Bolsa, mercados y cotizaciones

Por qué la gran apuesta por las energías limpias amenaza con disparar el precio del petróleo

  • Leigh Goehring: "Esta es la base para la próxima crisis del petróleo"
  • La ausencia de inversión en petróleo generará escasez en los próximos años

La gran apuesta por las energías verdes en los países desarrollados y las trabas a la producción de petróleo están poniendo contra las cuerdas a esta industria en EEUU, Europa o Canadá. Ahora que la economía mundial se recupera y la demanda de petróleo vuelve a crecer con intensidad, las grandes petroleras se muestran temerosas a la hora de iniciar su ciclo de inversión para producir más crudo y atender a la demanda. La OPEP y sus aliados ven su oportunidad para recuperar cuota de mercado y volver a controlar el precio del petróleo aunque sea por un corto periodo de tiempo.

Algunos inversores están apostando a que la gran apuesta de inversores y empresas por la energía verde deprimirá el gasto en extracción de petróleo, lo que podría generar un escenario de escasez de suministro y fuertes subidas de los precios en el corto y medio plazo. A largo plazo parece evidente que esas energías limpias terminarán sustituyendo al crudo, pero la gran apuesta de los gobiernos occidentales por estas energías se produce cuando el petróleo sigue siendo vital para la economía y la movilidad.

Estas apuestas se producen justo cuando las grandes inversiones en Europa, EEUU y Canadá se focalizan en programas eólicos, solares y otros programas renovables, mientras que el gasto en proyectos petroleros se hunde.

El descenso en el gasto en inversión en combustibles fósiles está siendo tan severo que las compañías de energía podrían tener dificultades para saciar la sed mundial de petróleo, dicen algunos analistas, aseguran desde The Wall Street Journal.

Todavía se espera que el crudo siga teniendo una gran demanda durante la próxima década para fabricar combustibles para el transporte y petroquímicos utilizados para plásticos y otros productos domésticos. El consumo estadounidense ha aumentado en los últimos meses tras lo peor de la pandemia de coronavirus, y los recortes de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) han dado un nuevo impulso a los precios.

El Brent sube con fuerza

El precio del barril de petróleo Brent, que se emplea como referencia en Europa, ha superado este lunes los 73 dólares, una cifra que no registraba desde abril de 2019, manteniendo así la tendencia al alza que lleva registrado desde el año pasado.

En concreto, el Brent ha registrado este lunes un incremento del 0,61%, hasta situarse en los 73,13 dólares por barril, el mayor precio observado desde el 25 de abril de 2019. En lo que va de año, el barril de crudo se ha apreciado un 41,2%.

La recuperación económica está en marcha y la demanda de combustibles en plena tendencia al alza. Las familias vuelven a coger el coche para ir a trabajar y empiezan a coger aviones para viajar. Todo ello sucede mientras que la oferta se encuentra algo restringida por los recortes de producción de la OPEP, que poco a poco se irán desvaneciendo, por lo que se espera que el petróleo se mantenga entre los 65 y los 75 dólares en los próximos meses. 

También sube el West Texas

Esta misma tendencia también se ha observado en el precio registrado por el West Texas Intermediate (WTI), que este lunes ha avanzado un 0,54%, hasta los 71,28 dólares unitarios. De esta forma, el barril de referencia para Estados Unidos ha recuperado niveles de precios no vistos desde el 16 de octubre de 2018, tras haber registrado en abril de 2020 cotizaciones negativas por primera vez en su historia.

El pasado viernes, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) aseguró que el consumo global de petróleo superará a finales de 2022 el nivel previo a la pandemia de covid-19, aunque advirtió de que la recuperación será desigual no solo entre regiones, sino también entre sectores y productos.

Leigh Goehring, socio gerente de la firma de inversión centrada en materias primas Goehring & Rozencwajg Associates, asegura que los precios se dispararán en los próximos años a medida que el consumo supere la capacidad de producción durante un período sostenido por primera vez en mucho tiempo. "Esta es la base de la próxima crisis del petróleo", asegura. "Estamos en territorio inexplorado".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud