Bolsa, mercados y cotizaciones

Peter Wennink es el 'Gutenberg' de la tecnología que manda en ASML

  • La mayor tecnológica de Europa por valor de mercado
Dreamstime.

La holandesa ASML se alza en la recta final del año como la mayor empresa tecnológica de Europa por valor de mercado y una de las mayores del mundo. Así lo establece Stoxx 50, el índice de referencia en la Eurozona que incluye a las 50 compañías más importantes por capitalización bursátil, que sitúa a la empresa de fabricación de microchips como la número uno en la clasificación, con una subida de 71,7% desde el inicio del año y una distancia de 10,35% con ING, la segunda de la tabla. Respecto a sus comparables, a nivel mundial, la empresa dirigida por Peter Wennink ocupa la segunda posición por revaloración, solo por detrás Nvidia (135,6%).

La compañía, con una capitalización bursátil de 280,6 millones de euros, es fruto de la asociación entre el gigante de la electrónica Philips y el fabricante de máquinas de microchips Advanced Semiconductor Materials International. Actualmente, es la única empresa del mundo capaz de construir las complejas máquinas que fabrican los microchips más avanzados, lo que le convierte en el gigante tecnológico del que dependen compañías como TSMC, Samsung o Intel, que utilizan la máquina de litografía ultravioleta extrema (EUV) de ASML para crear los transistores que componen los microchips de sus ordenadores y smartphones.

Y es que, la importancia de los transistores, concretamente, reside en que son los que permiten que la corriente eléctrica circule por un circuito. No obstante, cuantos más haya en un microchip, más potente y eficiente será éste.

¿Quién hay detrás?

Peter Wennink, nacido en Holanda, casado y de 64 años, es la persona que lidera las filas de la tecnológica mejor valorada de Europa. Con una amplia experiencia en el sector de los negocios y las finanzas, se incorporó a la empresa en 1999 como vicepresidente ejecutivo, director financiero y miembro del consejo de administración. Más tarde, en 2013, fue nombrado presidente y director ejecutivo, coincidiendo con la transición de la compañía a un nuevo tipo de tecnología de litografía: ultravioleta extrema (EUV), que dio como resultado la consecución de una producción de microchips más rápida.

Aunque por aquel entonces Wennink ya contaba con un largo recorrido en el sector empresarial, se especializó en la industria de los equipos semiconductores en Deloitte Accountants, la compañía donde trabajó antes de fichar por ASML. Actualmente, además de dirigir la empresa de fabricación de microchips, el directivo es miembro del Comité Asesor del Fondo Nacional de Crecimiento de los Países Bajos, del Consejo de Intercambio de Euronext y del Círculo de Influencia de Startup Delta.

Y, como era de esperar, su buen hacer en los negocios se refleja también en su nómina. Según los últimos datos de Wallmine, el sueldo del CEO de la gigante tecnológica asciende a 4.361.000 euros anuales.

Otro emblema tecnológico

A golpe de innovación y desarrollo, la empresa holandesa quiere coger el relevo de Nokia, que es la compañía que más ha valido en el conjunto de la bolsa europea.

En este sentido, la tecnológica ya ocupa el cuarto puesto dentro del 'Stoxx 600', el índice bursátil compuesto de las 600 principales compañías por capitalización bursátil europeas, por detrás de LVMH, que lidera el primer puesto, Nestle y Roche Holding. Un dato que, comparado con el ejercio anterior, cuando ocupaba el puesto 15 de la tabla del 'Stoxx 600', y registraba una capitalización de 166,7 millones de euros, reafirma su crecimiento y consagración como punta de lanza del sector.

Así, la compañía, fundada en 1984 en Países Bajos, actualmente tiene más de 13.000 empleados, 30 edificios de oficinas y trabajadores de 102 nacionalidades. En cuanto a su crecimiento, según datos de Bloomberg, la holandesa registra una evolución anual del 69,5%, con un precio objetivo de 772 euros y un potencial alcista de 13,8% respecto a su último precio, 678,80.

El auge de los microchips

Pese a los cuellos de botella y la falta de suministros, según los cálculos de la Asociación de la Industria de Semiconductores, las ventas mundiales de microchips aumentarán un 20% en 2021, y se prevé que repunten un 9% más hasta los 574.000 millones de dólares en 2022. Unas cifras que se corresponden con la creciente demanda de estos circuitos integrados, utilizados cada vez más en la fabricación de diferentes artilugios.

Así, según Factset, actualmente cuatro compañías europeas de más de 10.000 millones de euros están entre las 30 mundiales del sector de los semiconductores. Con ASML en la cabeza, le siguen la alemana Infineon, con un 25%; la suiza STMicroelectronics, con un 40% y la neerlandesa ASM International, con 102% de evolución anual.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

Que interesante constatar que en España no tengamos ninguna. Con la actual política de fiscalidad exagerada gracias al continuo robo legal por parte de Hacienda y sus inspectores, con el comportamiento de los sindicatos y de la ministra del Paro que han conseguido a lo largo de un trabajo de zapa de muchos años que la palabra empresario sea peyorativa, empeñados en que todos sean fijos y en una política descabellada de 35 o 30 horas de trabajo a la semana, ¿hay alguien que se extrañe de que esto sea así? ¿Quién quiere venir a invertir aquí? Nadie. Todo impuesto por encima del 10% es un robo legal que detrae la inversión y acaba generando paro y miseria en la población. España se está convirtiendo en un país de funcionarios donde el desprecio al trabajo bien hecho es una de sus características más principales. Con este tipo de políticas inevitablemente se esta repitiendo el dicho tan cacareado en el siglo XIX y XX, ¡Qué inventen ellos! Menos mal que tenemos sol, playa y cultura, si no estábamos todos de inmigrantes en Alemania, Francia y Suiza como los turcos. Aquí hay un desprecio generalizado al trabajo y un ansia desaforada en subir impuestos a los demás. El que puede hace muy bien en huir a Andorra que le acoge con los brazos abiertos. En ese pequeño país hay al frente del mismo un gobierno inteligente que sabe gestionar su economía con talento y normas sensatas, no como el gobierno de amiguetes de Pedro Sánchez y las huestes renqueantes de Podemos, que no saben poner un pie detrás del otro. Andorra se está convirtiendo en un faro para políticos que deberían visitarlo de vez en cuando para percatarse de como se deben hacer las cosas para que una economía funcione correctamente. Esperemos que el señor Peter Wennink por lo menos si no a invertir, venga a veranear aquí.

Puntuación 5
#1
Xi Jinping
A Favor
En Contra

Nada que no se pueda copiar usando unas cuantas Core Networks de Huawei.

Puntuación 0
#2