Bolsa, mercados y cotizaciones

Buenaventura (CNMV) reclama un Plan de Acción contra el fraude financiero

  • Cree que las empresas deberán captar 10.000 millones al año en mercado en la próxima década
Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV.

Las querellas presentadas y las consultas de inversores por presuntas estafas y por ofertas recibidas de entidades que en ocasiones no están registradas no dejan de crecer. Rodrigo Buenaventura, presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), insta a realizar "un esfuerzo conjunto de las distintas instituciones del Estado, incluyendo por supuesto al Parlamento, para abordar un conjunto de medidas que mejoren la lucha contra el fraude financiero".

Esa actuación, ha explicado en una comparecencia ante el Congreso, debería enfocarse en dos objetivos: mejorar las herramientas informativas y de educación financiera para que no se caiga en ofertas fraudulentas y detectarlas por los poderes públicos lo antes posible, para limitar su alcance. "Todo ello podría conformar en mi opinión un Plan de Acción contra el fraude financiero", reclama, reconociendo que de momento el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital se ha mostrado partidario de abordar el problema.

Muchas de estas estafas están relacionadas con productos derivados y con criptoactivos, según ha apuntado el propio Buenaventura. La CNMV sigue desarrollando una Circular para regular la publicidad de estos últimos, aunque la regulación sigue en manos del reglamento en el que trabaja la UE.

Necesidades de capital

"Las empresas españolas tienen pocos recursos propios, mucha deuda bancaria y necesidades de inversión cuantiosas". Así sintetiza claramente Buenaventura la situación de las compañías del país. A pesar de estar a punto de recibir unos fondos históricos por parte de Europa, cuantifica que las firmas españolas van a tener que captar "hasta 10.000 millones de euros adicionales en los mercados de capitales cada año durante la próxima década", según las estimaciones de la CNMV, y dependiendo del grado de reasignación del capital existente. Todo para abordar esa transformación digital y sostenible que ha acelerado el Covid.  

Las empresas de BME Growth son una tercera parte de las del primer mercado y debería ser a la inversa, opina Buenaventura

Las salidas a bolsa son una de esas vías para captar fondos en los mercados, y el presidente del supervisor valora positivamente que se hayan reanudado, pero cree que se necesitan "soluciones imaginativas" para reforzarlas. La fórmula de las SPAC es un ejemplo de ello. Y Buenaventura volvió a mostrarse partidario de esta vía empleada en países como EEUU, recordando que ya es factible registrar una SPAC legalmente y que el inversor debería tener la misma información que en una salida convencional. También valoró el papel del capital riesgo, que "ha ofrecido en los últimos años a las empresas españolas en torno a un 30% del capital que han captado".

Otra vía para las pymes es acercarse a BME Growth para cotizar. A su juicio, aún contiene a pocas empresas, en torno a un tercio de las que están en el primer mercado, "cuando probablemente la proporción debería ser la inversa". Sea por el camino que sea, Buenaventura ve imprescindible "mostrar apertura" a la inversión extranjera, no mostrar "restricciones".

Sostenibilidad y ESG

La CNMV también está pendiente de la dimensión que ha tomado la sostenibilidad en los mercados. España tiene un papel clave para liderar este proceso de cambio, pero Buenaventura cree que son necesarios dos puntos: que exista suficiente oferta de producto financiero sostenible para atender la creciente demanda y que no se produzca el llamado "eco-postureo" o "greenwashing".

Al ser preguntado por la imputación del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en el caso Villarejo, Buenaventura ha defendido que "el nivel profesional y ético de los consejeros de las cotizadas es muy alto y comparable con cualquier economía europea". Ha puntualizado que "se trata de casos puntuales" y que en términos generales no han percibido "efectos sobre las cotizadas en su conjunto", aunque no descarta que ese riesgo pueda cristalizarse si esto se extiende y aumenta el número de casos. 

El presidente también aprovechó para reclamar que 435 empleados sigue resultando "insuficiente" para realizar las funciones del organismo supervisor. "La CNMV adolece de una escasez estructural de recursos, que se ve acentuada por las nuevas competencias atribuidas a la institución, como son las relacionadas con las finanzas sostenibles o la digitalización, el control de la publicidad de las criptomonedas o la participación en el sandbox", ha manifestado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin