Bolsa, mercados y cotizaciones

Gestamp tira de liquidez y amortiza 500 millones en bonos a 2023

Gestamp.

Gestamp amortizará 500 millones de euros en bonos con vencimiento en 2023 el próximo 25 de mayo de manera anticipada. Es deuda que depende, en estos momentos, de su filial en Luxemburgo, y no de la matriz. Tras conocer la noticia, los títulos del fabricante repuntan más de un 3% en la sesión.

Esta emisión de bonos se produjo en mayo de 2016, con un cupón del 3,5%, que se paga dos veces al año (en mayo y noviembre). Esto implica un ahorro anual de cerca de 17 millones de euros, que se eleva a 35 millones hasta la finalización inicial con la que contaban estos bonos. El grupo, en un hecho relevante remitido este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), dice haber tomado esta decisión ante "la elevada liquidez" con que dispone y con el objetivo de "reducir su deuda bruta y los gastos financieros". A cierre de marzo, Gestamp contaba con una liquidez de 2.884 millones de euros, lo que supone un 25% más que los 2.300 millones de euros con los que cerró 2020.

Además, el fabricante también ha anunciado una extensión de los vencimientos de la deuda, con un préstamo sindicado de 777,1 millones de euros y otro de 172,5 millones de dólares, junto a un revolving asociada al mismo por valor de 325 millones de euros que pasan de tener su vencimiento en abril de 2023 a enero de 2025. Esto implica retrasar dos años el vencimiento de cerca de 1.200 millones de euros.

Grupo Gestamp contaba con una deuda financiera neta a cierre del mes de marzo de 2.482 millones de euros, con un vencimiento medio de 3,8 años y una ratio de endeudamiento de 2,8 veces el ebitda. Gracias a esta operación, amplía el plazo medio de vencimientos hasta los 4,7 años, según ha explicado la compañía a este periódico. Carmen de Pablo, directora financiera de la compañía, confía en que según mejore el dato de beneficio bruto del grupo según avance la pandemia provocará una caída de la ratio de endeudamiento. "Siempre hemos buscado proteger la caja del grupo y consolidar nuestra posición de mejora", y tras esta operación "si hubiera ciertas curvas seguiríamos estando bien preparados" para afrontarlas, asegura. 

En lo que respecta a la deuda bruta, los 4.060 millones de euros a cierre de marzo, sin contar con el IFRS16 de los alquileres (nueva normativa que entró en vigor a comienzos del año pasado), la deuda del grupo quedaría ligeramente por encima de los 3.500 millones de euros. 

De cara al guidance del año 2021, De Pablo insiste en el cumplimiento de las guías para el ejercicio que dieron a cierre de 2020, a la espera de que Gestamp dé a conocer su nuevo plan estratégico a mediados del mes de junio. Entre estos parámetros destaca el crecimiento de las ventas en el año cercano al 5% (en el primer trimestre del año fue del 8%, excluyendo el impacto de la divisa), un margen ebitda superior al 12% (también logrado a cierre de marzo), un capex -o inversiones- igual al 7% sobre el total de ventas y una deuda financiera neta inferior a los 2.000 millones de euros (si se excluye el impacto del IFRS16). No obstante, y según los datos que maneja la industria a nivel mundial, no se espera que la fabricación de vehículos recupere niveles pre-Covid hasta el año 2022, cuando sea capaz de superar los 89 millones de vehículos fabricados en 2019, frente a los 74,5 millones de 2020.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin