Bolsa, mercados y cotizaciones

Las carteras conservadoras también se resienten: cómo navegar las caídas de la renta fija

  • Los bonos de corto plazo ofrecen mejores perspectivas dentro de este tipo de activo
Imagen: Dreamstime

La renta variable lleva un año renqueante y con continuos sobresaltos. La inflación persistente y los riesgos geopolíticos agravados por la invasión de Ucrania han dado al traste con las expectativas de los inversores en el que durante los últimos años ha sido el activo financiero predilecto para rascar rentabilidades.

El interés por obtener ganancias sin asumir un gran riesgo se ha incrementado en los últimos meses. Así lo indican las consultas, visitas y contrataciones de vehículos de inversión de este tipo en el escaparate de productos financieros de riesgo bajo de la plataforma para inversores de Finect. A pesar de este creciente interés, la trayectoria de la renta fija durante 2022 se ha ido complicando.

Los tipos de interés en sus distintos plazos están subiendo al calor del alza de precios y de los cambios en política monetaria de los bancos centrales, como el caso de la Reserva Federal, que aprobó recientemente la primera subida de tipos desde el inicio de la pandemia. El rendimiento de los bonos y de otros activos más conservadores de las carteras no han hecho acto de presencia, salvo casos contados.

Los bonos han sufrido caídas históricas, que en algunos casos sobrepasan el 10% y son mayores incluso que las vividas en la bolsa, considerada siempre más volátil y cambiante en el corto plazo. "Veníamos de muchos años de tipos a cero o negativos. Esto está desapareciendo, pero como veníamos de esos tipos, las caídas están siendo abruptas", comentó recientemente José María Lecube, director de renta fija de Dunas Capital, en una entrevista con Finect.

Esto comienza a repercutir en los valores liquidativos de los fondos de inversión que tienen mucha renta fija, unos productos normalmente recomendados a los inversores más conservadores. Sobre todo "si no se ha hecho una gestión del riesgo adecuada", añade Lecube.

Los gestores de inversiones creen que la Reserva Federal no tendrá más remedio que subir agresivamente los tipos de interés durante este ciclo. Un alto porcentaje de ellos contempla hasta 10 subidas de tipos, cuando hace un mes la mayoría valoraba menos de cuatro subidas, detallan las conclusiones de la última encuesta mensual de gestores realizada por Bank of America. Un cambio de perspectivas notable y repentino en línea con el desplome del precio de los bonos.

"Después de los movimientos que hemos vivido y de las curvas invertidas, volvemos a encontrar oportunidades en el crédito europeo, tanto de calidad como de alto riesgo, pero siendo muy selectivos con las duraciones, los vencimientos y el rango de riesgo", valoraba hace unos días Inés del Molino, directora de cuentas de Schroders, durante un encuentro digital con Finect.

Marta Campello, gestora de Abante, señala que el mercado de renta fija se ha adelantado a los impactos negativos de la guerra, las subidas de tipos y la cada vez más nítida estanflación: "Los mercados no necesitan la confirmación de la noticia. Necesitan que se espere que algo pasará. Hemos visto algo brutal en el mercado de bonos: rápidamente las curvas de tipos de interés han aterrizado todas estas expectativas". Los bonos de gobierno de más largo plazo están siendo los más perjudicados en esta coyuntura.

Francisco Sainz, director de inversiones en Imantia Capital, comenta en este sentido que los tramos cortos de las curvas de bonos son los más apetecibles para los inversores en renta fija. "Fondos de renta fija a corto plazo, fondos monetarios plus o segmentos donde la duración de la exposición a tipos de interés sea baja", enumera Sainz.

Renta fija que está en positivo en 2022

De esta forma, productos que en teoría son para perfiles defensivos, sobre todo los de renta fija emitidos por Gobiernos, están sufriendo caídas abultadas. Dunas Capital recomienda gestión activa y protección al máximo de las inversiones para no encajar pérdidas en la renta fija.

Esta filosofía es la que aplica la gestora a su fondo más conservador, Dunas Valor Prudente, uno de los vehículos de bajo riesgo que esquiva las pérdidas este año. "Es un fondo muy tranquilo y muy conservador. Se gestiona buscando no perder, conservar el patrimonio. Obtener una rentabilidad alta no es el objetivo principal", destaca Mar Barrero, directora de análisis en Arquia Banca, en un comentario en la web de Finect.

AXA World Funds - Global Inflation Short Duration es otra de las alternativas que rascan décimas de rentabilidad al mercado de renta fija. Parte de ese buen comportamiento en un entorno complicado se debe a que utiliza la palanca de la inflación a la hora de asignar los activos de su cartera. "Puede tener sentido en la situación actual de la renta fija, para complementar las carteras y protegerse de la inflación", destaca sobre este vehículo Miguel Camiña, cofundador de MiCappital.

De acuerdo con la visión de mercado de los gestores, los fondos de renta fija a corto plazo son los que mejor pueden maximizar las futuras y esperadas subidas de tipos de interés. Esto es debido a que invierten en bonos con un vencimiento muy próximo, capaz de esquivar los movimientos de tipos y poco sensibles a esos cambios. Renta 4 Renta Fija 6 meses o Mutuafondo Corto Plazo son dos inversiones que siguen esta manera de posicionarse en renta fija.

Fondos de retorno absoluto

Los fondos de rentabilidad absoluta pretenden ofrecer al inversor un rendimiento positivo (absoluto) sin importar el comportamiento del mercado. Pero sin garantizarlo tampoco. Son una herramienta para esquivar la volatilidad con más garantías que las que ofrecen otro tipo de fondos.

Los asesores presentes en la plataforma de Finect destacan fondos como BNY Mellon Absolute Return Bond Fund, capaz de lidiar con holgura la subida de tipos de interés, o el Candriam Index Arbitrage, un fondo de arbitraje de deuda.

Conoce tu perfil inversor

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin