Bolsa, mercados y cotizaciones

Duro golpe en bolsa para Asos: es el valor británico con peor rendimiento de 2022

  • Se ha visto arrastrado por la inflación y la reducción del consumo
  • El precio de sus acciones ha caído un 78,36% este año
La sede de Asos en Londres, Reino Unido. Foto: Asos

En 2020, la llegada de la pandemia puso patas arriba el mundo entero. De repente, los confinamientos, el teletrabajo y el distanciamiento social se convirtieron en la nueva normalidad. Asimismo, cambió por completo la forma de relacionarse con los demás, de hacer ejercicio y de consumir todo tipo de productos, especialmente ropa. Para la industria de la moda, esto se tradujo en un incremento de los pedidos online, así como de sus acciones. Una de las compañías que más se benefició de esta nueva tendencia fue Asos, cuyos títulos se dispararon más de un 351% entre abril y diciembre de ese año. Esta euforia se mantuvo hasta el 1 de abril de 2021. A partir de ahí, comenzó un declive que le ha llevado a ser el valor británico con peor rendimiento de 2022.

Asos tenía previsto una aceleración del crecimiento de los ingresos en el segundo semestre de su año fiscal, que acabó el 31 de agosto. Sin embargo, sus planes se vieron truncados por el aumento de los costes de producción -así como de almacenamiento, transporte y gestión de las devoluciones-, unas deudas cada vez mayores, el incremento de las presiones inflacionistas sobre los consumidores, las subidas de tipos de intereses y las pérdidas millonarias que han registrado los gigantes tecnológicos en 2022. Como resultado, el grupo registró unos ingresos de 3.936 millones de libras -un 1% más que en 2021 (un 4% si se tiene en cuenta la suspensión de las operaciones en Rusia)- y unas pérdidas antes de impuestos de 31,9 millones de libras, lo que provocó una caída del 89% en su beneficio antes de impuestos, hasta dejarlo en 22 millones de libras, según datos aportados por la compañía.

Pese a todo, el gigante de la moda online se muestra optimista de cara a los próximos 12 meses y espera poder generar beneficios de nuevo. En concreto, la empresa confía en que el abaratamiento de los transportes, el plan de reestructuración acometido -que incluía la amortización de 130 millones de libras de acciones- y la reducción de los costes "compensen con creces el impacto tanto de los vientos en contra inflacionistas en la base de costes de ASOS como del coste esperado de las elevadas tasas de devolución", detallaba la compañía en un comunicado en octubre. Así, aunque prevé registrar pérdidas en el primer semestre de 2023, cree que volverá a tener un flujo de caja positivo en el segundo semestre, lo que le permitirá reducir sus gastos de capital hasta situarlos en 175 y 200 millones de libras, según recoge Investing.com.

En total, el precio de las acciones de Asos ha caído un 78,36% este año, pasando de las 2.366 libras a las 511,88 libras. En cuanto a su capitalización de mercado, se ha reducido en 2.167 millones de libras, hasta los 510,6 millones de libras.

Con vistas a 2023, los analistas se muestran divididos: casi la mitad de las 31 firmas analizadas por Bloomberg otorga a la compañía una valoración de "mantener", mientras que el resto se divide entre "comprar" y "vender". Por el momento, se espera que las acciones suban un 58% el año que viene y vuelvan a los niveles registrados a mediados de 2022.

Asos no es el único gigante del retail que se ha desplomado en bolsa este año. Las acciones de Zalando, por ejemplo, subieron un 192,80% entre finales de marzo y diciembre de 2022. En julio de 2021, incluso llegaron a rozar los 103 euros. En 2022, en cambio, han caído casi un 54% y cotizan actualmente a 33,60 euros. En el caso de H&M, el precio de sus títulos se disparó un 50% en 2020 y en 2021 alcanzó las 220 coronas suecas (unos 19,80 euros), pero este año se ha reducido un 36,73%, hasta las 113,64 coronas suecas (cerca de 10,17 euros).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud