Las finanzas, claras. En colaboración con Santander
Las finanzas, claras

La financiación 'verde' es esencial para alcanzar un mañana sostenible

  • Banco Santander se ha marcado como objetivo destinar o movilizar en esta área 120.000 millones de euros para 2025

Más de la mitad del Producto Interior Bruto (PIB) mundial depende, en gran parte, de los recursos naturales, siendo este un motivo más que añadir a la lista para virar hacia una economía sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Una meta que requiere del compromiso de los ciudadanos, las instituciones públicas y las privadas. Es en este punto donde entran en juego las finanzas sostenibles, en las que se tienen en cuenta factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo. Es lo que se conoce como criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno), también denominados ESG por sus siglas en inglés.

A este respecto, en 2018 la Comisión Europea aprobó un plan de acción de finanzas sostenibles cuyo principal objetivo es facilitar la canalización de capital público y, fundamentalmente privado, hacia inversiones sostenibles. Para ello, la actuación de las entidades financieras es clave.

Conscientes de ello, en los últimos años los bancos han ido desarrollando instrumentos innovadores y adaptando productos financieros tradicionales que han puesto sobre la mesa un amplio abanico de posibilidades: desde bonos verdes, hasta inversiones de capital, pasando por préstamos.

Buena prueba de ello es Banco Santander, miembro fundador de la Net Zero Banking Alliance, que cuenta con una amplia oferta de productos financieros para ayudar a los clientes, tanto particulares como empresas, en su transición hacia una economía verde.

Por ejemplo, las hipotecas verdes, por las que los clientes reciben ciertas ventajas en este tipo de préstamos por la adquisición de viviendas con certificado de eficiencia energética A o A+. Otros productos verdes son los préstamos para la eficiencia energética, arrendamientos para la instalación de energías renovables, préstamos para el transporte limpio o para la agricultura baja en carbono.

Asimismo, la entidad dispone de líneas de financiación con organismos multilaterales, para proyectos de eficiencia energética y energía renovable, como el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) o el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD). Además, para 2030, Banco Santander dejará de prestar servicios financieros a clientes de generación de energía eléctrica cuyos ingresos dependan del carbón térmico en más de un 10% y eliminará por completo su exposición a la minería de carbón en todo el mundo.

Por otro lado, en España el banco ha sido impulsor, junto a AENOR, del primer sello sostenible dirigido a las pequeñas y medianas empresas del país, con el fin de aportar un valor diferencial a sus grupos de interés.

Compromiso con el medio ambiente

El compromiso de Banco Santander en materia de financiación verde queda reflejado en el hecho de que se ha marcado como objetivo destinar o movilizar en esta área 120.000 millones de euros para 2025 y 220.000 millones de euros para 2030. Entre 2019 y 2021, ya ha facilitado 65.700 millones de euros.

Esto es parte de la hoja de ruta de Banco Santander, que sigue trabajando para alcanzar las cero emisiones netas en 2050 tanto en su propia actividad como para todas las emisiones de sus clientes, derivadas de cualquiera de los servicios de financiación, asesoramiento o inversión que ofrece.

En este contexto, hace ya 20 años que Banco Santander comenzó a financiar las primeras plantas fotovoltaicas en España y actualmente, según las Dealogic League Tables, la entidad es líder mundial en financiación de proyectos de energías renovables. En 2021 la entidad ayudó a financiar o asesorar proyectos greenfield de energías renovables con una capacidad total instalada de 13,604 MW, evitando la emisión de 251 millones de toneladas de CO2 y contribuyó a la ampliación, mejora y mantenimiento de proyectos de infraestructura de energías renovables existentes (brownfield), con una capacidad instalada total de 1,776 MW.

En paralelo, Banco Santander ha llevado a cabo tres emisiones de bonos verdes por valor de 1.000 millones de euros cada una desde 2019, encuadradas en su marco global de bonos sostenibles para financiar proyectos que contribuyan a la transición verde. Asimismo, la entidad acaba de anunciar la creación de Santander Green Investment, una nueva plataforma para invertir en proyectos de energías renovables en España.

Por otro lado, Banco Santander ofrece a los inversores la posibilidad de tener un impacto en la sociedad a través de vehículos como los fondos de inversión. Para construir las carteras, los expertos del banco valoran que las compañías desarrollen su labor en base a cuatro ejes: sostenibilidad financiera, medioambiental, social y de gobierno corporativo.

Descubre más iniciativas de Banco Santander aquí

REALIZADO POR ECOBRANDS

Este contenido ha sido elaborado por EcoBrands, unidad Branded Content de elEconomista.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin