Bolsa, mercados y cotizaciones

Alaska se militariza aún más para evitar el monopolio ruso del océano Ártico

  • EEUU quiere recuperar el dominio de su frontera norte ante Rusia y China
  • La Fuerza Aérea transfiere a Alaska docenas de aviones F-35
Preparación de las maniobras del Ejército de EEUU en Alaska, en marzo de 2022. Joseph Leveille/US Dep. of Defense

Estados Unidos refuerza su presencia en el estado número 49 en respuesta a las bases de Rusia y el interés de China por los hidrocarburos y la ruta comercial.

No es la primera vez que soldados estadounidenses llevan a cabo sus maniobras de combate en Alaska, pero, en el contexto bélico actual, todo se mira con lupa. Unos 8.000 soldados han participado durante el mes de marzo en unos ejercicios de entrenamiento militar a las afueras de la localidad de Fairbanks, en Fort Wainwright, uno de los mayores campos de entrenamiento de Estados Unidos. Cerca de allí, el Ejército cuenta también con otras dos bases importantes: la de la fuerza aérea Eielson y la de Fort Greely.

Dada la invasión rusa de Ucrania y el hecho de que Rusia y los Estados Unidos están separados por los 82,7 kilómetros del Estrecho de Bering, hay quien ha querido ver en estas maniobras más de lo que son: un ejercicio que ya estaba planeado mucho antes de que los tanques rusos pisotearan suelo ucraniano. Sin embargo, "fue impulsado en parte por las agresivas medidas de Rusia en los últimos años para militarizar el Ártico, una parte del mundo en la que Estados Unidos y Rusia comparten una extensa frontera marítima", escribía el periodista Mike Baker esta semana en The New York Times.

Contaba Baker que las tensiones en la región se han incrementado en los últimos años conforme los países ribereños del océano Ártico reclaman las rutas marítimas y las reservas energéticas que se están volviendo más accesibles por el deshielo. "Rusia ha dado prioridad a la ampliación de la presencia en el Ártico mediante el reacondicionamiento de aeródromos, la adición de bases, el entrenamiento de tropas y el desarrollo de una red de sistemas de defensa militar en la frontera norte", relataba el diario neoyorquino.

Entre esas instalaciones militares están las de Nagurskaya, en el archipiélago de Francisco José y parece que ya se pueden utilizar durante todo el año. "Ahora, la base militar más septentrional de Rusia está plagada de misiles y radares, y su extensa pista de aterrizaje puede albergar todo tipo de aeronaves, incluidos bombarderos estratégicos con capacidad nuclear, proyectando el poder y la influencia de Moscú", publicó el año pasado el South China Morning Post, con sede en Hong Kong.

China desea trazar una ruta de la seda polar por medio de la cual desarrollar vías de navegación que acorten las distancias en el comercio mundial

"Los militares rusos buscan superar a Estados Unidos en el Ártico", titulaba The Wall Street Journal también en 2021. "Para Moscú, es el último campo de batalla geopolítico donde tiene ventaja sobre Washington y Pekín", escribió el reportero Thomas Grove. "Moscú ve esas aguas, que ha bautizado como la Ruta Marítima del Norte, como una ruta comercial que conectará los futuros yacimientos de petróleo y gas del Ártico con los consumidores y que reducirá el tiempo de viaje entre Asia y Europa a la mitad aproximadamente. Más de 1.000 buques surcaron las aguas el año pasado [por 2020] con gas natural licuado o con carga, un 25% más de buques que en 2019", apuntaba el periodista.

En cuanto a Estados Unidos, las bases militares más grandes en el territorio de Alaska serían las de Fort Wainwright y la conjunta Elmendorf-Richardson, cerca de Anchorage. Además de las de Fort Greely y Eielson destacan la base Kodiak de la Guardia Costera y la estación de control de radares de Clear.

En la actualidad, uno de los mayores proyectos en marcha es la millonaria expansión del puerto de Nome, que según The New York Times podría transformarse en un centro de aguas profundas que preste servicio a los buques de la Guardia Costera y la Armada que navegan hacia el Círculo Polar Ártico. La Guardia Costera espera desplegar allí tres nuevos rompehielos, aunque Rusia ya tiene más de 50 en funcionamiento. Y, además, el diario estadounidense asegura que la Fuerza Aérea ha transferido a Alaska docenas de aviones de combate F-35, anunciando que el estado albergará "más aviones de combate avanzados que ningún otro lugar del mundo".

Esta región del planeta no es solo cosa de dos. En 1996, la Declaración de Ottawa estableció el Consejo Ártico, un foro internacional de cooperación y debate del que forman parte ocho estados: Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islancia, Noruega, Suecia, la Federación Rusa y los Estados Unidos.

Ahí no está China, pero parece que el país asiático desea trazar una ruta de la seda polar por medio de la cual desarrollar vías de navegación que acorten las distancias en el comercio mundial. Para ello necesita entenderse bien con Rusia, otro factor geopolítico de su actual entente cordiale.

Ante esto, los Estados Unidos han presentado en los últimos dos años varias estrategias para recuperar el dominio del Ártico -o, al menos, tener algo que decir-, como Regaining Arctic Dominance, presentada en enero de 2021 por el Ejército de Tierra, o A Blue Arctic: A Strategic Blueprint for the Arctic presentado ese mismo año por la Armada, la Marina y la Guardia Costera. Lo curioso es que si Rusia no le hubiera vendido Alaska a los Estados Unidos en 1867, hoy el país de Biden no sería una potencia polar.

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Carlos
A Favor
En Contra

que malos son los Rusos de Eurasia, y que buenos son nuestros lideres de Oceanía. Larga Vida al Partido!

Puntuación -9
#1
yomismo
A Favor
En Contra

# dí que sí, paleto

Por cierto, hace falta alguien que vaya a poner en orden los miembros que han encontrado entre las ruinas del hospital de Mariupol, a ver si te animas a ayudar con la que ha montado el buenazo y cachondo de Putin.

No les viene de ahora, los 7-10 millones de Ucranianos que condenaron a morir de hambre durante el Holomodor también se partían el ojete con la URSS

Puntuación 11
#2
no cabe un tonto mas.
A Favor
En Contra

Pues lógico se calcula que sobre el 70% de las reservas de gas, tierras raras y petróleo del ártico están en zona exclusiva comercial o territorio de EEUU, CANADA y miembros de la UE, el resto efectivamente es Ruso.

Por eso muchos se ríen de este asunto, por eso y porque para que Rusia pueda vender todos esos productos de forma rentable necesita el acceso a puertos y aguas territoriales de EEUU , Canada y miembros de la UE.....

Muchos deberían saber un poquito mas de geografía y logística, sobre todo Rusia y China que quieren hacer negocios gracias a los territorios de otros y sus áreas comerciales exclusivas.

Puntuación 4
#3
El Yeti.
A Favor
En Contra

Por mí, se pueden meter todos por el ojete, barras de hierro incandescente y así no se congelan.

Hasta los cataplines de tonterías de un lado y otro.

Yo a lo mío y que se partan los cuernos entre ellos y arquelogia para el futuro.

Puntuación -2
#4
Slipknotpm
A Favor
En Contra

Bueno entonces cuando EEUU le toque las pelotas otra vez al rusito en el Norte, estamos todos evocados a la guerra no?, Mierda y yo con rota y Gibraltar al lado...y Madrid con la base de Torrejón madre mía.

Tranquilos que vamos a la guerra si o si, si no es en Ucrania será en Alaska.

Puntuación -2
#5