Bolsa, mercados y cotizaciones

La banca privada supera en España los 633.000 millones bajo gestión tras crecer un 5% en 2022

  • Primer ranking de Banca Privada de 'elEconomista'
  • El cliente ideal es aquel que cuenta con un patrimonio medio, de 500.000 a cinco millones de euros
  • Deutsche Bank ha incorporado en 18 meses a 80 banqueros para impulsar su banca privada
Foto: Pixabay

El negocio de banca privada en España vive un momento de efervescencia tras un año de importantes movimientos corporativos y en plena carrera del sector financiero por captar nuevos clientes. elEconomista.es presenta el Ranking de Banca Privada en España en 2022, partiendo de la idea fundacional de ayudar a los ahorradores a tomar decisiones de inversión, y desde la perspectiva de que la banca privada no solamente se identifica con el cliente de grandes patrimonios sino que gran parte de la industria está volcada en captar aquellos que aspiran a entrar en este selecto club gracias al potencial del crecimiento de su capital por las mejoras profesionales o por la correcta asignación de activos y la fuerza del interés compuesto para hacer crecer una cartera.

En total, el patrimonio bajo gestión en banca privada en nuestro país asciende a más de 633.650 millones de euros, que supone duplicar el volumen que se encuentra en fondos de inversión en España, en 306.511 millones de euros, según datos ofrecidos por Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva). No obstante, buena parte del patrimonio contabilizado dentro banca privada pertenece también al dinero que se incluye en fondos de inversión. Durante el año pasado el patrimonio gestionado en banca privada aumentó un 5% que contrasta con la caída del 3,6% de los fondos de inversión, en un muy mal ejercicio para la renta variable y, sobre todo, el peor de la historia para la renta fija. La opacidad del sector de banca privada podría provocar que alguno de los grandes nombres no esté recogido en este artículo. 

Para la elaboración de esta clasificación se ha recabado información a partir de una treintena de firmas nacionales, además de las previsiones que, junto a este diario, han calculado relevantes fuentes del sector de banca privada en España, principalmente para grandes entidades financieras internacionales (como Credit Suisse, JP Morgan, Citi, Julius Baer, Edmond de Rotschild o Pictet AM) que no quieren hacer públicos sus datos de banca privada en España. El ranking está integrado por un total de 27 firmas, donde no se incluyen los datos de dos grandes grupos bancarios de nuestro país, como son Unicaja Banca Privada y FINECO Banca Privada Kutxabank que no han aportado sus datos correspondientes al cierre de 2022. En el caso de la entidad malagueña esta decisión está motivada por la reestructuración interna que está llevando a cabo en el segmento de banca privada tras integración de Liberbank.

Una de las principales conclusiones de esta primera clasificación es que la banca privada conforma un segmento muy heterogéneo. Los mayores patrimonios de nuestro país se concentran en las grandes entidades internacionales con presencia en España, como es el caso de las ya mencionadas JP Morgan, Credit Suisse o Citi, aunque su grado de especialización es muy diferente. Mientras JP Morgan es el Harley Davidson del sector, porque como dicen fuentes cercanas "su marca se vende tan fácil que parece que tiras al aire y caen pájaros"; Citi es un híbrido que ofrece más que soluciones patrimoniales un complemento a la gestión financiera de muchos negocios familiares. El corte donde fijan estas firmas el acceso a su banca privada parte del millón de euros, como en el caso de Credit Suisse; para Julius Baer este mínimo es de tres millones de euros, mientras que Citi lo fija en los cuatro millones de punto de partida.

La parte media del cliente de banca privada se concentra mayoritariamente en la red de bancos nacionales. En la mayoría de los casos no reconocen partir de un ticker mínimo para filtrar qué clientes pueden acceder a sus servicios, pero extraoficialmente se habla de un patrimonio cercano a los 300.000-500.000 euros para empezar a considerarle banca privada, como es el caso Banco Santander. De los más de 633.000 millones de euros que, según cálculos recogidos por elEconomista.es, existen en banca privada en España, la mitad procede exclusivamente de tres entidades.

Santander Banca Privada es la líder del sector. A cierre de 2022 el banco presidido por Ana Botín contaba en esta partida con un patrimonio bajo gestión de 125.161 millones de euros, unos 1.000 millones menos que en 2021. Este tímido recorte y la subida de más de 2.000 millones de CaixaBank Banca Privada hace que la catalana recorte distancias. La entidad que capitanea Gonzalo Gortázar cerró el año con 116.634 millones de euros bajo gestión, frente a los 114.619 millones de 2021, un 2% más.

BBVA Banca Privada superó la barrera de los 100.000 millones de euros bajo gestión (en concreto, cerró el ejercicio con 100.952 millones, según datos ofrecidos por la entidad), lo que representa el mayor aumento de la gran banca con un 9% que es el equivalente a cerca de 8.000 millones de euros más que en 2021. Solo Singular Bank superaría esta cifra a raíz de la adquisición de la parte de Wealth Management en España de UBS y de UBS Gestión SGIIC el año pasado, tras declarar un patrimonio bajo gestión de 13.286 millones de euros, lo que supone 8.306 millones de euros más que lo declarado por Singular Bank, en solitario, un año antes (4.980 millones de euros). Son cifras que despiertan mucho recelo en el sector, según las fuentes consultadas por este diario, ya que es vox pópuli la fuga de talento sufrida por Singular Bank por parte de los banqueros que provenían de UBS -con su propia cartera de clientes- que han ido a recalar a otras firmas de banca privada como Deutsche Bank, según apuntan distintas fuentes del sector consultadas.

'Baile de carteras'

El año 2022 estuvo marcado por importantes movimientos corporativos que, en un sector tan personalista como el de banca privada, provocaron fuertes éxodos por la debilidad de UBS y Credit Suisse hacia otras internacionales, como Deutsche Bank, Andbank, JP Morgan o Banca March.¿Qué ocurrió? Credit Suisse, cuyo patrimonio bajo gestión se estima en 12.000 millones de euros en España, se vio salpicada por el riesgo, incluso, de quiebra de su matriz. Por otro lado, al mercado le costó entender el movimiento por el cual la firma que dirige Javier Marín adquirió la banca privada de UBS.

Las cifras declaradas a cierre de 2022 reflejan un claro incremento del patrimonio bajo gestión de casas como Deutsche Bank, con 3.500 millones más, hasta 18.000 millones (un 24% más); y de Andbank, que sumó otros 1.500 millones, llegando a superar los 18.800 (un aumento del 9%).

Deutsche Bank lanzó en 2021 su proyecto Bank of entrepeneurs, para aglutinar dos áreas, patrimonio empresarial y familiar, bajo un mismo paraguas, en una clara intención por crecer en banca privada. Fichó en UBS a Juan de Gonzalo para liderar este proyecto en julio del año pasado. En 18 meses han incorporado un total de ochenta banqueros privados.

BNP Paribas WM se deshizo el año pasado de una cartera valorada en 3.600 millones de euros que adquirió Banca March -con un patrimonio a cierre de 2022 de 23.500 millones de euros, sextos del ranking-.

Creand Wealth Management, la banca privada de Crèdit Andorra, compró la firma de asesoramiento y family office GBS Finance hace ya un año. Esta operación le ha servido para aumentar su patrimonio un 38%, 948 millones más hasta los 3.429 millones a cierre del ejercicio pasado.

SabadellUrquijo anunció esta misma semana su nueva estrategia en banca privada por la que espera aumentar un 8% su patrimonio este año, cerca de 3.000 millones. Cerró 2022 en los 36.000 millones, con un crecimiento del 13% y en la quinta posición.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud