Bolsa, mercados y cotizaciones

Buffett lanza su carta anual a los accionistas: no ve buenas oportunidades en el mercado

  • Berkshire recompró títulos propios por 27.000 millones el pasado año
Foto: Reuters

Es uno de los momentos más esperados del año para los inversores. Warren Buffett, presidente de Berkshire Hathaway, ha publicado su carta anual a los accionistas, en la que muchos buscan pistas de cómo piensa el magnate y cómo vislumbra el futuro próximo en el mercado. En la carta de este año, Buffett defiende las recompras de acciones de Berkshire y la acumulación de una ingente cantidad de efectivo, al considerar que no hay mejores oportunidades en el mercado por el momento. | Lea aquí la carta íntegra.

"Nuestra meta es tener inversiones significativas en negocios tanto con ventajas económicas duraderas como con un consejero delegado de primer nivel", resume el 'oráculo de Omaha' en el inicio de sus 11 páginas dedicadas a sus accionistas. De esta forma, concentra la filosofía de inversión suya y la de su 'mano derecha', Charlie Munger, en una sola frase. "Charlie y yo no somos stock-pickers (seleccionadores de valores); somos business-pickers (seleccionadores de negocios)".

Buena parte del contenido del documento está destinado a explicar por qué mantiene 144.000 millones de dólares en efectivo y equivalentes, de los que 120.000 millones están en bonos del Tesoro que vencerán en menos de un año. Afirma Buffett que no se trata de una "expresión de patriotismo" ni ha perdido su "preferencia por la propiedad de empresas", sino que considera que ha "fallado en encontrar compañías enteras o pequeñas porciones de ellas que cumplan nuestro criterio para mantenerlas en el largo plazo".

"Charlie y yo hemos soportado posiciones similares de mucho efectivo de vez en cuando en el pasado. Estos periodos nunca son agradables; tampoco son nunca permanentes. Y, afortunadamente, hemos tenido una alternativa medianamente atractiva durante 2020 y 2021 para desplegar capital", apunta, de cara a explicar la importancia de sus recompras de acciones.

Buffett señala que hay "tres formas" para incrementar el valor de lo invertido por los accionistas de Berkshire Hathaway: aumentar el poder adquisitivo a largo plazo de los negocios que ya controla o con nuevas adquisiciones, entrar con participaciones minoritarias en buenas cotizadas o la recompra de títulos. Pero el magnate indica que las escasas oportunidades son "pequeñas comparadas con los recursos de Berkshire" o que no hay oportunidades que les "emocionen".

Por tanto, solo queda la recompra de títulos propios, algo que hicieron por valor de 27.000 millones de dólares el pasado año, y de 51.700 millones desde 2019, de forma que los accionistas "poseen en torno a un 10% más de todos los negocios de Berkshire". Y la tendencia sigue: "desde final de año hemos realizado recompras adicionales de acciones a un coste de 1.200 millones". Sin embargo, advierte de que esto es así por el precio de los títulos: "No queremos sobrepagar por las acciones de otra compañía, y estaríamos destruyendo valor si sobrepagáramos cuando compramos Berkshire", matiza.

Sus negocios grandes... y pequeños

Buffett se detiene especialmente en cuatro de las posesiones más relevantes de la compañía. Comienza con su conglomerado de aseguradoras, un negocio del que dice que "el producto nunca quedará obsoleto y el volumen de ventas generalmente aumentará junto con el crecimiento económico y la inflación".

En segundo lugar menciona a Apple, del que Berkshire posee un 5,55%, pero cuya participación de las ganancias de la compañía de la manzana asciende a 5.600 millones solo en 2021. En una filosofía similar a la que recoge para su propia empresa, Buffett aplaude la decisión de Tim Cook, el "brillante consejero delegado" de la firma de Cupertino, de recomprar acciones. La porción actual de Berkshire en Apple está valorada en 161.155 millones de dólares a precio de mercado actual.

En tercer lugar está la línea de ferrocarriles BNSF, "la arteria número uno de comercio estadounidense", que alcanzó un beneficio récord de 6.000 millones en 2021. Y, finalmente, la filial eléctrica BHE que generó 4.000 millones de beneficio el pasado año y de la que Berkshire posee el 91,1%. De ella, Buffett recuerda que se ha convertido en "una fuerza líder en energía eólica, solar y de transmisión en gran parte de los Estados Unidos".

De sus otras posesiones, destaca el 12,8% de Bank of America (46.000 millones a precio de mercado), el 9,2% de Coca-Cola (23.700 millones), el 19,9% de American Express (24.800 millones), y ya muy de lejos otros nombres muy reconocidos en sus respectivos sectores como Verizon, Moody's, Mitsubishi, General Motors o Chevron.

El sueño americano

En la carta anual a los accionistas, Buffett ha mostrado su agradecimiento profundo al país donde nació y donde ha podido convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo.

"La prosperidad de Berkshire se ha forjado poderosamente porque la compañía ha operado en Estados Unidos. Nuestro país lo habría hecho espléndidamente en los años posteriores a 1965 sin Berkshire. Sin embargo, fuera de nuestro hogar estadounidense, Berkshire nunca hubiera estado cerca de convertirse en lo que es hoy día. Cuando veas la bandera, di gracias", insta Buffett.

Además, ha incidido en que la firma pagó 3.300 millones en impuestos sobre sociedades en el pasado año, mientras que el conjunto de lo recaudado por este concepto a nivel nacional fue de 402.000 millones. Es decir, que Berkshire supuso el 0,8% del total de ingreso por impuesto de sociedades del Tesoro estadounidense, lo que supone 9 millones de dólares al día.

Buffett cuenta también su propia historia como ejemplo del cumplimiento del sueño americano: llegar a la gloria desde abajo. Recuerda su primera compra de acciones: tres títulos de Cities Services el 11 de marzo de 1942, a un precio de 114,75 dólares. "Requirió todos mis ahorros", afirma. "Ese día, el Dow Jones de Industriales cerró en 99 puntos, un hecho que debería gritarte: 'Nunca apuestes contra EEUU'", subraya.

Rememora también el caso de un amigo recientemente fallecido, Paul Andrews, quien en 1971, tras quedarse desempleado, dedicó 500 dólares de sus ahorros en fundar su propia compañía, Tex-Tronics. La hoy conocida como TTI tiene un volumen de ventas anual de 7.700 millones, y finalmente fue adquirida por Berkshire.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

KK cnbmv, albella cabesón cornúo y p.cortas de l@s webs
A Favor
En Contra

Con el Dau co.Jones en 34.000 qué va a ver el hdlgp?? Ni con las gafas de cerca, si lo raro es que siga regspirando!! jaja

Puntuación -17
#1
pepe
A Favor
En Contra

jajaj...el sr antibitcoin que ahora invirtio en el.

tiene mucha exposicion en titulos papel mojado de eeuu.

Puntuación -1
#2