Bolsa, mercados y cotizaciones

La cúpula de Coinbase se lleva más de 750 millones de dólares vendiendo acciones tras la salida a bolsa

  • La presidenta se llevó 210 millones pasando derivados a acciones a 17 dólares
Brian Armstrong, CEO de Coinbase. Foto: Bloomberg.

La salida a bolsa de Coinbase, la web de comrpaventa de criptomonedas que ha sido la primera en lanzarse a Wall Street, ha reportado pingües beneficios a sus fundadores y a diversos cargos de la compañía. Pocas horas después de empezar a cotizar, el CEO de la compañía, Brian Armstrong, y su cofundador, Fred Ehrsam, obtuvieron más de 400 millones de dólares tras vender cerca de un millón de acciones, aprovechando la fuerte subida de su precio en los momentos posteriores al inicio de las negociaciones.

Según los datos aportados por ambos a la SEC, el regulador bursátil de EEUU, no perdieron el tiempo. Armstrong, que poseía un 1%% de las acciones de clase A y un 22% de las de clase B, vendió 750.000 acciones a un valor medio de 389,10 dólares, frente a los 327 en los que cotiza este martes. La venta le supuso embolsarse unos 292 millones de dólares. Por su parte, Ehrsam vendió unas 290.000 acciones de clase A, a un precio de 374,72 dólares, y se embolsó 112 millones.

Pero estos dos no fueron los únicos que aprovecharon la ocasión para 'hacer caja'. La directora financiera, Alesia Haas, compró 255.500 acciones a unos 6,8 dólares la unidad, gracias a unas opciones derivadas de las que disponía, y las vendió a 388,73 dólares, ganando unos 98 millones en el camino.

Algo similar hizo la presidenta de la compañía, Emilie Choi, que compró 551.629 acciones a unos 17 dólares y las vendió a 365, junto a unas 50.000 más que ya tenía. En total, se llevó 210 millones de dólares en el proceso. Y la directora de contabilidad, Jennifer Jones, compró ese día 110.000 acciones a 7,58 dólares y las vendió a 395, con una ganancia de 42 millones.

La compañía está valorada actualmente en unos 85.000 millones de dólares, 10 veces más que la estimación con la que valoraron las acciones vendidas en la última ronda de financiación y unas 4.000 veces más que la inicial, hace ocho años. Los inversores tempranos han registrado enormes beneficios... y muchos de ellos han querido pasarlos a efectivo.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

artesano
A Favor
En Contra

Cuando hay tanto humo alguien de achicharra. Siempre ocurre lo mismo.

Puntuación 2
#1
Financiero
A Favor
En Contra

Ostras, El Economista descubre para que sirve una OPV... Cuando salió a bolsa Facebook no poníais titulares tan tendenciosos ¿ehh...?

Por cierto ¿Sabéis cuántas acciones vendió vuestro sponsor BBVA?

Puntuación 0
#2