Bolsa, mercados y cotizaciones

Las materias primas no dan tregua al alza del IPC

  • El índice de 'Bloomberg' cotiza en máximos históricos
  • Seguirá contribuyendo a la creciente inflación en los próximos meses
Madridicon-related

Las materias primas son el corazón de la inflación, un elemento principal que determina el comportamiento de los precios, y lo que está ocurriendo en los últimos meses es el mejor ejemplo.

Desde que aparecieron las primeras voces, a principios de 2021, que avisaban del peligro de entrar en una fuerte espiral inflacionista en el mundo tras el Covid-19, e incluso advirtieron de la posibilidad de entrar en una situación de hiperinflación, el precio de los principales recursos básicos no ha dejado de subir.

El índice de materias primas al contado de Bloomberg sube un 23,4%en el año y amplía los máximos históricos. Ya cotiza un 21% por encima del pico que tocó en 2008, justo antes del estallido de la crisis financiera mundial. Ahora, los recursos básicos siguen contribuyendo al incremento de la inflación, con el índice cotizando un 31% por encima de la media de 2021.

La energía lidera las subidas

El mercado de materias primas se puede dividir en tres bloques: los recursos energéticos, los agrícolas y los metales. En lo que va de año los primeros son los que más están contribuyendo a los avances de las materias primas, con una subida del 44,7% para el índice que recoge el precio del petróleo, del gasoil, la gasolina y el gas natural. Los recursos agrícolas, por su parte, se encarecen un 22,06% de media en el ejercicio, y los metales lo hacen un 22,52%, una subida la mitad de fuerte que la de los recursos energéticos.

Los datos, materia por materia, son claros: en lo que va de año el precio del gas natural en Estados Unidos ha subido un 163,7%, y apenas han pasado dos meses, mientras que en Europa el encarecimiento es del 190% desde el primer día del año.

El petróleo, por su parte, se ha disparado un 44% y supera los 110 dólares por barril. El recuerdo del crudo cotizando por debajo de los 20 dólares, hace menos de dos meses, parece ya de otro siglo. Ahora ha contagiado a los derivados del crudo, como la gasolina o el gasóleo, que repuntan un 50% y 65%, respectivamente.

En el mismo periodo, los metales están experimentando subidas muy inferiores. El aluminio es el que más repunta en el año, con un avance del 32,4%, y su encarecimiento está muy relacionado con los precios de la energía, ya que se trata del metal que más consume para su producción.

Tras él, el precio del níquel repunta un 29,6% y el del mineral de hierro un 20,2%. El cobre, por su parte, sube un 6%, una subida que se queda totalmente eclipsada si se compara con las principales materias primas del parqué.

Golpe a los alimentos

En cuanto a los alimentos, la crisis de Ucrania está afectando enormemente a los precios, por el impacto que puede tener el deterioro de la producción de algunos cereales en Rusia y Ucrania, dos grandes productores de materias como el trigo, la cebada, el aceite de girasol o el maíz.

El trigo es el que más sube en 2022, con un repunte que ya roza el 74%, mientras el maíz se revaloriza un 28,8%. Los precios de los alimentos, según la cesta básica que vigila la Organización de Naciones Unidas (ONU) han vuelto a máximos de 2011, y algunos analistas avisan del peligro de que se produzcan más tensiones geopolíticas por el aumento de los precios de los alimentos. En 2011, por ejemplo, los relacionan con el surgimiento de la Primavera Árabe.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud