Bolsa, mercados y cotizaciones

La hostia en comisiones que nos viene

  • Los mercados se han convertido en un lugar extraordinario para perder mucho dinero
A los inversores les viene una buenta 'bofetada' en costes. Imagen: Getty

En distintas ocasiones he escuchado la frase de que si no sabes quién eres, la bolsa es un sitio muy caro para descubrirlo. Siempre he pensado que esta afirmación se sustentaba en la idea de que todo el mundo tiene el cerebro suficiente para ganar, pero no todo el mundo tiene suficiente estómago.

Lo que no metía en la ecuación es que los mercados se han convertido en un lugar extraordinario para perder mucho dinero, por los atracos que se producen por el despiste o falta de vigilancia de los partícipes.

Y es que todos esos que somos huérfanos de inversión, que no tenemos suficiente patrimonio para acceder al supuesto cuidado que ofrece la banca privada, tenemos que ser especialmente vigilantes con el coste de la cartelería de productos que hemos metido en la alforja con los años.  

Por aquello de en casa del herrero, cuchillo de madera, uno acaba descuidando qué es lo que paga por las cosas que ha ido construyendo con los años y aquí es donde llega la hostia. Lo cuento en primera persona, porque mientras me he detenido en los últimos meses en el hueco de la cabeza de un alfiler se me ha pasado la boca de un túnel. En elEconomista hemos advertido que la comercialización de lo que llamo fondos tontos de bajo coste para el cliente viene aparejada de una comisión de custodia, lo que hemos titulado el efecto Ryanair de la inversión: acceso a producto de bajo coste, pero pagas por llevar la maleta en la bodega.  

Me escandalizó comprobar que, por un fondo que tengo en cartera desde 2010, BBVA me está cobrando un 2,71%

La sorpresa me llegó al ver qué estaba pagando en comisiones por los fondos que tengo en BBVA. Sin que todavía haya recibido la carta con el desglose de comisiones, me escandalizó comprobar que por un fondo que conservo en cartera desde julio de 2010, el Templeton Asian Growth, estoy pagando un 2,71% de gestión (¡ostias, sin h, me dije!). Pero no solo por el salvaje 2,71%, por la hostia, de las de h, por la comisión de custodia que ha aparecido, como las setas en esta época, del 0,3%.  

Tengo cariño a BBVA. Mi primer trabajo fue de cajero en el banco, cuando no tenía la A de Argentaria y los Bilbao y Vizcaya venían de fusionarse. En la prehistoria de la banca tecnológica ,me fui por su vía digital, Uno-e. El banco llegó a ser tan precursor en su época que abrió una guerra en la operativa bursátil, al poner la primera tarifa plana por operar. Y, más importante, abrió un verdadero supermercado de productos de fondos para poder salir de los economatos monomarca. 

Siempre me he creído estas historias. Cuando era un imberbe periodista tras salir de la rueda de prensa con la que Ana María Llopis presentó Openbank me hice cliente.  

Hoy a toda esa clientela de banca moderna que nació con Uno-e, BBVA la ha fagocitado. Y lo peor es que en esa necesidad de ganar dinero en un negocio que hoy no es negocio, el banco tecnológico parece querer expulsar clientes o que estén aborregados.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum11
forum Comentarios 11
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
quinteiroea1
A Favor
En Contra

El título de este artículo contiene una blasfemia que ofende a cualquier católico.

No creo que para informar u opinar haya que llegar a estas cosas

Leo con agrado todos los días este periódico pero me gustaría que omitieran estas ofensas gratuitas y dolorosas

A todas horas oímos que " hay que respetar"...... pero a todos , digo yo.

Y en caso de duda no está de más consultar el diccionario de la RAE

Quede esto escrito con ánimo constructivo porque también soy consciente que , desafortunadamente , muchas veces , y ya tan acostumbrados a estas muletillas ,quienes las emplea quizás no sepa bien lo que está diciendo.

Puntuación 3
#1
Paco
A Favor
En Contra

Podía haber dicho bofetada y no hubiese pasado nada. Pero no, el señor articulista tenía que blasfemar.

Puntuación 3
#2
Pedro Smith
A Favor
En Contra

El artículo hace honor a su título. Una porquería. Sin contenido y mal redactado

Puntuación 6
#3
A Favor
En Contra

Bien dicho y con todas las letras. Como dios manda

Puntuación 3
#4
Benito
A Favor
En Contra

Suscribo los anteriores comentarios. Si para llamar la atención cuando no se tiene nada que decir, hay que recurrir a semejantes exabruptos, significa que es hora de cambiar de medio para estar informado

Puntuación 5
#5
Benito
A Favor
En Contra

Suscribo los anteriores comentarios. Si para llamar la atención cuando no se tiene nada que decir, hay que recurrir a semejantes exabruptos, significa que es hora de cambiar de medio para estar informado

Puntuación -3
#6
Benito
A Favor
En Contra

Suscribo los anteriores comentarios. Si para llamar la atención cuando no se tiene nada que decir, hay que recurrir a semejantes exabruptos, significa que es hora de cambiar de medio para estar informado

Puntuación -3
#7
Benito
A Favor
En Contra

Suscribo los anteriores comentarios. Si para llamar la atención cuando no se tiene nada que decir, hay que recurrir a semejantes exabruptos, significa que es hora de cambiar de medio para estar informado

Puntuación -3
#8
Usuario validado en elEconomista.es
Israelcu
A Favor
En Contra

Es siempre un problema de tiempo y conocimiento, tiempo porque la mayoria de persona no disponen y conocimiento, primero porque nadie nos da este tipo de formación, y sí tienes algo de conocimiento falta de tiempo y valga la redundancia estar actualizado de todas las herramientas aseguradoras y financieras del mercado.

Aparte, y viviendolo en primera persona pero si no pertenece a ese mundo hay que dejar claro una cosa, el Asesor Financiero del banco no es objetivo, ni independendiente (aunque sea tu amigo),

Cómo norma general hay los fondos de inversión de los bancos suelen ser malos, para ejemplo solo tenéis que ver como funcionan dichos fondos en Morningstar.

Un saludo y os deseo un estupendo día.

Puntuación 0
#9
Pascual
A Favor
En Contra

Soy católico, soy creyente y a mí no me ofende la utilización de la palabra hostia en este contexto

Entiendo que no se puede considerar blasfemia cuándo se utiliza con la significación vulgar y coloquial de la palabra como golpe o porrazo

Lo demás me parece sacar las cosas de lugar

Puntuación 0
#10
Usuario validado en Google+
Luis Alonso Martín
A Favor
En Contra

Como usuario activo de una antigua cuenta unoe ... mi pregunta es si van a empezar a cobrar comisiones. Es lo que parece sugerir la publicación pero no lo especifica de forma clara.

Puntuación 1
#11