Bolsa, mercados y cotizaciones

Olvide 2020 y mire el beneficio de 2021

  • Se prevé que las ganancias empresariales caigan este año un 20% en EEUU y un 24% en Europa
  • El retorno que puede esperar un inversor que destine el 100% de su cartera a bolsa se encuentra en el 6,4%
  • En renta fija la expectativa es menos atractiva, se puede ganar como máximo, un 1%
Foto: Archivo.

Ajustar la meta de inversión a unos objetivos realistas es la máxima con la que se creó el Barómetro de Expectativas de Rentabilidad (BER) de elEconomista y que se actualiza semanalmente.

El fin de esta herramienta no es otro que ayudar a los inversores a fijar las rentabilidades anualizadas a las que deberían aspirar en una década en función de qué porcentaje dedican en sus carteras a la bolsa o la renta fija a partir de un cálculo que recoge las previsiones de multiplicador de beneficios (PER) de EEUU y Europa y está sujeto a los deterioros de ganancias que se puedan producir.

Los estragos económicos de la pandemia ya se están viendo reflejados en las cuentas presentadas por las compañías en el primer trimestre. Y esta caída de las ganancias está llevando a muchos analistas a dejar de prestar atención a las estimaciones para 2020 y fijarse en las de 2021, donde los cuadros macro de las principales instituciones económicas arrojan algo de luz –el BCE anticipa una caída del 5% al 12% del PIB europeo para este año que permitirá una recuperación de la actividad de entre el 4% y el 6% en 2021–.

Diaphanum: "El año 2020 no hay que mirar a las bolsas por PER, ya que hay que esperar un segundo trimestre con resultados muy malos"

Para el consenso de mercado que recoge FactSet, el beneficio por acción (BPA) de la bolsa americana caerá este ejercicio un 20% respecto al anterior y se recuperará en 2021. Mientras, en Europa el descenso de los beneficios será mayor, un 24%, y la recuperación no llegará hasta 2022.

Como consecuencia, la destrucción del beneficio que se espera ha disparado las previsiones de PER a 12 meses. Sólo hay que mirar las estimaciones de esta ratio a 12 meses que recoge Bloomberg y ver que mientras que el PER del indicador para 2020 se sitúa en las 23 veces, el de 2021 se reduce hasta 18 veces. Y en el caso del Stoxx 600, el multiplicador de 2020 se encuentra en las 18 veces y en 2021 cae a 14 veces.

"El año 2020 no hay que mirar a las bolsas por PER, ya que hay que esperar un segundo trimestre con resultados muy malos, un tercer trimestre de normalización y que, durante 2021, si el tejido empresarial se mantiene con los estímulos, se normalizarán los beneficios", señalan desde Diaphanum.

A pesar de los malos resultados, desde que arrancó la temporada los índices repuntan un 5% en Wall Street y un 2% en el Viejo Continente. "Las bolsas quizás no estén moviéndose por los beneficios del corto plazo sino por los de más largo plazo. Esto no nos debería sorprender puesto que es lo que siempre ha movido la tendencia de largo plazo de las bolsas", señala Miguel Paz, director de inversiones de Unicorp Patrimonio.

elEconomista quiere ser realista con las expectativas que presenta el contexto de recesión global actual y se ha procedido a actualizar el BER tomando como referencia el PER a 12 meses de 2021. De esta forma, la cartera de un perfil arriesgado que invierta todo en renta variable opta a un 6,5% de rentabilidad en la próxima década.

Para llegar a esta cifra, la herramienta ha pasado a tener en cuenta el multiplicador de beneficios esperados para 2021 en Europa a (y, en concreto, del Stoxx 600) y de EEUU (medido por el S&P500), en lugar de realizar la estimación con las ganancias estimadas de 2020, como hacía hasta ahora –y con las que la expectativa no alcanzaría el 6%–.

Pero el BER también ofrece previsiones para un abanico más amplio de perfiles, hasta once en total. Para conocer la rentabilidad máxima a la que podría optar un inversor más conservador que solo quisiera incluir bonos en su cartera, se tiene en cuenta la expectativa de ganancias que existe para una cesta de bonos globales según los índices de Bloomberg y Barclays que mide el interés que se espera para una cesta de bonos representativos bajo una serie de hipótesis que suele contemplar los peores escenarios.

La permanente intervención de los bancos centrales está provocando que las rentabilidades de estos activos de deuda se vean edulcoradas y sean muy bajas, por lo que arañar rentabilidad con la renta fija será cada vez más difícil para el inversor. Prueba de ello es que, si bien a principios de año aún alcanzaba el 1,4%, ahora se ha desplomado hasta el 1% (y a ello habría que descontar las comisiones a pagar por la compra de este activo o por la gestión del fondo en el caso de que opte por este producto).

No hay visibilidad para el Ibex

Distinto es el caso de la renta variable española, donde el BPA del índice se desplomará un 43% este año. Y en el caso de que se cumpliera lo estimado por el consenso para 2022, éste aún se quedaría un 2% por debajo del beneficio anterior a la crisis del Covid-19 ).

El peso de la banca no ofrece visibilidad sobre cuándo se recuperarán las ganancias, y menos aún después de que los resultados trimestrales se estén caracterizando por elevadas provisiones para limpiar los balances. En este sentido, David Ardura, director de gestión de Gesconsult, considera que tomar como referencia el PER de 2021 en el Ibex tampoco sirve de mucho. "Vamos a tener grandes distorsiones en el corto plazo, de aquí a 6 meses. Es el momento de comprar compañías de calidad porque los números no indican nada, y éstas siempre van a estar caras".

Gesconsult: "Vamos a tener grandes distorsiones en el corto plazo, de aquí a 6 meses. Es el momento de comprar compañías de calidad"

Tampoco es de esta opinión Pablo García, director de análisis de AlphaValue, "ser alcistas mirando el PER 2021 nos parece erróneo o demasiado optimista".

El experto señala que no se tienen en cuenta efectos no descontados, como nuevos episodios de guerra comercial (no obviemos que Trump comienza a estar acorralado con su reelección y la crisis actual), posibles rebrotes del Covid-19 en verano o en otoño, cambios en los hábitos de consumo, etc.".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin