Bolsa, mercados y cotizaciones

Las tres lecciones a aprender de la bolsa tras su caótico tercer trimestre

Foto: Dreamstime

La esperanza se agotó a la mitad del camino. Desde el 1 de julio hasta mediados de agosto, la bolsa estadounidense fue recuperando lentamente los retrocesos acumulados desde abril, y los más optimistas pensaron que se podría llegar a recuperar todo lo perdido en el año. Pero durante la segunda mitad del trimestre los días se contaron por malas noticias, y no solo se perdió lo ganado sino que se profundizó en los mínimos anuales.

Así, entre el 30 de junio y el 30 de septiembre de 2022, el S&P 500 se anotó un retroceso del 5,28%, el Nasdaq Compuesto perdió un 4,11% y el Dow Jones cayó un casi diabólico 6,66%. De esta forma, los dos primeros marcan su peor racha trimestral desde el fatídico 2008, y el Dow marca su peor registro en siete años. Una inflación persistente que ha obligado a la Reserva Federal a seguir endureciendo su política monetaria, así como la incertidumbre provocada por la invasión rusa de Ucrania y el auge del dólar han sido algunos de los protagonistas económicos de un trimestre para olvidar.

Ante esta situación, Morningstar señala tres lecciones que aprender de la situación caótica que se ha vivido en los últimos tres meses.

No ir contra la Reserva Federal

"La liquidez de la Fed es como la marea para el mercado", explica gráficamente Steve Sosnick, estratega jefe de Interactive Brokers. Sosnick comenta que si la liquidez aumenta, es decir, con políticas monetarias expansivas, las acciones suben. Pero la subida de los tipos de interés de los últimos meses han dificultado el movimiento de capitales y eso tira a la baja del mercado. Ir a contracorriente de la Fed es tan absurdo como luchar contra la marea, argumenta metafóricamente Sosnick.

En las últimas semanas, la Reserva Federal viene afianzando su compromiso con devolver la inflación a niveles más cercanos a su objetivo del 2%, especialmente dado que el mercado laboral continúa dando muestras de fortaleza. La inflación en EEUU se situó en agosto en el 8,3%, por lo que aún queda mucho camino por recorrer. El último 'dot plot' dado a conocer por el banco central sitúa como la opción más probable que los tipos de interés acaben el año entre el 4 y el 4,25%, y que seguirán subiendo durante los primeros meses de 2023.

Desengáñese: no habrá rebote en 'V'

Sí, fue el caso de las caídas del mercado a finales de 2018 y en los meses posteriores a los peores momentos de la pandemia de coronavirus en 2020. Los índices estadounidenses cayeron abruptamente y se recuperaron casi con la misma rapidez. Pero este no será el caso: el conjunto de condiciones que rodean a la economía no se solucionarán tan velozmente como se han complicado.

Los inversores que sigan confiando en que la Reserva Federal reduzca el ritmo de las subidas de tipos ante la caída de la bolsa deben repasar el trimestre que acabamos de dejar atrás. Los principales selectivos llevan cayendo casi ininterrumpidamente desde mediados de agosto - el S&P 500 ha cerrado seis de las últimas siete semanas en rojo - y al banco central no le ha temblado el pulso para seguir encareciendo el precio del dinero. En lo que va de año, el selectivo pierde más de una cuarta parte de su valor y, sin embargo, la Fed ha llevado los tipos del 0,25% hasta el 3% actual.

Evitar el pánico

Es uno de los clásicos de los mercados. Ante las pobres perspectivas en el corto plazo, quizá no parezca razonable comprar - "cuando no hay flujo de dinero entrando al mercado, comprar en las caídas puede ser una trampa", apunta Sosnick - pero tampoco es recomendable vender. La mayoría de activos de renta variable están sufriendo retrocesos, mientras los bonos soberanos de grado de inversión no logran combatir la inflación y mantener el dinero en efectivo solo supone la pérdida de poder adquisitivo en un escenario como el actual.

Ante esta complicada situación, conviene retornar a lo básico y diversificar la cartera con diferentes tipos de activos, sectores y regiones, para compensar las caídas y, a su vez, mantenerse invertido para cuando se pase la mala racha. Acogerse a firmas con buenos fundamentales y tener una estrategia en el largo plazo son dos fundamentos sólidos ante lo volátil de las grandes bolsas.

Para los inversores que miran a un futuro distante, el jefe de inversión de estrategias multiactivos de Research Affiliates, Jim Masturzo, recomienda plantearse la compra de bonos estadounidenses, ahora que la referencia - la deuda a 10 años - se encuentra en la zona del 4%.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
No ha sido posible realizar el purgado