Bolsa, mercados y cotizaciones

"Los beneficios sufrirán caídas por el descenso del consumo y el dólar fuerte"

  • "La solidez económica que tiene EEUU limita el potencial de caída de la bolsa"
  • "La relación rentabilidad-riesgo de invertir en materias es ahora muy atractiva"

Evan Brown empezó su andadura en los mercados financieros trabajando para la Reserva Federal de Nueva York en 2006. Posteriormente pasó por Morgan Stanley, donde codirigió la estrategia de divisas estadounidenses, y en enero de 2017 entró a formar parte de UBS AM, la gestora del banco suizo, donde ahora dirige la estrategia multiactivos.

Tras la venta masiva de bonos que ha habido este año, ¿han llegado los rendimientos a un nivel suficientemente atractivo para volver a entrar?

Sí, percibimos la venta de bonos como una oportunidad para aumentar la exposición a la renta fija soberana.

En este contexto, ¿qué tipo de bonos le parecen más interesantes?

Pensamos que el soberano estadounidense y los bunds alemanes obtendrán mejores rentabilidades que los gilts británicos. El grado de apoyo fiscal en el Reino Unido se perfila como mucho más amplio que en Europa. El consumo británico debería ser capaz de superar la crisis de los precios de la energía mejor que la industria europea. El punto de partida de la actividad es mucho mejor en el Reino Unido que en Europa. Y como el mercado estadounidense ha eliminado de su previsión en gran medida los recortes de los tipos de interés que estaban previstos para 2023, los bonos del Tesoro de este país se han vuelto más atractivos que los gilts.

¿Espera que la caída de la renta variable se acentúe mucho más?

Esperamos que la renta variable siga experimentando volatilidad, pero dentro de un cierto rango. La Reserva Federal pretende que las condiciones financieras se endurezcan, lo que limita el incremento en las valoraciones (si llegan a ser demasiado altas, es probable que la Reserva Federal insinúe que el tipo de interés final sea más alto). Existe una solidez económica en Estados Unidos, debida a los continuos y fuertes aumentos de los salarios nominales, junto con un sentimiento/posicionamiento extremadamente deprimido en la renta variable, que limita el potencial de caída.

¿Ve usted un cambio en los próximos meses en las perspectivas de crecimiento de los beneficios de las empresas cotizadas? ¿Podrían empezar a caer las previsiones?

Las previsiones de beneficios a 12 meses para el índice MSCI World han tendido ligeramente a la baja durante los últimos tres meses, sobre todo si se excluyen los sectores vinculados a las materias primas (energía y materiales). Como consecuencia de contracción del sector de bienes de consumo a nivel mundial y la fortaleza del dólar, las previsiones de beneficios deberían seguir sufriendo presiones a la baja, desde nuestro punto de vista.

¿Espera que el aumento de los costes de financiación por las subidas de tipos provoque más caídas en la bolsa?

El endurecimiento de los bancos centrales continuará limitando las subidas de las acciones, tanto porque las valoraciones de las acciones son demasiado elevadas en relación a las de los bonos, como por la ralentización de la actividad económica que ejerce una presión sobre las estimaciones de beneficios.

¿Hay alguna estrategia en el mercado de divisas que le parezca interesante en este momento?

Mantenemos un moderado sesgo positivo hacia el dólar estadounidense. En nuestra opinión, dos de los acontecimientos más perjudiciales para los activos de riesgo serían una recesión mundial o una campaña de endurecimiento más duradera y agresiva por parte de la Reserva Federal. Cualquiera de estos resultados probablemente apoyaría una mayor fortaleza del dólar. Aunque reconocemos que el dólar sigue estando caro, hay ejemplos históricos de desviaciones aún más pronunciadas de su valor teórico. También vemos oportunidades en posiciones largas en divisas emergentes, como el real brasileño, en comparación con las divisas asiáticas más cíclicas y los exportadores de materias primas del G10.

Las materias primas han seguido una tendencia a la baja desde mayo. ¿Es esta la primera señal de que veremos una caída de la inflación en un futuro próximo?

Ya está ocurriendo. La caída de los precios de las materias primas, especialmente del petróleo y la gasolina, ya ha contribuido a moderar la tasa anual de inflación general.

¿Le parece interesante invertir en materias ahora?

Consideramos que la relación riesgo-rentabilidad de la inversión en materias primas y activos vinculados a ellas es atractiva. En nuestra opinión, el riesgo de caída de las materias primas es limitado en comparación con ciclos anteriores debido a la escasez de oferta en la mayoría de estos activos. Además, la exposición a las materias primas sigue siendo muy atractiva desde el punto de vista de la asignación de activos en un entorno de elevada inflación que puede hacer que la correlación entre las acciones y los bonos siga siendo positiva durante un periodo prolongado. Desde 1989, en los meses en los que tanto las acciones mundiales como los bonos estadounidenses a largo plazo sufrieron descensos significativos, las materias primas han tendido a superar a la cartera tradicional 60/40 en más de 3 puntos porcentuales.

La geopolítica está ganando peso para los mercados. ¿Cree que seguirá esta tendencia? ¿Qué acontecimientos cree que podrían generar volatilidad en los mercados?

Es probable que los acontecimientos geopolíticos sigan siendo uno de los principales factores en el devenir de los mercados, en parte porque los inversores que se vieron desorientados por la invasión de Rusia no querrán volver a cometer un error similar. En cuanto a los posibles acontecimientos, vigilamos la escalada de las hostilidades entre Rusia y Ucrania; la reunión de octubre del Banco de Japón; si China se aleja inesperadamente de las políticas de cero Covid en torno al Congreso Nacional del Partido; el fin de las extracciones del Fondo de Reserva Estratégica de EEUU o la entrada en vigor de sanciones adicionales de la Unión Europea; un posible acuerdo nuclear entre Irán y las principales potencias mundiales; una restricción más agresiva de la oferta de crudo por parte de la OPEP+ y una inesperada victoria del Partido Demócrata en las elecciones a mitad de legislatura en EEUU.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

hp
A Favor
En Contra

VIVA ETA y RUSIA, el tiro en la nuca y las bombas atómicas si explotan en España.

Puntuación -3
#1
Kiko
A Favor
En Contra

¿ Descenso de consumo...? No becario, no. Otra vez lo planteas mal, como siempre. No ha descendido el consumo, no. Lo que si ha descendido y mucho es el poder adquisitivo de los ciudadanos, lo otro son consecuencias elementales y perogrulladas. Recuerda; NO HA BAJADO EL CONSUMO. LO QUE NOS HAN BAJADO ES EL VALOR DE NUESTRO DINERO AL HABER DISPARADO -excusas y retóricas diversas - LOS PRECIOS DE ABSOLUTAMENTE TODO.

Explícalo con claridad y sin medias verdades, becario.

Los se, lo se. Yo también te quiero...

Puntuación 3
#2