Bolsa, mercados y cotizaciones

El cuaderno de bitácora deja un 7% anualizado para doblar la inversión en una década

El cuaderno de bitácora del Tressis Cartera Eco30 tiene un excel que le acompaña desde que el fondo asesorado por elEconomista fue aprobado por la CNMV a finales de septiembre de 2018. Esa hoja de cálculo escala el valor liquidativo que el fondo tiene que alcanzar para en una década duplicar su rentabilidad.

Ese era el plan de ruta, sin imaginar los designios del destino y las terribles tormentas que pueden asolar los mercados, bajo la premisa histórica de que toda inversión en bolsa debe lograr una rentabilidad anualizada del 7%. Esa rentabilidad acumulada del 7% es la que hace que una inversión doble el valor diez años después.

Si la fórmula del éxito es la diferencia entre expectativas y resultados, Tressis Cartera Eco30 es un producto correcto. Está donde tiene que estar (22,7% en tres años, algo más del 7% de rentabilidad anualizada). Pero lejos de pensar que cumple con los objetivos hay que ponderar que si buscamos el peor momento para diseñar un producto de inversión no encontramos uno mejor. El fondo asesorado por elEconomista arrancaba digiriendo la caída del final de 2018. No se me olvida el rostro pálido que tenía en la Nochebuena de aquel año cuando Wall Street se desplomaba tras la peor semana de la década. Pero sobrevivimos para ver el Apocalipsis.

Cuando en 2019 remontamos con un rentabilidad del 20,3% vino el Covid. Se desvanecía entonces esa confianza en la fortaleza y solidez de la cartera construida en los desplomes de la bolsa de febrero y marzo. Recuerdo las noches en vela de tres domingos viendo el futuro del S&P desplomarse dieces por ciento, atornillado por la responsabilidad de quien había depositado su dinero en las ideas del Eco30. Ocultar que en aquel momento vi la nave perdida sería faltar a la verdad. Creo que llegó a borrarse el prefacio del cuaderno de bitácora: "Que tu estado de ánimo sea tu destino".

La calidad de la selección de títulos y, de nuevo, la confianza de sus partícipes es lo que ha permitido retomar la ruta trazada. En el cuaderno de bitácora de elEconomista escribimos otra frase: "No olvidemos nunca que en marzo de 2020 estábamos peor".

El plan de ruta prevé que en septiembre de 2028 -cuando el fondo cumpla 10 años- el valor liquidativo debe estar en 200,16 euros-. Al acabar septiembre de 2023 tenía marcado el objetivo en 123,14. Nos hemos quedado 74 céntimos por debajo, en 122,4.

Con el rumbo enderezado queda hablar del futuro. En mi opinión, los mercados cotizan a múltiplos de beneficios que exigen alguna corrección para su normalización. Esta es una oportunidad para que lo hagan mejor los fondos estilo valor como es Tressis Cartera Eco30, que sustentan sus expectativas de revalorización por encima de la media del mercado.

El PER (número de veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción) del Eco30 es de 12,3 veces para 2022 y de 11,4 para 2023. Esto supone que la estimación potencial de ganancia para 2022 del Eco30 es del 8,1% y para 2023 del 8,8%. Este mismo cálculo para el Stoxx 600 arroja una expectativa para 2022 del 6,5% -PER 15,38- y para el S&P 500 del 5% -PER 19,8-.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin