Bolsa, mercados y cotizaciones

El gestor que acertó con España en plena crisis vuelve a comprar deuda de la periferia europea

  • "Los fundamentales de Francia y España son parecidos y el español ofrece una rebaja"
  • El gestor sobrepondera ahora la deuda española y la italiana
Pimco sobrepondera ahora la deuda española
Madrid

Nicola Mai, responsable de crédito europeo de Pimco, hizo una apuesta que para muchos parecía arriesgada en 2012: comprar deuda española. La gestora estadounidense presume de haber sido la primera en entrar en deuda española en aquel momento y de haberse mantenido como el mayor comprador de este activo cuando las perspectivas eran negativas. Ahora, en un momento en el que la deuda soberana europea no es atractiva para los inversores, Mai destaca el atractivo que tiene el bono español, y también el italiano, en relación a los bonos de los países "núcleo" de la eurozona.

El experto explica cómo "el populismo en Europa se ha suavizado, al ver que las propuestas anti euro no han tenido éxito electoral", algo que le hace estar menos preocupado por el panorama político en el Viejo Continente. Sobre el contexto político en España dice no estar "preocupado por la formación del gobierno", ya que considera que habrá "prudencia" por parte de los gobernantes y que se centrarán en "cumplir con los niveles de la Unión Europea", señala.

Mai insiste en una idea que han señalado ya algunos expertos en los últimos meses, como Steven Major, jefe de investigación de renta fija de HSBC, y es que España y Francia se encuentran en una situación similar, algo que hace que los bonos de nuestro país sean interesantes en relación al francés. Hay que recordar que el título español a 10 años ofrece ahora una rentabilidad del 0,26%, por encima del -0,14% que ofrece el bono francés con el mismo vencimiento. "Según nuestro análisis, los fundamentales de Francia y España son muy parecidos, y el bono español ofrece una rebaja [por precio] frente al francés", explica Mai.

El experto señala cómo ahora la firma tiene exposición a la periferia, en España e Italia, este último, un país que está experimentando cierta mejora económica recientemente. Además, destaca cómo ahora "el BCE tiene al mercado anclado", y estima que siga manteniendo sus políticas actuales, como las compras de deuda de 20.000 millones mensuales, sin cambios a medio plazo.

Sobre la oportunidad que vio en 2012, en comparación con la actual, Mai destaca cómo "en aquel momento [en 2012] había más zumo que exprimir que ahora", pero también destaca que "ahora no queda zumo en ningún lado", en referencia a la escasez de valor que encuentra en los bonos soberanos europeos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

JuansinMiedo
A Favor
En Contra

Quitemos la GARANTÍA DEL BCE, y el amigo Nicola, ni...compra un bono de estos dos Países.

Puntuación 4
#1