Bolsa, mercados y cotizaciones

Lennar sufre la subida de la rentabilidad del bono americano

  • El aumento del bono implica un incremento de los costes financieros
  • No recibe ni una sola recomendación de venta por parte de los expertos
La firma tiene un potencial del 14%
Madrid

El año está siendo de récord para Lennar en bolsa y ya acumula una revalorización de más del 45% desde comienzos del ejercicio. No obstante, en las últimas semanas ha corregido más de un 7% desde los máximos del año (que eran altos no vistos desde abril del año pasado).

Este retroceso está muy ligado a lo que está sucediendo en el mercado de deuda, en el que en los últimos días las ventas han llevado al bono americano a 10 años hasta el 1,93%, algo que no se veía desde comienzos de agosto.

¿Por qué le afecta esto a una constructora de vivienda como Lennar? Es sencillo, el aumento del bono implica un incremento de los costes financieros a la hora de adquirir una vivienda o asumir una hipoteca para un inmueble, por lo que la demanda de este tipo de activos se puede ver reducida.

No obstante, los analistas no han incluido este factor en sus estimaciones, las cuales no han revisado a la baja desde hace más de un año y mantienen el precio objetivo de la compañía estadounidense en los 65 dólares, lo que implica que a Lennar le queda un potencial adicional del 14% desde los niveles actuales.

Asimismo, no recibe ni una sola recomendación de venta por parte de los expertos mientras que el 85% de ellos sigue sugiriendo comprar sus títulos si no se tienen ya en cartera.

Estos fundamentales también le han servido para formar parte de la cartera del Tressis Cartera Eco30, el fondo internacional asesorado por elEconomista que ya gana más de un 15% desde el comienzo del año.

A comienzos de octubre presentó sus resultados del tercer trimestre, anunciando un beneficio neto de 513 millones de euros, un 12% más respecto al año pasado. Estos fueron recibidos con comprar que hicieron rebotar su acción casi 4% en dicha sesión tras superar las estimaciones de pedidos.

A su favor cuenta con un mercado laboral con la tasa de paro en mínimos históricos y los salarios creciendo mes a mes, mientras que los inventarios de viviendas vacías no han aumentado. A esto hay que sumar el entorno general de tipos a la baja que han reducido dramáticamente los precios hipotecarios (pese a la reciente subida antes mencionada).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.