteniendo beneficios", ya que "no habrá línea de meta".

Por último, el multimillonario ha querido incluir en la carta de este año una de las reglas de Charlie Munger, el vicepresidente del grupo, que él mismo se aplica: "Encuentra un muy inteligente compañero -preferiblemente algo mayor que tú- y luego escucha con mucha atención lo que te diga".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud