Ecoley

Los activos de las sociedades en peligro de insolvencia se podrán vender por partes

  • La transposición de la Directiva de Reestructuraciones obligará a cambiar la normativa preconcursal
Pedro Martín Molina, Alberto Núñez-Lagos y Adrián Thery, en la jornada celebrada en el Icam. EE

"Cuando se transponga la Directiva de Reestructuraciones será necesario modificar la legislación concursal, sobre todo en el tema de las actuaciones preconcursales para mejorar la prevención de la insolvencia, puesto que esta Directiva permite la liquidación de los activos por partes para tratar de sacar el máximo rendimiento posible, según anunció ayer Pedro Martín Molina, copresidente de la Sección de Restructuraciones e Insolvencias del Colegio de Abogados de Madrid (Icam) y socio director de Martín Molina Abogados.

En la celebración de una jornada por la transposición de esta norma, que deberá llevarse a cabo en año y medio a más tardar, el otro vicepresidente de la Sección, Adrián Thery, ha explicado que esta Directiva de Insolvencias es "una oportunidad, pero también un peligro, porque tiene unos mimbres muy modernos y habrá que ver cuál es el resultado de la transposición".

Thery Martí explicó que el resultado variará en función de si el Gobierno decide elaborar una ley que se mantenga al pie de la letra con respecto a la Directiva o la enriquecerá para hacer que las reestructuraciones sean más eficientes.

Así, explicó que los holandeses han traspuesto la Directiva con una ley atractiva para las empresas que se van a ver afectadas por el Brexit, puesto que Reino Unido, en la actualidad, cuenta con una de las legislaciones sobre reestructuración más eficientes de la UE. "Los holandeses quieren cubrir ese hueco que va a dejar Reino Unido una vez que el país salga de la UE", ha explicado el letrado.

Para Martín Molina, esta norma será sustitutiva de la "parte más dura de la legislación concursal".

Por su parte, Alberto Núñez-Lagos, socio de Uría y Menéndez y miembro del Consejo de Insol Europe -la asociación de especialistas en reestructuraciones de la UE-, afirmó que "los sistemas concursales serán lo último que se armonice en la Unión Europea", porque son excesivamente diferentes y las tradiciones son muy distintas.

"Tenemos que legislar de acuerdo con los intereses del país, ni pasarnos de ultraliberales ni actuar como unos paletos. No se trata de traer empresas de fuera tanto como que los españoles no se vayan con sus procedimientos a otros lugares.

Con respecto a los colectivos que afrontarán los procedimientos de insolvencia en España, estimó que no está nada claro que vayan a ser los actuales administradores concursales los encargados por la legislación.

"Habrá discusiones sobre si hay que estar en una lista o no, pero lo que el mercado no va a poder legislar es que cuando tu cliente tenga problemas te buscará como abogado para que le digas de qué forma actuar. Los abogados que han venido realizando esta actividad van a tener mucho trabajo con la entrada en vigor de la Directiva.

Tres requisitos

A este respecto, Martín Molina explicó que hay una universidad que ya está preparando un título de especialista en insolvencias y que en el Icam se han planteado la posibilidad de crear un estatuto.

Núñez-Lagos se mostró partidario de que la especialización salga de la Universidad, pero recordó que una profesión en la UE debe cumplir tres requisitos: ser accesible a quienes ya vienen ejerciendo, generar una formación continua y que no se convierta en un nicho.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.