Bolsa, mercados y cotizaciones

Los inversores devoran Cocos otra vez a la caza de rentabilidad

  • Tras un 2019 que parecía inmejorable, los inversores vuelven a este activo
Foto de archivo

En 2019 los bonos contigentes convertibles bancarios fueron la mejor opción dentro de la renta fija corporativa, acumulando una rentabilidad del 17% para el inversor y 2020 ha empezado con la misma tónica. Los Cocos emitidos en euros logran una rentabilidad de más del 1,5%, convirtiéndose en el segmento de crédito que obtiene mejores resultados en el año. Así, desde el arranque de 2019 este activo logra un rendimiento para el inversor del 19%, frente al 14,6% que se apuntan las acciones con dividendos.

Mientras la banca de la eurozona sufre en el parqué, la aproximación de los inversores a los instrumentos de deuda ha sido mucho más positiva, logrando importantes ganancias en los últimos años. Y en medio de las subidas ha destacado este activo. Estos bonos son un híbrido que se convierte en acciones cuando el capital de máxima calidad de un banco (CET 1) cae de una determinada ratio, que habitualmente se sitúa entre el 5,125% y el 7%, muy lejos del 14% en el que está de media en el sector. 

Un mercado de emisores

Y es que el apetito de los inversores por este tipo de activo parece no tener fin ante la desesperada búsqueda de interés. "De cara a los emisores es un momento casi perfecto. Es un mercado donde ellos mandan, al haber mucha más demanda que las operaciones que se esperan. En operaciones de capital este año esperamos que haya un volumen parecido al del año pasado y los inversores saben que no van a tener muchas oportunidades", apunta Jesús Garrido, director de Mercados de deuda de ING Wholesale Banking España y Portugal. Con todo, la semana pasada se batió el récord de emisiones de deuda de la banca europea, colocando 42.000 millones de euros y superando la marca de 39.000 millones de euros de enero de 2010. 

La semana pasada se batió el récord de emisiones de deuda de la banca europea, colocando 42.000 millones de euros

En esta línea, en el mercado de Cocos también se ha visto un repunte de la actividad. El banco austriaco Erste colocó una emisión este lunes de 500 millones con un cupón del 3,375% -el segundo más bajo, solo por detrás del 3,25% de Rabobank- y una demanda de 6.250 millones de euros. Pero este no ha sido el único ejemplo de la voracidad del mercado: Santander colocó 1.500 millones al 4,375% reduciendo en 37,5 puntos básicos el interés durante el proceso ante un libro de órdenes de 10.000 millones. Asimismo, el italiano UBI Banca emitió 400 millones atrayendo 5.500 millones de demanda.

"Hemos visto otra semana destacada en términos de colocaciones y niveles de demanda en todo tipo de activos, desde deuda senior a los AT1 lo que claramente demuestra que los inversores quieren más. Esto es, claramente, un mensaje bienvenido por los emisores, que pueden continuar avanzando seriamente en sus planes de financiación para este año", señalan en Rabobank. Por su parte, en Commerzbank creen que la demanda "subraya el interés por los productos con mayor diferencial" y que "el apetito inversor se dirige a los productos de mayor diferencial".

Sin rentabilidad

Ante este desaforado interés la rentabilidad de esta deuda ha caído al 3,6%, en contraste con el 6,3% que alcanzaba hace solo 12 meses y la pregunta clave es si puede seguir tendiendo a la baja. "Ajustado al riesgo, probablemente esta deuda continúe haciéndolo mejor que el mercado, ya que los inversores siguen a la búsqueda de rendimiento como lo han hecho durante los últimos 5 años", apuntan desde Citi. Eso sí, no hay que olvidar que también entraña riesgos para el inversor: tanto el pago del cupón como la recompra al vencimiento del bono se realizan a discreción de la dirección del banco, que puede suspenderlo si así lo ve conveniente y que serán suspendidos obligatoriamente si el banco no tiene suficientes reservas distribuibles, si no cumple el requisito combinado de reservas o si el regulador lo exige.

"El BCE parece intentar preservar la liquidez a expensas de la rentabilidad, algo que es un apoyo para la deuda. Consideramos que ante la situación macro los Cocos deberían hacerlo mejor que las acciones de los bancos, sobre todo teniendo en cuenta que la distancia para que se llegue al nivel en el que el activo se convierta en capital está bastante lejos de la zona de peligro", reflexionan en la entidad.

Por su parte Lidia Treiber, directora de análisis de WisdomTree, resalta que "en términos relativos la rentabilidad de los Cocos siguen siendo más altas que muchas otras de activos de riesgos. Gran parte del comportamiento del pasado año se produjo por la caída de rentabilidades y este año el alto cupón de este activo será un catalizador más importante del comportamiento que la caída del interés". 

Sin embargo, desde Commerzbank creen que se necesitarán nuevos impulsos para que pueda continuar este mejor comportamiento: "Los flujos de dinero están apoyando la alta demanda, algo típico a estas alturas del año, y es evidente que los bancos están felices de emitir en estas condiciones. Pero, a pesar de estos altos niveles de demanda en el primario, no se ha visto lo mismo en el secundario por lo que para que continúe el buen comportamiento podría requerir que siga entrando dinero en fondos, ya que sin eso el espacio para la decepción sigue creciendo".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0