Laboral

El empresario no tiene que justificar el puesto suprimido en un despido objetivo

  • Basta con probar la causa alegada y no su relación con el empleado cesado
Imagen de Istock

En los despidos objetivos -al amparo del artículo 52. c) del Estatuto de los Trabajadores (ET)-, el empresario no tiene que precisar en la carta de despido el motivo por el que suprime el puesto de trabajo o cesa al trabajador, incluso cuando no quepa deducir la relación del puesto con la causa invocada. Así lo determina el Tribunal Supremo (TS), en una sentencia del 14 de noviembre de 2015.

En el supuesto enjuiciado, se examina el recurso de casación interpuesto por un trabajador contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Asturias que declaraba procedente su despido. La empresa, en su comunicación al trabajador, tan sólo alegaba "causas económicas" de forma general.

En su recurso, el demandante aportó como sentencia de contraste una del TSJ del País Vasco que versaba sobre un despido objetivo por las mismas causas sobre un trabajador de la misma empresa y con una carta de despido casi idéntica. En este caso, sin embargo, fue declarado improcedente.

La resolución de contraste afirmaba que la empresa debe "establecer el efecto -de la causa alegada- sobre los contratos de trabajo".

La cuestión, por lo tanto, es si el órgano jurisdiccional debe comprobar la conexión entre la causa acreditada y la elección del empleado.

El ponente del fallo, el magistrado Blasco Pellicer, determina que "una vez delimitadas las causas y sus ámbitos de afectación entre el personal, corresponde al empresario determinar qué contratos deben ser extinguidos". En este sentido, continúa "la decisión empresarial no debe ser sometida a censura judicial".

Por lo tanto, una vez "acreditada la crisis, la elección de los trabajadores afectados (...) pertenece a la esfera de decisión empresarial y, como regla general, queda exenta de control" judicial, afirma.

Las exigencias procedimentales del artículo 53.1.a) del ET, sostiene la resolución, no requieren más que en la comunicación escrita al trabajador figure la descripción de la situación de la empresa, su evolución y su influencia en la necesidad de amortizar puestos de trabajo.

Los únicos límites a la decisión del empresario, según la sentencia, son el respeto a los derechos fundamentales y al principio de no discriminación, la buena fe contractual, el abuso de derecho y el fraude de ley y, finalmente, el criterio de proporcionalidad.

Votos particulares

La sentencia cuenta con dos votos discrepantes. El primero, del magistrado De Castro Fernández, asevera que el nivel de arbitrariedad empresarial debe ser similar en los despidos colectivos que en los objetivos. Así, el empresario no puede tener tiene "libérrima discrecionalidad" y debe acreditarse "la conexión funcional causa-extinción".

En el segundo voto discrepante, firmado por los magistrados Salas Molina, Segoviano Astaburuaga, Viroles Piñol y Agusti Julia, argumenta que, al no exigirle al empresario que tenga que reflejar la relación en la carta remitida al trabajador, se hace prácticamente imposible el control judicial del despido.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6

FELIPE
A Favor
En Contra

Sr. Rajoy como siga facilitando el despido, en vez de lo contrario, no va a quedar un solo trabajador en España.

Yo trabajé durante 37 años, sobreviví a todas las crisis y algunas como la del 92 bastante fuertes, pero esta ya ha conseguido quedarme en el paro, digo yo que algo no se estará haciendo bien, no?.

Piense que también le han votado trabajadores no sólo los empresarios.

A este paso se queda usted también parado y le advierto por experiencia que sin indemnización por despido, ni subsidio ni pensión de jubilación si lo despiden a los 50 años como a mí.

Puntuación 5
#1
Usuario validado en elEconomista.es
Paisdeatrezo
A Favor
En Contra

Eso es lo que pasa cuando un gobierno le da barra libre al empresario,que ya nunca es suficiente,hoy se hace todo lo posible para despedir barato y contratar barato...este es nuestro futuro.

Puntuación 13
#2
Pepito
A Favor
En Contra

Si esto no es la esclavitud ya me contarán cómo lo llamamos.......

Puntuación 4
#3
athenas
A Favor
En Contra

estamos gobernados por autenticos hdp.........que asco de nación,........

Puntuación 6
#4
La generación señoritos
A Favor
En Contra

Lo que son las cosas: En los años 30 y 40 la juventud era capaz de mantener un puente de barcas sobre el río Ebro con bombardeos y era capaz de tomar Normandía. En los 50, 60, 70 y 80 trabajaban de niños para sostener el negocio familiar y nadie se quejaba. Ahora los niñatos se quejan porque si una empresa está en dificultades los pueden despedir.

Puntuación 2
#5
Elena
A Favor
En Contra

Es una Sentencia del 24 de noviembre de 2015, no del 14

Puntuación 1
#6