Bolsa, mercados y cotizaciones

El bono americano rebasa el 2,9%, máximos de 2018

  • Las ventas de renta fija aceleran a medida que crecen las expectativas de inflación en EEUU
Madrid

La oleada de ventas en el mercado de deuda no da señales de frenar. Los principales bonos de referencia en el mundo, con el estadounidense como principal exponente, siguen marcando máximos en sus rentabilidades a vencimiento, a medida que los inversores se adaptan al nuevo escenario inflacionista que ha llegado en 2022.

Si a principio de año el consenso de analistas que recoge Bloomberg esperaba una inflación media del 4,4% para 2022 en Estados Unidos, los expertos han tenido que adaptar sus previsiones a la realidad, que está dejando en evidencia que sus estimaciones eran demasiado optimistas a principios de año: ahora esperan que se mueva, de media, en el 6,9%.

Con estas tasas de inflación, la Reserva Federal estadounidense (Fed) se está viendo obligada a acelerar su proceso de retirada de estímulos, y ya ha comenzado a subir los tipos de interés de referencia. No puede haber un escenario peor para los bonos, y el título estadounidense con vencimiento a 10 años volvió ayer a superar el 2,9% de rentabilidad por primera vez desde 2018. El que vence en 30 años, por su parte, ha batido ya el 3%, una cota que no visitaba desde 2019.

Y es que, los mercados están descontando un escenario de inflación preocupante para los mercados de deuda. A pesar de que los futuros sobre los bonos ya descuentan 9 subidas de tipos adicionales en Estados Unidos en lo que resta de año, y hay miembros de la Fed que no descartan una subida de tipos de 75 puntos básicos de sopetón (ver pieza siguiente) esto no ha terminado de convencer a los inversores de que será suficiente para meter en cintura a la inflación: las expectativas de inflación para el periodo 2027-2032 ya han alcanzado el 2,83%, un máximo que no se veía para un periodo similar, desde el año 2014.

Las ventas de bonos no están siendo exclusivas en Estados Unidos: en Europa la renta fija soberana también sufrió ayer una jornada de fuertes repuntes de las rentabilidades, con el bono alemán superando el 0,9%, el francés el 1,4% y el español cotizando en el entorno del 1,86%, un nuevo máximo que no visitaba desde 2017.

En Asia también se produjeron ventas, generalizadas, con la excepción del bono de Corea del Sur.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin