Bolsa, mercados y cotizaciones

El bienestar y otras megatendencias que se hacen un hueco en las carteras

  • Big data y disrupción también están entre las nuevas temáticas
Imagen: Getty

El bienestar irrumpe como una exhalación en las sociedades postpandemia. Después del confinamiento, la salud física y sobre todo la mental ha ganado peso en las agendas de los gobiernos. También comienza a asomar en las carteras de inversión. Algunas comercializadoras de fondos están dispuestas a ofrecer a los particulares vehículos con los que invertir (literalmente) en su bienestar. Además, el avance tecnológico brinda otras temáticas que se empiezan a instalar en el mundo financiero, como el big data o las empresas disruptoras, mientras que cada vez hay más mascotas en los núcleos familiares.

Algunas de estas megatendencias de inversión fueron destacadas por las principales gestoras internacionales que participaron en la última edición de Finect BIOS V, el evento que analiza las mejores oportunidades que ofrecen los mercados.

Mente sana en cuerpo sano

"Si analizamos nuestro cuerpo, buscamos tener una mente sana en un cuerpo sano", destacó durante su presentación en Finect BIOS V Marine Dubrac, cogestora del Natixis International Funds (Lux) I - Thematics Wellness Fund. La buena alimentación, el envejecimiento poblacional y la salud mental son tres de los ámbitos que Natixis IM estudia para elaborar la cartera de valores de este vehículo. "Las empresas se han dado cuenta de que los empleados con buena salud son más productivos en el trabajo. Por ello, las empresas están aplicando esfuerzos y ofreciendo a sus empleados servicios y productos adicionales que contribuyan a su bienestar".

Los gobiernos también se han percatado de esta realidad. Desde Natixis IM ponen como ejemplo a Francia. El país galo dedica el equivalente al 11% de su Producto Interior Bruto a costear los tratamientos de enfermedades de sus ciudadanos. La estrategia de los estados para atajar este asunto consiste en convertir los costes de tratamiento en costes de prevención. Dentro de la cartera, los gestores del fondo destacan valores como Oatly, una empresa de nutrición; Shimano, una firma japonesa de bicicletas o Garmin, la compañía de relojes inteligentes que miden valores de nuestra salud, como la ansiedad o la frecuencia cardiaca.

Empresas del futuro en su punto óptimo

Disrupción sigue siendo una palabra extraña para muchas personas. Sin embargo, localizar compañías con mimbres sólidos en sectores con alto potencial se ha convertido en una tendencia que cada vez exploran más firmas de inversión. Sunil George, responsable de cartera del fondo Nordea 1- Global Disruption Fund, advierte que por disrupción se puede entender "un producto más barato, más sencillo o que aporta más comodidad, como la comida a domicilio".

Para aprovechar la disrupción, Nordea AM incorpora al proceso inversor "la curva en forma de S". La gestora nórdica localiza empresas que se encuentran en el momento idóneo de esa curva y que pertenecen a sectores prometedores pero todavía en fases tempranas: comercio electrónico, software aplicado a la construcción... "En el punto óptimo, la innovación se acelera, pero el mercado no lo espera y atenúa la tasa de crecimiento. Sin embargo, la tasa de crecimiento que nosotros detectamos se mantiene a largo plazo", destacó George.

Nordea identifica tres bloques para estudiar la disrupción: personas, sostenibilidad y tecnología. Para cada uno de ellos traza estrategias. La telemedicina, por ejemplo, es uno de los nichos de mercado con un recorrido imparable en el bloque de las personas. En el plano tecnológico, el software colaborativo y sus empresas, como Zoom, mantendrán la pujanza a ojos de los inversores, según esta firma de inversión.

Los datos, nuevo maná de las empresas

La explotación de los metadatos ha experimentado un crecimiento vertiginoso en los últimos años. "La información es un río. Hace miles de años, ese río informativo era muy delgado. A medida que se ha desarrollado la escritura, la imprenta, los ordenadores… este río se ha hecho más grande. En los últimos 20 años se ha convertido en un océano de datos", ejemplifica Jacques-Aurélien Marcireau, gestor y analista de Edmond de Rothschild Asset Management, para referirse a la oportunidad de inversión que supone el big data.

Hace 10 años la gestora lanzó el Edmond de Rothschild Fund Big Data, que busca aprovechar la revolución del big data de una manera global y multisectorial. El universo de inversión está formado por unas 300 compañías. "El enfoque pionero de nuestro fondo es que abarcamos varios aspectos del big data. Nos centramos en tres subtemáticas", explicó Marcireau. Primero, en los proveedores de infraestructura, como el hardware, el software o el almacenamiento. Segundo, en la analítica de datos. La tercera pata aporta la diferenciación a este vehículo respecto de otros fondos tradicionales tecnológicos: los usuarios de los datos.

El fondo sigue una política de inversión multisectorial que se sustenta en una idea nítida: los datos pueden generar mucho valor en otros sectores. "Un ejemplo es el sector sanitario, donde los datos pueden crear mucho valor. La medicina predictiva, personalizada, participativa, preventiva, etc. necesitan datos para cumplir sus propósitos", señaló el analista de Edmond de Rothschild en Finect BIOS V.

El auge de los animales domésticos

El coronavirus ha afianzado la demanda de animales de compañía. Varios estudios recientes, al calor del confinamiento, destacan los beneficios emocionales que las mascotas traen a sus dueños. Ya antes del Covid-19, España era un país de mascotas: 4 de cada 10 hogares tenían al menos una, según el censo de 2015 de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía. El sector de los animales domésticos factura 2.000 millones al año, de acuerdo con Iberzoo+Propet, la mayor feria española de esta temática. Todo un mundo de posibilidades de inversión teniendo en cuenta que entran en juego la alimentación, higiene, salud veterinaria y otros aspectos a gusto del consumidor.

La oferta financiera en España todavía es limitada frente a países como Estados Unidos, donde un cliente puede suscribir varios fondos cotizados. Sin embargo, Allianz Global Investors, una de las gestoras que participó en la quinta edición de Finect BIOS, comercializa en España el Allianz Pet and Animal Wellbeing. Este vehículo apuesta por pequeñas y medianas compañías cuya actividad exclusiva es el negocio de las mascotas, pero también invierte en grandes compañías cuyo negocio está ligado a la evolución y el desarrollo del bienestar animal, como seguros o consumo básico. En total, el 75% de los ingresos de las empresas en cartera provienen de negocios vinculados con las mascotas. El sector animal-sanitario supone casi la mitad de la cartera del fondo.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin