Bolsa, mercados y cotizaciones

Wiegel (Green Benefit): "Se puede ganar un 170% en un año con un acercamiento cristiano a las inversiones"

  • "No queremos invertir en petróleo, carbón, pornografía, tabaco o alcohol"
Un fondo sostenible con el que se ganó el 170% en 2020
Madrid

Manfred Wiegel es CEO de la gestora Green Benefit y gestor del fondo que ganó La Liga de la Gestion Activa Global de elEconomista en 2020, consiguiendo una rentabilidad del 170% para sus partícipes en el ejercicio. El fondo, con un enfoque sostenible centrado en el clima y, ahora, en la inversión en hidrógeno, ha salido de la clasificación de La Liga hasta nueva orden: su inversión mínima es de 50.000 euros para el inversor institucional, y en España no se comercializa la clase abierta para minoristas.

Su gestora es pequeña y su único fondo está cosechando muy buenos resultados. ¿Cuál es su historia?

Llevo 20 años en la industria. Soy un asesor financiero certificado y también ingeniero financiero, estudié en la Escuela de Negocios Europea. Muchos de mis clientes de cuando era asesor financiero me pedían gestionar su dinero, algunos que tenían mucho interés en que abriese un fondo. Empecé la gestión de fondos hace 14 años en otra compañía, en la que teníamos un fondo que empezó poniendo un 10% en ESG, y luego lo incrementamos hasta el 20% y posteriormente el 50%. Me marché con un compañero, con el que llevaba gestionando desde el principio. Creé mi propia firma, Green Benefit, porque quería enfocarme al 100% en un fondo de ESG. Solo tenemos un fondo y no para de crecer.

¿Cómo es su proceso de inversión?

Nosotros tenemos un criterio de exclusión muy fuerte. No queremos invertir en algunos sectores, como el petróleo, el carbón, el fracking, la energía nuclear, la pornografía, el tabaco, el alcohol... Tenemos una norma de exclusión del 100% en todas estas temáticas. Por otro lado, hay una serie de sectores en los que estamos invirtiendo, como la energía renovable, el hidrógeno, las células de combustible y la movilidad eléctrica, entre otros, que ahora son una gran parte de nuestro fondo. Seguimos un análisis bottom up y solo invertimos en los conocidos como pure players, empresas que se centran en un solo negocio. Es como la cerveza bávara, que es casi solo agua y unos pocos ingredientes. Tenemos unas 200 empresas en seguimiento y de estas buscamos las mejores entre 25 y 35, para tener una cartera concentrada.

"Sólo invertimos en los conocidos como 'pura-players'

¿Cuál es su índice de referencia?

Es importante para nosotros no tener un índice. Normalmente sería el MSCI World. Frente a este índice tenemos un active share del 100%. Pero frente a los índices globales de ESG tenemos también otro 100%. De este modo, realmente somos selectores de empresas y nuestra idea es ser contrarios al mercado. Durante unos años puedes no tener resultados muy buenos, pero a largo plazo creemos que esto nos permite tener resultados mejores que la media del mercado.

Su fondo está muy centrado en la parte 'E' del ESG...

Sí. Estamos especialmente centrados en la parte del clima. Es un objetivo claro que tenemos, cuidar del medio ambiente y también tenemos un acercamiento desde el punto de vista cristiano, de preservar los valores comunes. Ese es mi punto de vista personal, seguir estos pasos. Podemos tocar todos los palos, pero nuestro enfoque está puesto especialmente en la parte del clima. Desde este punto de vista de la taxonomía europea que viene, que estará muy centrada en la parte ecológica, para nosotros es perfecto.

Menciona los valores cristianos. ¿Es esto importante en su manera de gestionar?

Absolutamente. Quiero poner un ejemplo que me ha ocurrido. Nosotros estábamos invertidos en BYD Auto desde 2015. Recientemente me he dado cuenta de que han copiado el Id3 de Volkswagen. Han hecho una copia del coche alemán. Para mi eso no es aceptable desde el punto de vista ético. No quiero invertir en una empresa que esté haciendo esto. Por eso vendimos en diciembre las acciones que teníamos de BYD, aunque creo que es una buena empresa. Pero por aspectos éticos, no queremos ganar dinero con una compañía así.

Antes hacía mención a la cerveza bávara, pero se prohíbe invertir en alcohol. ¿Cree que la industria del ESG en ocasiones puede estar pecando de ser un poco frívola? ¿Usted cree que el mundo sería mejor sin alcohol o sin energía nuclear?

Te entiendo. Siendo honesto, a mí me gusta la cerveza bávara. Pero eso no significa que mis inversores quieran invertir en empresas de producción de alcohol. Quieren que encuentre buenas inversiones con otro enfoque. Es su dinero, no el mío. Quieren que compre empresas verdes. No quieren invertir en carbón, ese tipo de cosas. No quiero ser ideológico. Nosotros, por ejemplo, no invertimos en armas, pero yo fui policía y sé que un policía necesita un arma, y debe haber empresas que produzcan estas armas para protegerse y a sus compañeros. A veces es comprensible que, por distintas razones, necesitamos un producto. Pero si otra gente quiere invertir en otras cosas, pueden comprar otros fondos.

"He vendido BYD, aunque creo que es buena empresa, por copiar el coche de Volkswagen. No quiero ganar con una compañía así"

¿Invertiría en una empresa que está en proceso de transición hacia un perfil sostenible, pero aún no lo es?

Nuestro acercamiento consiste en buscar empresas puras en este aspecto. Pero es positivo que haya empresas con inversores que exigen criterios de ESG pero aceptan que estén en una transición y pelean porque esta se produzca. Tenemos que tener ambos acercamientos en la industria, fondos de los dos tipos, con nuestro acercamiento y también con este otro.

¿Se plantea lanzar otro fondo con otro tipo de acercamiento?

Nuestro acercamiento está teniendo mucho éxito y nos está permitiendo tener un fuerte crecimiento. Nuestro fondo ha crecido de 20 millones de euros hace un año, a 170 millones de euros en la actualidad. Creo que tendremos que cerrar el fondo cuando alcance los 500 millones de euros.

¿Su fondo se va a beneficiar de los fondos europeos para la recuperación?

Si, nos ayudará mucho. Estamos muy centrados en la parte del cambio climático en el fondo, en cosas como las energías renovables y el hidrógeno. Ha habido un estudio de una empresa alemana, que ha mirado 107 fondos de ESG de toda Europa, y nuestro fondo era uno de los siete primeros, desde el punto de vista de la taxonomía de la Unión Europea, por nuestro enfoque hacia el medio ambiente.

"Creo que tendremos que cerrar el fondo cuando alcance los 500 millones de euros"

¿Tiene alguna firma española en cartera, o en el radar?

Solo Acciona, que está en el radar. Recuerda que solo tenemos pure players. No es cosa de España que solo tengamos una empresa en el radar. En Alemania también nos ocurre; es difícil encontrar firmas que se dediquen 100% a un sector.

Su fondo divulga tener preferencia por las empresas pequeñas. ¿Son ahora una oportunidad mejor que las grandes?

Creo que a largo plazo las empresas pequeñas siempre ofrecen mejores oportunidades. No en este momento concreto, es algo que también ocurría hace 10 años. Si miras las empresas como Dynacert, solo tiene un analista que la cubra. Para mi eso es muy importante, poder comprarla antes de que la gente la llegue a conocer.

Plug Power, el socio de Acciona de hidrógeno

En el proceso de desgranar las principales posiciones que tiene en cartera, Wiegel destaca Plug Power como una de las compañías predilectas del portfolio en este momento. No es de extrañar, teniendo en cuenta los resultados que ha dejado la acción en los últimos meses: en marzo de 2020 los títulos cotizaban en el entorno de los 3 dólares, y ahora lo hacen en 60. Este rally vertiginoso coincide con el boom de la inversión en hidrógeno, el negocio de Plug Power, que se dedica a la producción de células de combustible basadas en este elemento.

"Sigo esta empresa desde hace 20 años y nunca había invertido", explica Wiegel. "En enero de 2019 me di cuenta de que algo estaba cambiando. Los ingresos se habían duplicado de 50 a 100 millones", continúa. La gran fortaleza de la compañía, según Wiegel, son los socios que tiene: "En la burbuja de las puntocom llegó a cotizar en más de 1.500 dólares", explica el gestor, y cree que "la gran diferencia ahora son los socios que tiene. Weichai, un proveedor automovilístico líder en China, compró el 20%. Hay otros inversores, como la coreana SK, y la empresa tiene una joint venture con Renault, y tiene otros socios, como BMW, Michelin y FedEx. Ahora es el momento de entrar: ha marcado un nuevo récord de ventas, y están creciendo muy fuerte, con 4.000 millones de dólares en tesorería", explica.

El último socio que se ha sumado a la lista de Plug Power es la española Acciona (en el radar del fondo de Wiegel), que ha anunciado esta semana la creación de una filial con sede en Madrid con la firma norteamericana para desarrollar proyectos de hidrógeno.

Dyacert, cajas anti-emisiones para camiones diésel

Otra de las principales posiciones que tiene Green Benefit en cartera es Dynacert, una compañía canadiense que capitaliza menos de 200 millones de euros y que no tiene seguimiento por parte de los analistas que recoge FactSet, algo positivo a ojos de Wiegel. El negocio de la compañía es sencillo: "Producen una pequeña caja que funciona con los motores diésel que ya están en el mercado, para grandes autobuses y camiones. Con esta caja conectada al motor, reducen un 88% las emisiones de óxido de nitrógeno, un 54% de polvo fino [una partícula que emite el diésel que provoca cáncer y contaminación], un 9% de CO2, y también reduce entre un 9% y un 19% el consumo de diésel, lo que hace que su precio se amortice en 9 meses", explica Wiegel. Para él, "esta compañía es un game changer. Ya ha ganado un premio de innovación en Alemania", destaca.

Aunque "se trata de una empresa pequeña, está creciendo muy rápidamente", con unos ingresos que han pasado de no llegar a los 10 millones de dólares en 2019, a superar los 60 millones en 2020.  En febrero del año pasado, justo antes del desplome de las bolsas por la pandemia de Covid-19, cotizaba en el entorno de 1,20 dólares canadienses, un precio que no ha recuperado, ya que ahora se mantiene en el entorno de los 0,70 dólares canadienses. "Es una empresa barata, con enorme potencial", explica Wiegel, y reconoce que "se ha convertido en una de nuestras principales posiciones".

Jinko Solar, el mayor fabricante de productos de energía solar

Otra de las firmas más importantes para el fondo de Wiegel es Jinko Solar, una compañía china que se ha erigido en los últimos años como el mayor fabricante del planeta de productos de energía solar, como paneles y células solares. "Es líder en cuota de mercado en todo el mundo", explica Wiegel, destacando el rápido crecimiento que está experimentando, a pesar de que no se trata de una compañía que esté dando sus primeros pasos. "El año pasado instalaron 10 gigavatios de producción y este año han incrementado hasta los 30 gigavatios, un crecimiento tremendo para un año", señala.

"Se trata de una empresa muy bien establecida, nada nueva, que combina bien con otros valores más incipientes que tenemos en el fondo. Queremos tener una buena mezcla en el portfolio", explica Wiegel. "Es una muy buena empresa, una de las más grandes de toda la cartera, con casi el 6% del total", reconoce. El fondo tiene su participación en la firma china a través del ADR que cotiza en el mercado estadounidense. "La mayor parte de firmas chinas las compro en mercados occidentales", explica.

Jinko Solar capitaliza 2.385 millones de euros en este momento, y en 2020 se espera que haya conseguido un beneficio de 96 millones de euros, por debajo de los 116 millones del año previo. Sin embargo, para 2021 ya se espera que gane 138 millones, una cantidad que continuará aumentando, a ojos de los analistas, hasta los 166 millones de euros en 2022.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin