Bolsa, mercados y cotizaciones

Invierte como Cathie Wood: así elige la gurú de la tecnología cómo gestionar su capital

  • Siete consejos para pensar como la jefa de Ark Invest
Cathie Wood, líder de Ark Invest

Cathie Wood es una de las personalidades de la inversión más destacadas de los últimos años. Su arriesgada apuesta por tecnologías disruptivas le ha granjeado pingües beneficios a ella y a quienes han invertido en alguno de los fondos que ella dirige bajo la firma de Ark Invest. Estas son las tácticas principales que emplea para multiplicar su capital:

La innovación como leitmotiv

El éxito de Wood va de la mano de la innovación. No en vano su producto estrella se denomina Ark Innovation. Este ETF ha apostado desde su mismo inicio por compañías muy discutidas por los analistas, como Tesla. También se subió al carro de las criptomonedas al apostar por Coinbase desde que salió a bolsa hace unos meses, y se agrega al entretenimiento con compañías como Spotify o Roku.

Wood confía en que la revolución tecnológica llegará mucho más lejos, y que ahora es el momento de invertir en las compañías que alcanzarán las cuotas de poder y beneficios de Amazon, Google o Facebook dentro de dos décadas.

No olvides recoger beneficios

La confianza en los valores en los que metemos el dinero es importante, pero Cathie Wood no se deja cegar por esa fidelidad. Por el contrario, y pese a que Tesla siempre ha sido su principal apuesta, desde Ark Invest venden acciones recurrentemente de la automovilística.

En este sentido, la gurú tecnológica considera que, en valores que responden tan claramente a las opiniones bajistas de algunos analistas, hay que vender cuando se alcanzan cotas altas, y recomprar cuando una mala valoración hace retroceder el precio de los títulos. De esta forma, se va recogiendo beneficios al tiempo que no se pierde el caballo alcista.

Diversificación, incluso dentro del sector tecnológico

La innovación tiene muchos frentes. Entre los ETF de gestión activa que maneja su compañía encontramos uno dedicado a los avances en Internet, otro sobre investigación médica, uno orientado a la robótica, también uno para las fintech e incluso uno sobre la exploración del espacio.

Todos miran a compañías llamadas a revolucionar el futuro en sus respectivos campos a través de la tecnología, pero tienen escasa relación entre ellos. Incluso dentro del mismo ETF, como el de Internet, encontramos gigantes del comercio electrónico como Shopify al lado de la red social Twitter y de la plataforma de videojuegos en línea Roblox.

A la caza del crecimiento exponencial

A pesar de sus arriesgadas decisiones de inversión, Wood se sigue considerando una firma que apuesta por el valor en el largo plazo. Se fundamenta en que busca compañías con un crecimiento exponencial: "Estamos descontando el futuro".

En este sentido, advierte de que este tipo de auge de las cuentas de una empresa pueden llevar a fuertes golpes como en la burbuja de las puntocom. Pero, incluso pese a aquella crisis bursátil, surgieron grandes triunfadores que han cambiado radicalmente la forma en la que vivimos en las últimas dos décadas. 

La movilidad eléctrica como motor principal

La esperanza del crecimiento exponencial es uno de los factores que alimenta la creencia de Wood en Tesla. Pero otro de ellos es el mero hecho de la automoción eléctrica. La consejera delegada de Ark Invest decía en 2019 que las ventas de coches eléctricos "se multiplicarán por 20 en los próximos cinco años", hasta los 26 millones en 2023. Evidentemente, Wood no contaba con la incidencia de la pandemia de Covid-19, que ha ralentizado toda la economía mundial, pero a pesar de ello la predicción parece imposible de cumplir, dado que se estima que 2021 acabará con unos 4,3 millones de eléctricos vendidos a nivel mundial.

Sin embargo, la evolución del sector es patente. Todas las automovilísticas están apostando cada vez más por modelos híbridos o eléctricos, los países occidentales imponen trabas a la movilidad a los vehículos impulsados por combustibles fósiles y la sostenibilidad es un concepto cada vez más vigilado por los consumidores y la opinión pública.

Las criptomonedas, una revolución financiera y monetaria

Hace unos años, la mayoría de los analistas veía imposible que el bitcoin rebasara los 100 dólares. Hoy se mueve en el entorno de los 61.000 dólares y su capitalización de mercado equivale al PIB anual de España. Sumado al resto de criptomonedas, el valor conjunto de las criptodivisas asciende a los 2,6 billones de dólares.

Si Wood ya se había situado como una creyente en el bitcoin -como con la fuerte inversión en Coinbase-, ahora su compañía va a dar el salto definitivo al intentar crear un ETF dedicado a invertir en contratos de futuros del bitcoin. Además, cree que la criptomoneda más extendida alcanzará los 500.000 dólares en los próximos cinco años.

La inteligencia artificial, clave para todos los sectores

Por último, la jefa de Ark Invest tiene claro que la innovación solo tiene un camino: la inteligencia artificial. Cree que es la vía por la cual evolucionarán todos los sectores, muchos de los cuales aún no han empezado este decisivo salto o apenas acaban de dar sus primeros pasos. 

La automatización aún está en pañales en cuestiones como la movilidad o la sanidad, mientras que ramas como la financiera parece ir un paso por delante en su implementación. A este respecto, Wood apunta que el coste de entrenar a la inteligencia artificial está cayendo a una velocidad anual de entre el 40 y el 70%, dando margen a más beneficios e inversión.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin