Ecoley

La Justicia exige ser pareja de hecho para cobrar la pensión

El Tribunal Supremo (TS) revoca la pensión de viudedad a una mujer casada por el rito gitano que no estaba inscrita en el Registro de Parejas de Hecho. El Alto Tribunal estima así el recurso presentado por el Instituto Nacional de la Seguridad Social donde se presentó la solicitud de la pensión tras el fallecimiento en 2014 del hombre con el que estaba unida por dicho rito.

La sentencia de 17 de enero de 2018, cuyo ponente es el Castro Fernández, establece que "la pertenencia al colectivo gitano no exime de cumplir los requisitos generales de la Ley de la Seguridad Social, de verificar que la pareja se haya constituido como tal con dos años de antelación al hecho causante de la pensión".

De este modo, el magistrado indica que "en este caso no cabe alegar buena fe concurrente, por errónea creencia", ya que en todos los documentos oficiales (libros de familia, e inscripciones de nacimiento de los hijos) constaban los miembros de la pareja como 'solteros' y sus hijos como 'extramatrimoniales' o 'naturales'.

Según la jurisprudencia del Supremo, "el requisito de inscripción o documentación pública de la pareja de hecho que exige la Ley es de naturaleza constitutiva", por lo tanto, "la respetabilidad atribuible a la unión por el rito gitano no justifica hacer una equiparación que la ley, siquiera de forma implícita, no consiente respecto de ningún medio probatorio".

Caso 'Muñoz Díaz'

Incluye la sentencia la negativa del Supremo de considerar aplicable a este caso la sentencia de 2009 del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el asunto 'Muñoz Díaz'.

En esta ocasión, a una pareja unida por el rito gitano se le aceptó la pensión por diversos documentos oficiales como el Libro de Familia y la cartilla de la Seguridad Social, según dijo el TEDH, por lo que fue considerada esposa de forma oficial.

En el caso Muñoz Díaz, el fallecimiento había sido anterior a la Ley 40/2007- la existencia de matrimonio en el proceso ahora enjuiciado, el título que se invoca, es el de pareja de hecho.

Matiza la sentencia que "no puede llegar al extremo de excepcionar la aplicación de la ley en los múltiples aspectos en que pudiera reflejarse su diversidad étnico-cultural, matrimonio, familia, comportamiento social, de comprometer gravemente la seguridad jurídica y la uniformidad en la aplicación de la ley".

Dos votos particulares

Las magistradas Arastey y Segovia consideran que no cabe ninguna duda de que "los convivientes gitanos sostienen la convicción de que su relación de pareja se desarrolla como un matrimonio, con independencia de la ineficacia jurídica del rito".

"Los gitanos se han convertido en una minoría especialmente desfavorecida y vulnerable, y necesitan una protección especial", explican basándose en el TEDH. Destacan "el fuerte arraigo de la tradición gitana y la sólida estructuración de su comunidad, intensamente ligada a la familia y al parentesco", lo que resulta redundante su registro como pareja de hecho.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

marta
A Favor
En Contra

Me parece perfecto, no todos tienen que tener los mismos derechos, si no cumplen con lo que establece la Ley.

Puntuación 5
#1
Generación pavo
A Favor
En Contra

Lo de las parejas de hecho es normalizar la edad del pavo. Tradicionalmente se estimaba que quien quisiese vivir de espaldas al derecho no podía beneficiarse del derecho. Pero llegaron los políticos favoreciendo a aquellos aquejados por una edad del pavo tardía (y perpetua) y empezaron a reconocer los mismos beneficios al amancebamiento que al matrimonio, cuando son situaciones totalmente diferentes. El que se amanceba sólo busca un polvo más o menos estable, sin intención alguna de formar familia (salvo por "accidente"). Y el que se casa desde el primer momento quiere formar una familia. Como resultado hemos creado una generación en perpetua edad del pavo que están amancebados porque lo consideran lo normal, reciben todos los beneficios, pero no tienen ninguna intención de formar una familia ni de estabilidad. La catástrofe la estamos viendo con el número de bastardos que existen en la actualidad (un 40%) que por egoísmo de sus padres se ven privados de una auténtica familia y que a la primera de cambio dejarán de vivir con ellos juntos porque se han separado porque se "ha acabado el amor" (traducido, porque tuvieron la típica discusión de edad del pavo).

El sistema debe ser claro: si no se quiren casar que no tengan absolutamente ninguno de los beneficios del matrimonio (salvo, lógicamente para los hijos). Es decir que no tengan pensión de viudedad si no están manteniendo hijos. Que tampoco cuesta tanto acercarse al notario para que te case en un cuarto de hora.

Puntuación 4
#2
Usuario validado en elEconomista.es
Asies
A Favor
En Contra

Antes era mas dificil separarse o divorciarse. Ahora casi no necesitas ningún trámite para hacerlo por lo que ahora no hay excusa para casarse aunque sea por lo civil. Y así tener los beneficios que conlleva. ¿Cuantos engaños han habido con lo de pareja de hecho?. Si no creen en el matrimonio ¿porqué viven juntos?. Algunos derechos te los tienes que ganar.

Puntuación 0
#3
jon
A Favor
En Contra

Si se casan por la ley jitana que les page la ley jitana.....

Puntuación 0
#4
Si quieres cobrar cotiza al sistema
A Favor
En Contra

Urge adaptar el sistema de pensiones:

1-que cada cual cobre según lo cotizado en años e importe durante toda su vida laboral, sin discriminación de ningún tipo.

2-Pensión de viudedad: deberán figurar en registro civil casados o como pareja mínimo 30 años, y el perceptor tener mas de 61 años, sin excepción.

Puntuación 0
#5
dasda
A Favor
En Contra

a los gitanos ya se po0drian ir a tomar por culo que ya vale de tanto parasito, no cotiza ni uno a la ss y se llevan todas las ayudas esta chusma prasita

Puntuación 0
#6