Bolsa, mercados y cotizaciones

La rentabilidad de la deuda pública da un estirón: estos son los fondos más rentables a largo plazo

  • En la deuda, la expectativa de rentabilidad ha crecido hasta el 2,8%

Las subidas de tipos de interés han devuelto atractivo a la renta fija, que cada vez ofrece mayores rentabilidades. Una opción dentro de ella es la de la deuda pública, donde la expectativa de retorno ha crecido hasta el 2,8%. Analizamos los fondos que a largo plazo han resultado ser más rentables.

Las rentabilidades de la renta fija llevaban años encogidas, pero 2022 ha marcado un punto de inflexión. Por fin han dado el estirón, y el motivo ha sido una de las subidas en los tipos de interés más rápidas de las últimas décadas por parte de los bancos centrales, en su objetivo de atar en corto a una inflación disparada, que empieza a dar señales de remisión en Estados Unidos (el jueves se conoció que en octubre ha caído hasta el 7,7%, desde el 8,2% anterior, frente al 8% que esperaba el mercado). En el caso de la deuda pública, que dentro del escalado de la renta fija es con la que se asume menor riesgo, la expectativa de rentabilidad ha crecido hasta el 2,8% cuando a principios de año no llegaba ni al 1%.

Una opción para ganar exposición a ella, y que sirva como un elemento diversificador en la cartera, es a través de fondos de inversión. Aunque ahora se ha equilibrado la ecuación rentabilidad riesgo que se asume al invertir en deuda soberana, al ofrecer rentas, el lado negativo del reajuste que se ha producido en el precio de los bonos para adaptarse a esa nueva realidad dibujada por los bancos centrales es que ninguno de los fondos de deuda pública que se venden en España aguanta el tipo en el año. Las pérdidas medias rondan el 16% desde enero, según datos de Morningstar, aunque en el último mes sí que se observa cómo empiezan a remontar, con avances que, de media, alcanzan el 0,3%. Pero cuando uno se quita las gafas del corto plazo y mira a largo, sí que hay productos que han demostrado consistencia a la hora de generar valor para el partícipe.

Nombres y apellidos

Entre los accesibles al inversor particular, un ejemplo de ello es Generali IS Euro Bond CX, con cinco estrellas Morningstar (la máxima calificación posible). Este fondo obtiene una rentabilidad de casi el 2% anualizada a diez años, por encima de lo que ha ofrecido de media la categoría. Entre sus primeras posiciones se pueden encontrar distintas emisiones de deuda pública italiana y una de Finlandia, según los últimos disponibles, a cierre de septiembre. En el año también pierde menos que el resto de fondos de deuda pública: cede alrededor de un 13%, dos puntos menos.

Otro producto que recibe la nota más alta posible, las cinco estrellas, y que también ha brindado retornos anualizados del 1,4% en la última década ha sido BBVA Bonos España Largo Plazo. En su caso invierte sobre todo en deuda pública española, y la duración media de la cartera se sitúa entre los 2 y 5 años, realizándose una gestión activa y flexible de la duración. "Durante el trimestre hemos seguido con la dinámica de ir pasando posición a la zona del 10 años, jugando al aplanamiento de curva. Esto nos ha generado bastante liquidez que, a consecuencia de la subida de tipos del BCE, ha empezado a estar remunerada al 0,65%", explican desde la gestora en la última documentación disponible del fondo. "A mediados de septiembre compramos bono español de inflación europea en el corto plazo como alternativa a la liquidez y a las letras que están por debajo del tipo que descuenta el banco central", añaden.

Es posible encontrar otros siete fondos con rentabilidades anualizadas por encima del 1% a diez años (ver gráfico). El tercero con retornos más elevados de la selección, que ha tenido en cuenta la consistencia de sus rentabilidades y que sean accesibles al particular, es DPAM B Bonds Eur W Cap. Fue creado en 2013, y en los últimos diez años ha ofrecido un 1,34% al año a sus partícipes. El objetivo del fondo consiste en ofrecer, mediante una gestión activa de la cartera, una exposición a los títulos de deuda, denominados en euros, cuyos emisores benefician de una calificación crediticia que corresponda como mínimo a la calificación grado de inversión. Y entre sus principales posiciones también aparecen emisiones lanzadas por España e Italia.

Es en este tipo de bonos, de la periferia europea, donde algunos expertos encuentran oportunidades: "Seguimos viendo el mayor valor en (...) la deuda pública de la periferia, uno de los dos segmentos especialmente afectados por el cambio de política monetaria del BCE a principios de este año", indica Dario Messi, analista de renta fija de Julius Baer.

El dinero fluye hacia la renta fija

Los fondos de renta fija se han convertido en uno de los protagonistas de este año. Por un lado, las gestoras se han lanzado a crear productos específicos de renta fija, sobre todo de deuda pública, aprovechando sus mayores rentabilidades con el objetivo de atraer al ahorro más conservador ahora que los depósitos vuelven a plantar cara. Y, por otro, los inversores no han dudado en comprarlos en un contexto de mercado volátil. El resultado es que, en lo que va de año, los fondos de renta fija reciben una avalancha de dinero. Según los datos de Inverco, captan en el conjunto del ejercicio 11.287 millones de euros. Ninguna otra categoría recibe suscripciones similares.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud