Materias Primas

Texas amenaza con convertirse en el principal maná de petróleo del mundo

  • Los costes de producción en Wolfcamp se han reducido hasta los 25 dólares
  • Las nuevas previsiones superan la reservas de Ghawar en un 30%
Pozo de fracking en Texas. Fuente: Getty.

Las nuevas estimaciones y cifras de producción de la cuenca Pérmica en el corazón de Texas la sitúan en condiciones de convertirse en el primer megayacimiento de petróleo, superando al campo de Ghawar de Arabia Saudí. La consultora IHS proyecta que hay 104.000 millones de barriles recuperables en la región, casi un 30% más que en el subsuelo saudí. Según algunas compañías, los costes de producción han bajado a 25 dólares y han reducido el tiempo de perforación en 20 días. l La OPEP ha hecho del fracking una industria casi invencible

Los peores temores de Arabia Saudí se han hecho realidad más de dos años de guerra de precios. El petróleo no convencional de Estados Unidos se ha convertido en su peor rival capaz de competir en producción y en tamaño de reserva. La tecnología ha permitido extraer crudo donde hace unos años era impensable. El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) descubrió a final del año pasado en la sección Wolfcamp de la cuenca Pérmica en Texas uno de los mayores yacimientos del mundo. Las primeras estimaciones situaron el potencial de producción del yacimiento en 20.000 millones de barriles de crudo y 16.000 de pies cúbicos de gas natural.

El organismo ya advirtió que el desarrollo de nuevas técnicas puede aumentar los recursos técnicamente recuperables. Las últimas previsiones de la consultora IHS Markit sitúan las reservas en 104.000 millones de barrilespara toda la región Pérmica gracias al descubrimiento de la sección Wolfcamp.

"Hay actividad petrolera en la región desde 1950 con perforaciones verticales", recuerda Peter Blomquist, geólogo de la firma, pero no fue hasta la década de los noventa cuando se comenzó extraer petróleo con pozos de fracking. El experto indica, en un documento que repasa la historia petrolera del oeste de Texas, que la evolución de la industria ha sido lenta y finales de la primera década del siglo muchas grandes empresas se retiraron y solo había seis pozos en funcionamiento.

A medida que los operadores aprendieron más sobre el terreno de Wolfcamp y mejorado la fractura hidráulica sus resultados mejoraron. A partir de 2011, los pozos alcanzaron una cifra de 57 unidades y ahora crece de manera espectacular", señala Blomquist. Actualmente según la consultora Baker Hughes, hay más de 300 yacimientos bombeando crudo.

Cifras de Ghawar

Las cifras que manejan IHS son mareantes y amenazan al que ha sido desde la década de los cincuenta el principal maná de petróleo del mundo, el megayacimiento de Arabia Saudí Ghawar. La comparación entre las dos grandes reservas del mundo se hace complicada porque los números oficiales de Riad están muy desactualizados y el sector siempre las ha considerado infladas. La referencia ha sido la de 70.000 barriles de crudo de reservas recuperables, según la petrolera estatal Saudi Aramco.

En contra del complejo de pozos saudíes corren la vejez. La producción de Ghawar cae anualmente más de un 5%, aunque el Gobierno defiende a capa y espada que no está a su máxima capacidad. Se da por descontado que los máximos de producción se alcanzaron en 2005. A pesar del posible declive, el músculo de bombeo de los pozos de Ghawar sigue estando a años luz a cualquier rival. Produce entre 4,5 y 5 millones de barriles de petróleo al día, que representa alrededor del 6% de la producción mundial y el 65% de la producción de Arabia Saudí. La producción anual de la cuenca Pérmica se ha mantenido estable en estos años en 2 millones de barriles diarios. Pero hay que tener en cuenta que han sido los ejercicios de depresión de los precios del petróleo, cuando la cotización se desplomó desde 100 dólares el barril hasta por debajo de los 40 dólares.

Costes de extracción

Según Pete Stark, analista senior de IHS Markit, "la cuenca tiene el potencial para recuperar casi el doble del petróleo que se ha producido hasta la fecha, cerca de 38.000 millones de barriles, gracias a la tecnología de perforación horizontal". Las previsiones para este año la ofrece Pioneer Natural Resources, la petrolera independiente con mayor cuota de producción. La compañía estima que en los próximos años se añadirá un aumento de producción de entre los 300.000 a 500.000 barriles anual.

Con los precios de petróleo entre 50 y 55 dólares el barril, la producción de fracking ha crecido exponencialmente, los pozos abiertos se han triplicado desde los mínimos de mayo del año pasado, cuando se situaron en 132 yacimientos de shale oil en todo el país. Este impulso se ha producido gracias a la eficiencia de la industria. En la reciente presentación de resultados, el consejero delegado de Pioneer, Scott Sheffield, ha llegado a afirmar que la extracción de petróleo en la cuenca del Pérmico es rentable en 25 dólares y se ha reducido a la mitad los tiempos de perforación de 40 a 20 días. Una mejora que todavía no es suficiente para superar los pozos de Ghawar, en los que se estima que los coste de producción se sitúan entre 5 y 10 dólares el barril.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0