Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Por qué tenemos la costumbre de invertir solo en acciones de empresas españolas?

  • El Eco30 proporciona ideas de inversión tanto en EEUU, el Reino Unido o Alemania

Uno de los males endémicos entre los inversores españoles es que acaban haciendo carteras en las que solo hay títulos locales. Históricamente se culpaba a la diferencia de comisiones de intermediación y custodia entre la operativa nacional e internacional. Pero eso es algo que se resuelve trabajando con brókeres que no te atracan. Además no se habla demasiado de lo caro que es operar con ciertas entidades y que esas mismas firmas cobran todavía más por gestionar fondos que no son capaces de batir al Ibex 35.

Con la idea de superar esas carteras que no veían más allá de los Pirineos, en elEconomista montamos hace más de una década un laboratorio de selectores de valores por criterios fundamentales (recomendaciones de analistas, PER, rentabilidad por dividendo, mejoras de beneficios, márgenes, endeudamiento...).

Fueron muchas las horas en las que delante del ordenador le pedía a Nicolas Williams, de Factset, que me enseñara a meter ratios en larguísimas hojas de Excel que luego fuimos probando para buscar calidad a precios razonables. Los selectores de valores tuvieron ediciones por países y sectoriales. Se trataba de buscar buenas ideas de inversión tanto en EEUU, el Reino Unido o Alemania... como en tecnología, farmacia o petróleo...

Aquel laboratorio en el que aparecieron cientos de ideas fue el germen del Eco30, en aquel erial que fue 2011 y gran parte de 2012, en el que parecía que la única idea de inversión era Inditex (porque no se la consideraba española al tener gran parte de su negocio fuera y no tener deuda, la cruz de los estimados PIGS entonces). En ese contexto y con el aval y la experiencia que nos había dado hacer el Eco10 Stoxx propusimos a la bolsa alemana crear un índice de ideas de inversión de calidad internacional. El 22 de diciembre de 2012 presentábamos el Eco30 Stoxx.

Mark Rodino, director global de ventas de la firma de índices de la bolsa alemana, subrayaba que elEconomista seguía la estela de los grandes editores. No hay que olvidar que Charles Henry Dow y Edward David Jones, editores de un boletín informativo de la Bolsa de Nueva York, que más tarde sería The Wall Street Journal, desarrollaron su propio índice de acciones. Por nuestra parte, en aquella presentación, dije algo pretencioso: "Dadme los mejores valores del mundo y batiremos a los principales mercados". Hoy soy más prudente y claro. "Cada diez años el Eco30 doblara su valor". Hoy tiene 6 años y medio de vida y acumula un 70 de rentabilidad.

Lo mejor del Eco30 es que lejos de quedarse en la idea original ha aumentado sus criterios de construcción. Uno de los últimos yo lo llamo el criterio De la Lastra. El presidente de Bestinver me dijo a comienzos de 2018 que por la mejora de beneficio que ofrecían las compañías del índice no pagaría un endeudamiento de 2,3 veces su 'ebitda'. En la siguiente revisión y posteriores el apalancamiento ha quedado por debajo de 1,5 veces.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.