Bolsa, mercados y cotizaciones

Las petroleras normalizarán su beneficio después de que el barril no valiese nada

  • El 20 de abril es el día en el que el mercado llegó a pagar por almacenar crudo
  • Las ganancias en 2021 se acercarán ya a la media del trienio previo al Covid

A punto de cumplirse el primer aniversario del día en el que el barril de petróleo llegó a no valer nada en el mercado, la situación de las empresas del sector del oro negro no es tan negativa como podía pensarse en aquel momento. El precio del barril se ha recuperado con fuerza desde abril de 2020 y el beneficio esperado por parte de los analistas para las grandes petroleras del planeta durante este año prácticamente es el mismo que mantenían antes de la llegada de la pandemia de Covid-19.

Las 50 petroleras integradas (aquellas que se dedican a varios procesos diferentes dentro del negocio del crudo, como la exploración y producción, el refino o el transporte de crudo) más grandes por capitalización bursátil tuvieron un beneficio neto de 247.681 millones de dólares entre todas, de media, en los tres años previos a la crisis de 2020. En 2017 el beneficio conjunto fue de más de 201.000 millones, en 2018 de 289.000 millones y en 2019 de 252.000 millones, unas ganancias que se evaporaron el año pasado, en un ejercicio en el que las pérdidas acumuladas de todas estas firmas fueron del entorno de los 35.000 millones de euros. Sin embargo, la recuperación ha sido muy rápida, y para 2021 el consenso de analistas que recoge FactSet espera que entre todas sumen unas ganancias de más de 240.000 millones, apenas un 3% por debajo del beneficio que consiguieron en los tres años previos a la pandemia.

Miedo, pánico y optimismo

La historia del petróleo en los últimos meses ha sido cardíaca. El barril Brent, de referencia en Europa, arrancaba el año 2020 en el entorno de los 70 dólares, mientras que el West Texas estadounidense lo hacía cerca de los 60 dólares. Cuatro meses después, en abril, el Brent se movía en precios por debajo de los 20 dólares, mientras que el estadounidense no valía nada. Es más, los inversores que el 20 de abril de 2020, el día de los vencimientos, tenían en propiedad contratos de futuro sobre el barril americano tuvieron que llegar a pagar casi 40 dólares por cada barril que estuviese representado en esos futuros.

Fue algo histórico. Pilló por sorpresa a inversores que no eran siquiera conscientes de que, por algunas particularidades técnicas en la forma de operar en el mercado de futuros estadounidense, esta situación podía llegar a producirse. Fue, probablemente, el día de mayor pánico que se ha vivido en la historia de los mercados del petróleo americano, pero desde aquel momento la situación ha mejorado ostensiblemente, y se ha producido una recuperación de los precios que ha llevado, tanto al West Texas como al Brent, a cotizar de nuevo en la cota de 60 dólares por barril.

La OPEP ha acordado empezar a abrir los grifos de la oferta a partir de mayo

La llegada de las vacunas y las evidencias de que estas están siendo eficaces ha hecho pensar a los mercados que el fin de los confinamientos está cerca, lo que sin duda traerá asociado un incremento importante de la demanda de petróleo desde los niveles que se tocaron en 2020. Además, por la parte de la oferta, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios externos han contribuido a las subidas de los precios con un recorte de producción que se ha alargado durante varios meses y se mantiene vigente todavía hoy (en mayo empezarán ya a abrir los grifos, una tendencia que continuará durante los siguientes meses, según el último acuerdo que ha cerrado el cártel en abril).

Parece que el futuro del petróleo va a estar en los próximos meses determinado, por un lado, por el ritmo de expansión del virus, con la esperanza de que sea más lento gracias a las vacunas, y por otro, por las decisiones que pueda tomar la OPEP en torno a la producción del recurso energético. En este frente, las últimas noticias, del pasado viernes, reflejaban una mayor disposición de Arabia Saudí a permitir subidas de oferta, algo que podría ser un freno a las subidas del barril.

Repsol recuperará en 2022

La petrolera española cerró 2020 con pérdidas de 3.289 millones de euros, después de verse obligada a revisar a la baja el valor de sus activos y de sus reservas. Aunque, sin incluir elementos extraordinarios, al firma consiguió doblar las expectativas de los analistas con ganancias de 600 millones de euros.

Previamente, Repsol ganó 1.900 millones de euros en 2019, una cantidad que no conseguirá alcanzar este año, según la opinión de los analistas que recoge FactSet, ya que creen que se embolsará un beneficio neto de 1.466 millones de euros. Sin embargo, ya en 2022 el beneficio de la petrolera española volverá a estar normalizado con las cifras que consiguió durante el año anterior al Covid: los expertos creen que ganará casi 1.910 millones de euros ese año, una cantidad que continuará incrementándose en 2023, si se cumplen las previsiones, que apuntan a ganancias de casi 2.080 millones de euros.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Americano
A Favor
En Contra

La gasolina no baja ni un centimo

Puntuación -1
#1