Bolsa, mercados y cotizaciones

La Fed se prepara para subir tipos 50 puntos básicos con el bono ya en el 3%

  • El 'T-Note' ha alcanzado una rentabilidad que no tocaba desde diciembre de 2018

La Reserva Federal estadounidense (Fed) está viéndose obligada a enfrentarse a la realidad, la que todos los días le recuerda la inflación, y también los mercados. Por el repunte de los precios que se está produciendo, mucho mayor de lo que esperaba la Fed hace pocos meses, los inversores cada vez descuentan más incrementos en el precio del dinero por parte de la Fed, y esta no quiere seguir corriendo detrás del mercado.

Ahora, al ritmo al que se mueven los inversores, esto no está siendo nada sencillo: la rentabilidad del bono americano con vencimiento a 10 años sigue desbocado, alcanzando esta semana el 3% por primera vez desde 2018, y está obligando a Powell a apretar el paso para intentar ponerse por delante.

Subidas de 50 en 50 puntos

Con el repunte de las rentabilidades que se está produciendo en el mercado de renta fija, las expectativas de subidas de tipos en Estados Unidos para este año no dejan de subir. La Fed ya ha llevado a cabo un incremento de tipos de 25 puntos básicos, el pasado mes de marzo, y ahora el mercado descuenta que habrá otros 11 incrementos de esta magnitud antes de que empiece 2023.

Estas 11 subidas de 25 puntos básicos se tendrían que producir en las 6 reuniones que le quedan a la Fed en 2022, por lo que los inversores están a punto de descontar que habrá una subida de 50 puntos básicos en cada encuentro de la institución este año. La primera, de hecho, ya se espera para este mismo miércoles, una opinión que se repite entre los analistas que forman el consenso de mercado.

"La Fed iniciará esta semana su esfuerzo expeditivo para eliminar la acomodación de la política monetaria al subir el tipo de interés de los fondos federales 50 puntos básicos, la mayor subida de tipos desde el año 2000, y anunciar un plan para la reducción del balance", explica Allison Boxer, economista de Pimco para EEUU.

"Los miembros de la Fed se han mostrado mucho más hawkish desde la última reunión del Comité Federal de Mercado Abierto, y han apoyado un endurecimiento anticipado de la política monetaria en medio de los actuales riesgos de inflación", señala.

El mercado no da tregua

Las expectativas de inflación para más largo plazo, de hecho, todavía no dan señales de calma: a día de hoy se mantienen en el 2,7%, aún muy por encima del objetivo del 2% que mantiene la institución, por lo que se ve obligada a redoblar los esfuerzos para meterla en vereda.

"Las expectativas de inflación a más largo plazo, un indicador importante para la Fed y su credibilidad a la hora de lograr la estabilidad de los precios, han empezado a subir de forma significativa en las últimas semanas, a pesar de que los precios de las materias primas se han estabilizado en el mismo periodo. Esta evolución también debería impedir a la Reserva Federal estadounidense, al menos a corto plazo, modificar su actual postura agresiva, aunque hayan aparecido en el horizonte los primeros factores desinflacionistas: un dólar fuerte y un yuan que se deprecia", explica Gergely Majoros, miembro del Comité de Inversión de Carmignac.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud