Internacional

Reino Unido despliega al Ejército en el aeropuerto de Gatwick tras el caos generado por la presencia de drones

  • El uso de drones ha sido un "acto deliberado" pero no vinculado al terrorismo
  • El aeropuerto se ha visto obligado a suspender centenares de vuelos

El aeropuerto Gatwick, a las afueras de Londres, mantiene este jueves suspendidos sus vuelos después de que la pista fuese cerrada anoche por la aparente presencia de dos drones en las cercanías de la terminal aérea. Hasta el momento, la situación ha afectado a 10.000 viajeros. Gatwick es el segundo aeropuerto de Reino Unido en volumen de tráfico aéreo y pasajeros. Las Fuerzas Armadas británicas se han sumado al despliegue policial activado en Reino Unido para hacer frente al caos.

La Policía se ha puesto en contacto con el Ministerio de Defensa para solicitar la asistencia militar. "Vamos a desplegar a las Fuerzas Armadas para darles la ayuda que necesitan", ha confirmado el ministro de Defensa, Gavin Williamson, que ha evitado revelar los detalles y el alcance de dicha asistencia, según la BBC.

El superintendente de la Policía de Sussex (sur de Inglaterra), Justin Burtenshaw, ha confirmado que unas 6.000 personas que tenían previsto llegar anoche a Gatwick lo hicieron a otras terminales del Reino Unido después de que sus vuelos fuesen desviados. Además, ha añadido, "otras 2.000 personas no despegaron de sus aeropuertos de origen y había otras 2.000 personas aquí (en Gatwick) que no volaron a sus destinos". 

Según la Policía, el uso de drones en Gatwick ha sido un "acto deliberado" para interrumpir la actividad de la terminal, pero no está vinculado con un acto terrorista. La operación de drones cerca de un aeropuerto está penada en el Reino Unido con hasta cinco años de cárcel.

Cancelaciones y vuelos desviados 

Una portavoz de Gatwick ha anunciado que hasta el momento se han cancelado 240 vuelos de los 765 programados para la jornada del jueves, cuando cerca de 115.000 pasajeros debían pasar por esta terminal ubicada en el sur de Inglaterra. De acuerdo con la portavoz, "la peor situación se vivió anoche" y muchos vuelos fueron desviados a "cualquier aeropuerto" que pudiera recibirlos en una de las temporadas del año de mayor actividad.

"La pista de Gatwick permanece cerrada y todos los vuelos están actualmente suspendidos (...) Esta es una interrupción significativa de Gatwick como resultado de lo que parece un intento deliberado por interrumpir los vuelos", ha indicado el aeropuerto en un comunicado. "Estamos muy decepcionados de que los pasajeros resulten afectados por esto, especialmente en una importante época del año. Estamos dando prioridad al bienestar de los que están en el aeropuerto al desplegar personal en nuestras terminales para cuidar a la gente lo mejor que podemos", añade. 

El responsable de seguridad aérea de la Asociación Británica de Pilotos Aéreos (BALPA, en inglés), Rob Hunter, ha advertido de que la gente debe entender que estos aparatos no son solo unos juguetes y pueden tener "consecuencias catastróficas" si chocan contra un avión.

Cinco años de cárcel

Según ha informado el aeropuerto, los aterrizajes y los despegues de aviones fueron suspendidos a las 21.00 GMT del miércoles después de que se divisaran dos drones cerca de la pista, aunque ésta reabrió por espacio de unos 45 minutos en la madrugada de hoy.

Varios aviones fueron desviados a otros aeropuertos, incluso a los de París y Amsterdam, mientras las autoridades aeroportuarias han pedido a los pasajeros que se pongan en contacto con sus aerolíneas para conocer el estado de sus vuelos.

"Después de informaciones sobre la presencia de dos drones que volaban sobre la pista del aeropuerto de Gatwick sobre las 21.00 horas (GMT), la pista fue cerrada desde las 21.03 del miércoles 19 de diciembre hasta las 03.01 del jueves 20 de diciembre", señala un comunicado divulgado este jueves por el aeropuerto. "Desafortunadamente, otra observación de drones en las proximidades del aeropuerto ha obligado al cierre de la pista otra vez sobre las 03.45 mientras investigamos esto con la Policía de Sussex", agregó la nota.

En el Reino Unido es ilegal utilizar estos aparatos voladores dirigidos por control remoto a un kilómetro de los aeropuertos y hay una pena de cinco años de cárcel por poner en peligro un avión. Según los medios británicos, algunos viajeros permanecieron durante varias horas en los aviones que no podían despegar.

El aeropuerto, el segundo de Londres, precisó que trabaja con las aerolíneas para "facilitar a los pasajeros alojamiento en hoteles" o facilitarles alternativas de viaje.

Un portavoz de la terminal se disculpó por esta inconveniencia para los viajeros. Se estima que unas 2,9 millones de personas pasan por este aeropuerto durante la actual temporada de vacaciones navideñas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0