Ecoley

La viuda pierde la pensión si el marido fallece en accidente

  • Días después de haber causado baja como demandante de empleo
  • Sí la cobraría de haber muerto el marido por enfermedad
Foto: Archivo.
Madrid

Una persona que fallece en accidente de tráfico unos días después de haber causado baja como demandante de empleo por falta de renovación, impide considerar estuviera en situación asimilada al alta, por lo que su cónyuge no tiene derecho a cobrar la pensión de viudedad.

Así, lo determina en Tribunal Supremo, en una sentencia 25 de septiembre de 2018, en la que rechaza que pueda asimilarse al alta, "ya que no puede aplicarse la doctrina flexibilizadora de la exigencia de alta cuando no se ofrece ningún dato objetivo que permita aplicarla, como podría ser su precario estado de salud o algún motivo semejante, aconteciendo el óbito no por enfermedad, sino por accidente".

Un precario estado de salud

Aclara el ponente, el magistrado Blasco Pellicer que un precario estado de salud previo del fallecido haría comprensible que no hubiera renovado su solicitud de empleo, situación de desempleado en la que se encontraba desde el año 2009, con 4.953 días de cotización.

La sentencia rechaza el recurso presentado por la viuda del fallecido contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que rechazó su derecho a percibir pensión de viudedad por las razones ahora ratificadas por el Tribunal Supremo, al considerar que la sentencia no es oponible a otra presentada en la que se planteaba la misma situación de falta de renovación de la demanda de empleo, pero en esta ocasión debido al padecer una larga enfermedad, previa al fallecimiento.

El artículo 219 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social (LRJS) exige para la viabilidad del recurso de casación para la unificación de doctrina que exista contradicción entre la sentencia impugnada y otra resolución judicial que ha de ser, en general, una sentencia de una Sala de lo Social de un Tribunal Superior de Justicia o de la Sala IV del Tribunal Supremo.

La sentencia cuenta con un voto particular firmado por la magistrada Virolés Piñol, a la que se han sumado los magistrados Salinas Molina y Segoviano Astaburuaga, que discrepan con el parecer mayoritario, al entender que debió apreciarse la existencia de contradicción y resolver sobre el fondo, es decir sobre el derecho a cobrar la pensión por parte de la viuda.

Dice la magistrada que "olvida la sentencia, dicho sea con los debidos respetos, que el núcleo de la contradicción radica en determinar si resulta de aplicación al caso la doctrina humanizadora y flexibilizadora para el reconocimiento de la prestación de viudedad. Y ello concurre en ambos supuestos comparados, con lo cual debió estimarse que concurría la exigencia de contradicción prevista en el artículo 219 de la LRJS".

La contradicción no surge de una comparación abstracta de doctrinas al margen de la identidad de las controversias, sino de una oposición de pronunciamientos concretos recaídos en conflictos sustancialmente iguales. Por ello, considera que en este caso, sí puede estimarse en situación asimilada al alta al causante porque solo transcurrieron nueve días desde que venció el periodo de renovación y su fallecimiento en accidente de circulación, teniendo acreditados 4.953 días de cotización, lo que supone "una larga carrera de cotización a la Seguridad Social, y sin que pueda negarse que el retraso -nueve días- en la renovación como demandante de empleo está justificado por el hecho de encontrarse el causante de viaje falleciendo durante el mismo.

"Ninguna duda cabe que el fallecimiento súbito, fulminante e inesperado es una causa objetiva de justificación", concluye la magistrada.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 6
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Deus Irae
A Favor
En Contra

Con estos jueces que padecemos hay que ir hasta el final y buscar en Europa algo de justicia, que aquí solo la tiene la banca.

Puntuación 32
#1
Y nueva cagada judicial
A Favor
En Contra

Cuando dicen que las profesiones más deleznables de la humanidad son periodistas, jueces y funcionarios, por algo será.

Puntuación 36
#2
alex
A Favor
En Contra

Esto confirma que el sistema de acceso por oposiciones y la inamobilidad de los funcionarios debe cambiarse. Se deben elegir los funcionarios en base a un curriculum comprobado, como estudios, notas de calificacién, experiencia profesional, meritos, etc, y no dejarlo todo a un examen de dudosa eficacia como es la oposición. debe establecerse periodos de prueba eficaces y eliminar la inamobilidad de los funcionariso, que es un derecho anacronico de los funcionarios que solo sirve para fomentar la corrupción y la incapacidad del empleado público. No es posible que dicten sentencias en cual quier ambito como las que se están dictando, esta gente no está preparada para ejecer de juez.

Puntuación 25
#3
marbellaco
A Favor
En Contra

alex...por supuesto...pero sabras que en Europa ya tenemos un país que funciona en AUTOMATICO sin funcionarios prácticamente, todo se hace con el chip del DNI... pero la viuda q no se queje de nuestros jeuces de la horca, que lo hacen por su bien, si ha ellos les duele mas...jejej

Puntuación 0
#4
Usuario validado en elEconomista.es
jupiter2
A Favor
En Contra

Y como pueden dejar a una persona, como es una viuda, desamparada y sin prestaciones sociales ?, luego tenemos para repartir con todo el que llega de fuera, pero para los de dentro nada, ni agua.

Puntuación 18
#5
Cum.fraude
A Favor
En Contra

En cambio el inmigrante tiene derecho a subvenciones y ayudas de todo tipo, aunque esté aquí irregularmente, sin dar un palo al agua, y hta de vacaciones en Marruecos yendo y viniendo.. y la prole, también!! jaja

Y luego se quejan de que voten a Vox!! Será mejor el coletas, que le quiere poner una pensión al perro, que es como de la familia!!

Puntuación 2
#6