Bolsa, mercados y cotizaciones

BCA Research valora al bitcoin en 5.000 dólares y recomienda invertir en otras criptomonedas

  • Los inversores deben considerar ir en largo en cardano, solana y polkadot
  • La red Bitcoin apenas puede procesar transacciones: es lenta y muy tediosa
  • Las redes que funcionan con proof of stake son mucho más eficientes
Foto de un bitcoin. iStock

El bitcoin lleva años siendo el rey en el mundo de las criptomonedas. Su capitalización roza casi el 50% del total de mercado y prácticamente toda la información que se vierte sobre estos activos digitales gira en torno al bitcoin. Sin embargo, cada vez son más los que apuestan por otras criptodivisas cuya tecnología y funcionamiento podría tener un mejor encaje en el mundo que viene y empiezan a poner en duda la valoración actual del bitcoin.

Este es el caso de Peter Berezin, estratega jefe de BCA Research, una casa de análisis que lleva más de 70 años aconsejando a los inversores. Berezin calcula que el precio a largo plazo del bitcoin es de unos 5.000 dólares, muy por debajo de los 38.000 a los que cotiza hoy. El elevado coste al realizar transacciones con esta critprodivisa y su modo de funcionamiento son grandes desventajas.

"Solo hay que ver y esperar", dicen los criptoevangelistas. "Claro, el bitcoin existe desde 2008, pero las nuevas aplicaciones están a la vuelta de la esquina". Este es el discurso típico de los grandes creyentes de las criptomonedas y del bitcoin. Estas personas aseguran que el bitcoin será una moneda de uso mundial que servirá como medio de pago más pronto que tarde en todos los establecimientos.

Debilidades del bitcoin frente a otras criptomonedas

No obstante, "hay buenas razones para ser escépticos ante tales pronunciamientos. La red Bitcoin apenas puede procesar cinco transacciones por segundo, en comparación con las más de 20.000 de la red Visa. El coste de una transacción en bitcoins puede fluctuar significativamente y, por lo general, es mucho mayor que la de una tarjeta de débito", explica Berezin.

La lentitud de la red Bitcoin es inherente a cómo fue diseñado. Debido a su naturaleza descentralizada, las cadenas de bloques deben basarse en procedimientos elaborados para evitar que los malos actores tomen el control. El bitcoin y otras criptomonedas populares como Doge usan el llamado algoritmo proof of work o 'prueba de trabajo', un sistema tedioso y que ha sido superado por los nuevos mecanismos que usan otras criptomonedas.

El experto de BCA Research explica que para ver cómo funciona este algoritmo en términos simples, hay que imaginar que nos llega un correo electrónico no deseado. Una forma de eliminar el spam es exigir a todos mis contactos que desperdicien 10 dólares en electricidad para enviar un solo correo electrónico. Así es efectivamente como funciona bitcoin. Es seguro, pero también es muy torpe.

Una alternativa al proof of work es el proof of stake o PoS o 'prueba de participación'. Las criptomonedas más pequeñas como Cardano y Solana usan este algoritmo, y Ethereum está en proceso migración. Desde Bit2me explican que los nodos que minan en PoS se les llama validadores. La decisión sobre qué nodo ha de validar un bloque se hace de forma aleatoria pero dando mayor probabilidad a quienes cumplan una serie de criterios. Una vez terminado el proceso de selección, los nodos elegidos podrán validar transacciones o crear nuevos bloques.

Esto revela que proof of stake es un proceso completamente distinto al conocido protocolo de prueba de trabajo (PoW). Donde cada uno de sus nodos realizan un arduo trabajo de cómputo para resolver acertijos criptográficos. Lo que significa que PoW, a diferencia de PoS, necesita de grandes cantidades de energía y equipo especializado para realizar sus operaciones. En PoS, por el contrario, esto no es necesario. En PoS el proceso es mucho más sencillo y energéticamente amigable. Son estas razones por la que muchos proyectos blockchain en la actualidad se interesan por este nuevo protocolo, sostienen desde bit2me.

Por otro lado, Berezin alerta de que "los precios de las criptomonedas pueden caer drásticamente si los gobiernos ofrecen redes blockchain como un bien público. El lanzamiento de las Monedas Digitales del Banco Central (CBDC) podría allanar el camino para este desarrollo". Varios bancos centrales como la Fed o el BCE ya trabajan en estas divisas digitales, mientras que otros como el Riksbank sueco ya tienen sus proyectos muy avanzados.

Por todo ello, "nuestra perspectiva a largo plazo para las criptomonedas sigue siendo desalentadora. En la mayoría de los casos, cualquier cosa que puedan hacer las criptomonedas, el sistema financiero existente puede hacerlo mejor", asegura este experto.

Por otro lado, el daño al medio ambiente de las cripto o su contribución al crimen y al enriqueciendo de un pequeño grupo de primeros inversores a expensas de todos los demás llevará a que los reguladores pongan la lupa sobre estos activos.

"Los precios de las criptomonedas más populares no reflejan esta eventualidad. Incluso después de haber caído un 32% desde sus máximos, la capitalización de mercado agregada de las criptomonedas sigue siendo solo ligeramente inferior al valor total de dólares físicos estadounidenses en circulación", asegura Berezin.

"Nuestro objetivo a largo plazo para el bitcoin son los 5.000 dólares. Los inversores que busquen cubrir sus riesgos deberían considerar ir en largo con cardano, solana y polkadot (tres monedas prometedoras que usan 'prueba de participación') frente al bitcoin, litecoin y doge (tres monedas la 'prueba de trabajo')", sentencia este experto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud