Bolsa, mercados y cotizaciones

Pocos fondos de renta fija evitan el susto de comienzo de año

  • Solamente 23 fondos de deuda global de 508 se encuentran en positivo
Madrid

Malos tiempos para el inversor más conservador en renta fija. Los fondos de deuda han comenzado el año sintiendo todo el peso del punto de inflexión que se avecina en los mercados, con la primera subida de tipos de interés en Estados Unidos prevista ya para marzo, según dedujeron los analistas de las palabras de Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, de su rueda de prensa del pasado miércoles, para intentar atajar el monstruo de la inflación.

Las ventas de los títulos de deuda soberana han provocado que el bono norteamericano a diez años ya se sitúe en el 1,83% de rentabilidad, lo que implica una pérdida del 2,47% en el año por precio (su evolución es inversamente proporcional al rendimiento), lo que arrastra al resto de activos de renta fija. Los índices de deuda ya recogen este comportamiento, con pérdidas del 2,05% en el año en la cesta del Global Aggregate de Bloomberg, mientras que la de Pan Euro Aggregate cae un 0,91%. Y las perspectivas para los próximos doce meses no son muy halagüeñas, con un rendimiento esperado del 1,54% en la primera y de solo el 0,59% en la segunda, es decir, menos expectativa de rentabilidad. Solamente se salva la renta fija china, la única en positivo por el momento, con un 0,87%, y una expectativa de ganar un 2,78%.

De esta forma, han sido pocos los fondos de deuda que han podido salvarse de la quema. De los 508 productos de renta fija global registrados por Morningstar con datos hasta el pasado día 25, solamente 23 se encuentran en terreno positivo, de los cuales únicamente BlueBay Global Sov. Opps. Q Eur logra un 2,8% de rentabilidad. El resto deben conformarse con rendimientos por debajo del 1% y, de hecho, 19 fondos ofrecen menos del 0,5%. Y eso que se trata de fondos que siguen una estrategia de gestión flexible en deuda global, incluso algunos de high yield.

En los fondos de renta fija europea, el panorama es igualmente desolador, ya que de 739 productos registrados por Morningstar con rentabilidad a 25 de enero, únicamente 20 ofrecen algo de rendimiento en el año, con Generali IS Centr&East Europ Bd Ex a la cabeza con un 1,09% y Storm Bond, BBVA Bonos Duración Flexible, BBVA Bonos Duración, BNPP Flexi HY y Capital Four Invest Credit Opp proporcionando entre un 0,63% en el caos del primero y un 0,14% en el caso del segundo. Los demás, ya están por debajo del 0,10%. Y teniendo en cuenta que el fondo de Generali invierte en deuda de países de Europa de Este, un producto seguramente no apto para todo tipo de inversores.

Entre los fondos españoles de deuda se ha producido igualmente una debacle. De los grandes productos por patrimonio, que agrupan también al mayor número de inversores, todos se encuentran con pérdidas. Caixabank Master Renta Fija Advised By, fondo perteneciente a su gama de fondos de gestión discrecional, asesorado en este caso por Amundi, es el que más cae de este grupo, con una pérdida del 0,95%. Y si se amplía el horizonte para incluir al resto de 194 fondos españoles de deuda, productos como Buy&Hold Deuda, que tradicionalmente lidera los ranking por rentabilidad, están en negativo, a pesar de la flexibilidad del gestor en la estrategia, aunque no es el que más sufre en el comienzo de año. Otros como Getino Renta Fija caen un 1,35% o atl Capital Renta Fija A, que pierde un 0,91%, por debajo no obstante de fondos centrados en deuda subordinada como Mutuafondo Bonos Subordinados IV A, que sufre una rebaja en el año del 1,94% o el Caixabank Renta Fija Subord. Plus, que pierde un 1,69%.

Dilema del inversor

Ante este comienzo de año, ¿qué puede hacer un inversor: mantener la paciencia o plantearse un cambio de estrategia? A juicio de David Norris, responsable de crédito estadounidense de TwentyFour AM, boutique de Vontobel AM, "los mercados están nerviosos por lo que se avecina, a pesar de que la debilidad inicial del jueves se ha reducido, pero hay que reconocer que algunas de las malas noticias ya se habían descontado. Los mercados de crédito, que fueron advertidos de las perspectivas bajistas de la renta fija para el primer semestre de 2022 y en los que los expertos tienden a ser menos optimistas que sus colegas de renta variable, parecieron actuar con antelación a la hora de valorar la volatilidad actual, lo que quizá ayude a explicar los movimientos relativamente ordenados que hemos visto en el crédito en lo que va de año, a pesar del gran cambio en los rendimientos del Tesoro".

El experto explica que la selección de crédito será cada vez más importante para los inversores en renta fija. "Los diferenciales de crédito han comenzado a ajustarse y es posible que se produzca un mayor ensanchamiento. Los sectores que tradicionalmente favorecen las emisiones a más largo plazo, como los que se encuentran en crédito con grado de inversión, no están todavía, probablemente, en unos niveles adecuados como para que los inversores se sientan emocionados de lanzarse a comprar sus favoritos. Pensamos que, si mantenemos una duración baja y añadimos título que puedan ofrecer una rentabilidad atractiva y una reducción durante las caídas del mercado, podemos mejorar la calidad y la rentabilidad de la cartera como colchón frente a una perspectiva de tipos cada vez más bajista", señala.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin