Bolsa, mercados y cotizaciones

La deuda portuguesa abre la mayor brecha con la española desde 2006

  • La estabilidad de la prima de riesgo descarta que estén pesando las elecciones del 10-N o Cataluña
  • El interés del país vecino es 7 puntos inferior por su éxito económico

España encara las Elecciones Generales del 10 de noviembre en pleno pico de tensión del desafío soberanista en Cataluña, sin que el mercado esté dando muestras de preocupación. La prima de riesgo se mantiene estable, cerca de los 65 puntos básicos. Incluso ha caído ligeramente desde que arrancó octubre, 8 enteros, "lo que demuestra que los inversores no están demasiado nerviosos por los comicios ni por el tema catalán, algo que se ve también en la tranquilidad de los bonos de la región", apunta Tomás García-Purriños, experto de Morabanc AM. Lo sorprendente es que esta relajación es mucho mayor en el caso de Portugal, cuyo diferencial particular con España se dio la vuelta a su favor por primera vez desde 2009 a principios de octubre. Desde entonces ha aumentado hasta superar los 7 puntos básicos, batiendo el nivel marcado ese año y situándose en máximos no vistos desde 2006, cuando la rentabilidad del bono español llegó a ser 60 puntos básicos superior a la del portugués. La del primero ahora está en el 0,27% y la del segundo, en el 0,20%.

"Portugal se ha tomado muy en serio el mandato Bruselas: está cumpliendo con el objetivo de déficit y lo tiene como pilar de su política económica", argumenta Juan Carlos Higueras, profesor de EAE Business School, quien, eso sí, no lo ve como comparable por su tamaño.

A Ángel Talavera, de Oxford Economics, no le parece suficiente esta explicación: "Sinceramente me cuesta entender que haya llegado a superar al bono español, ha sido un rally tremendo desde 2017 (el interés cae 400 puntos desde enero y el de España lo hace 160 enteros en el mismo periodo)". El economista admite que "sus números de déficit son mucho mejores, pero en lo demás (endeudamiento, crecimiento...) sigue por detrás". Por su parte, Enrique Lluva, estratega de renta fija de Imantia Capital, incide en que "tiene un mercado muy estrecho, donde puede ser determinante el volumen de compras del BCE".

El nuevo programa de adquisición de activos del BCE por 20.000 millones al mes entró en vigor el pasado viernes y la clave está, según continúa Lluva, en que "da para cubrir la deuda nueva que emite Europa y no va a comprar stock precedente, aunque no es lo mismo Italia o Portugal que Alemania, que está cerca del límite". En la misma línea, Ángel Talavera se muestra escéptico ante el impacto a nivel general porque "la cantidad es modesta y porque, como ocurrió con el primer programa, es posible que los intereses no caigan o incluso suban, ya que expulsa a inversores que se mueven fuera de la Eurozona".

Ganancias 'fáciles' en Italia

"Si el diferencial con Italia o Portugal se reduce pero frente a Alemania se mantiene es porque el mercado percibe un menor riesgo en estos países y un riesgo estable en España", condensa Tomás García-Purriños. El comportamiento del interés que se exige a la deuda italiana no ha sido menos espectacular y el diferencial con España, que llegó a ser de 250 puntos básicos en 2018, es ahora de apenas 30 enteros. "Se ha beneficiado de ser uno de los últimos bonos europeos que dan algo de rendimiento a la vez que ha cambiado a un entorno político mucho menos hostil, y eso ha llevado a una entrada de compras substancial en los últimos meses, cuando los inversores han visto la oportunidad de tener ganancias relativamente fáciles a corto plazo", reconoce Ángel Talavera.

"Sigue habiendo un flujo positivo, porque, además, ha dejado de generar titulares, pero nada es eterno y si las curvas core siguen para arriba (el bono de referencia de Francia llegó a rozar terreno positivo el 28 de octubre y el interés del bund alemán repunta 30 puntos básicos desde mínimos), Italia no puede continuar consumiendo diferencial y, en consecuencia, aumentará también su rentabilidad", concluye Enrique Lluva.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6
forum Comentarios 6
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
pvallejuelo
A Favor
En Contra

A eso ha conducido la intervención de los "hombres de negro" de los que nos "salvó" Rajoy que lo único que salvó fueron los sillones de la infinidad de políticos y funcionarios que padecemos y mantenemos, y por favor no me hablen de médicos, policías, bomberos, etc. yo me refiero a la cantidad de burócratas que elntifican el funcionamiento de la nación y los organismos hasta cuadriplicados

Puntuación 34
#1
Grrrr
A Favor
En Contra

Correcto, al final que nos intervengan y que nos salven de esa chusma (de izquierdas o de derechas) es lo mejor que nos puede pasar. Muy mal Rajoy, que le dimos poder para cerrar nidos de gorrones y creó más. Se comportó casi como un buen socialista.

Puntuación 24
#2
O no ?
A Favor
En Contra

Como reza el viejo dicho....., siempre nos quedará Portugal, país mas serio de los que componen la Península Ibérica, es decir sin autonosuyas y otras rémoras que pudieran lastarle.

Puntuación 19
#3
maqui
A Favor
En Contra

Eso que cuando empezó el gobierno de izquierdas, la derecha mamandurriana ibérica puso el grito en el cielo y empezó con el mantra de siempre ¡que vienen los rojos! etc.

Puntuación -5
#4
plenilunio
A Favor
En Contra

Portugal es un país serio porque sus ciudadanos son patriotas; aunque sean de izquierdas. En España, la Izquierda es anti-patriota o anti-española.

Nadie pone en duda -dentro ni fuera- que Portugal seguirá existiendo en un futuro; cosa que es muy dudosa que ocurra con España -dado que tanto dentro como fuera se le discute y se le enfrenta-. Ahí está la gran diferencia.

Puntuación 14
#5
Eh ?
A Favor
En Contra

4.- A mi, y creo que a nadie por aquí, le importaría tener una izquierda como la portuguesa, francesa, inglesa, francesa, americana....., ni una república cuya izquierda fuera tan patriota como la francesa o americana, por ejemplo.

Lo que pasa es que como dice otro por ahí, la izquierda española es sólo una izmierda, resentida Y revanchista, POR HABER PERDIDO UNA GUERRA QUE ELLOS MISMOS PROVOCARON Y PERDIERON POR INOPERANCIA.

Puntuación 16
#6