Bolsa, mercados y cotizaciones

Maruri (Gesconsult): "La política monetaria del BCE no cambiará a menos que haya un shock"

  • "Las oportunidades en Europa las hemos encontrado en empresas que temporalmente se han visto afectadas por algún contratiempo"
  • "Hemos puesto el foco en sectores con tendencias de fuerte crecimiento en el largo plazo"
Lucas Maruri, gestor de renta variable europea en Gesconsult

Lucas Maruri, gestor de renta variable europea de Gesconsult, cree que la intervención del mercado por parte de los bancos centrales es la principal causa que está afectando a la bolsa europea, un factor que no cree que cambie a menos que se produzca un shock en el crecimiento global o una reactivación del mismo. En este contexto, explica que las oportunidades se encuentran en valores que han sufrido algún contratiempo.

-Coronavirus, elecciones norteamericanas, políticas monetarias, guerra comercial, macro alemana, la política en Italia... De los eventos que marcan el pulso económico, ¿cuál es el que más puede impactar en el mercado europeo en 2020?

Sin lugar a dudas, el factor que más influencia está teniendo en los mercados europeos (y mundiales) son las políticas monetarias ultraexpansivas. En 2019, dos de cada tres bancos centrales en el mundo han bajado los tipos de interés o han realizado compras bonos soberanos y corporativos, como parte de un programa de expansión cuantitativa (QE). Esta intervención del mercado ha provocado una fuerte distorsión en los precios de los activos, pues es la que ha llevado los activos seguros como lo son los bonos de grado de inversión a incluso ofrecer rentabilidades negativas. Como resultado, los inversores no han tenido otra alternativa que rotar hacia activos de mayor riesgo para poder obtener rentabilidad positiva en sus carteras, siendo la renta variable la gran beneficiada. Durante 2020, de momento esa sintonía continúa y no hay previsión de que cambie. Sólo un fuerte shock en el crecimiento global o una reactivación del mismo (junto con el de la inflación), podría esperar un cambio significativo en dichas políticas, en uno u otro sentido.

-En renta variable europea, ¿en qué mercado ve mayores oportunidades este año? ¿Y en concreto, en qué sectores?

Después de más de 12 meses en los que los mercados europeos no han dejado de subir, cada vez es más difícil encontrar oportunidades claras. Principalmente, debido a que la subida de los índices se ha explicado en su mayoría por expansión de múltiplos y no por crecimiento de beneficios. Un crecimiento de beneficios que, aunque sigue al alza, lo ha hecho en 2019 a un menor ritmo que en 2018. Por eso, las oportunidades en Europa las hemos encontrado en empresas que temporalmente se han visto afectadas por algún contratiempo, pero que por su buen posicionamiento, equipo directivo y cuentas saneadas tienen posibilidades de sobra para solventar esas adversidades y volver a seducir al mercado. Pero para que esto sea una estrategia de éxito hemos puesto el foco en sectores con tendencias de fuerte crecimiento en el largo plazo, como lo es el sector consumo, tecnológico u otros de naturaleza defensiva.

-La farmacéutica Bayer, la compañía a la que más le han incrementado las previsiones de beneficio (un 11%) de todas las firmas del EuroStoxx 50 y del sector europeo en lo que llevamos de año, es el valor que más pesa en su cartera. ¿Qué es lo que más le gusta de la alemana?

Bayer es un ejemplo de lo contestado en a la anterior pregunta. Es una compañía líder indiscutible en el sector agroquímico y en el farmacéutico, que se ha visto fuertemente castigada en mercado por una cuestión que a nuestro parecer es transitoria. Nos gusta la estrategia de re enfocar su negocio hacia la salud de las personas y la agricultura. Creemos que la desinversión en el negocio químico de producción de plásticos poliuretanos fue una decisión muy acertada, así como la compra de Monsanto. Por lo tanto, en términos de estrategia y asignación eficiente de capital estamos muy satisfechos con el equipo directivo. Además, es una empresa que espera crecer el beneficio de su negocio principal +45% entre 2019 y 2022 de forma orgánica, generando al mismo tiempo una caja sustancial bien para desapalancarse, respaldar el atractivo dividendo, realizar adquisiciones o a planes de recompra de acciones. La resolución desfavorable del caso RoundUp se estima que como mucho pueda suponer 12 mil millones de dólares en concepto de multas e indemnizaciones, mientras que la compañía actualmente todavía descuenta una penalización un 50% superior a dicha cantidad, motivo por el que vimos la oportunidad de comprar esta compañía barata (cotiza a 9 veces Valor empresarial/EBITDA y 10 veces beneficios estimados para el 2020).

Se pueden encontrar bancos que han pasado duros procesos de reestructuración y que actualmente se encuentran fuertemente capitalizados y bien diversificados

-¿Cuándo habría que empezar a pensar en incorporar bancos a la cartera?

En Gesconsult hemos tenido bancos ya en 2019, porque veíamos que las valoraciones eran demasiado bajas y que en muchos casos la rentabilidad por dividendo dibujaba un suelo en muchas de ellas. Además, en Europa se pueden encontrar bancos que han pasado duros procesos de reestructuración y que actualmente se encuentran fuertemente capitalizados y bien diversificados. Es el caso por ejemplo de BNP Paribas o de Unicredit, bancos que forman parte de nuestra cartera desde el año pasado. Además, desde comienzo de 2020, hemos incrementado marginalmente la posición en el sector al ver con las presentaciones de resultados que muchos de ellos están efectivamente consiguiendo compensar el menor margen de intereses con una mejor de lo esperado marcha en ingresos por comisiones o por sus negocios de banca de inversión.

-¿Tienen en cuenta los criterios ESG a la hora de seleccionar valores?

Nuestra filosofía de inversión es comprar buenos negocios a precios atractivos. Entendemos que para que un negocio sea efectivamente bueno, ha de batir a la media del mercado en un amplio rango de métricas financieras. Las compañías que están alineadas con las nuevas tendencias de producción y consumo responsable, con los intereses de los diferentes grupos con los que interactúan y con las reglas que dictan los reguladores, suelen tener el viento a favor para conseguir este objetivo. Es por ello que, sin utilizar de forma explícita un filtro ESG como criterio de inversión, indirectamente terminamos topándonos con las compañías que mejor puntúan en términos de buena gobernanza, responsabilidad social y cuidado con el medioambiente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.