Internacional

Los aliados bávaros de Merkel temen una debacle en las elecciones regionales en Baviera

  • Podría haber un cambio político en todo el país y el fin de la era Merkel
  • Los ecologistas, partidarios de la inmigración, saldrían reforzados
Votante en las elecciones en Baviera. Imagen: EFE

Los aliados bávaros de la canciller Angela Merkel se dirigen a su peor resultado electoral en más de 60 años en una votación regional este domingo, donde están registrados 9,5 millones de electores, que probablemente aumentará las tensiones dentro del frágil Gobierno de coalición de Alemania.

De acuerdo con las últimas encuestas, la Unión Social Cristiana (CSU, por sus siglas en alemán) lograría alrededor del 34% de los votos, perdiendo la mayoría absoluta con la que el partido de centroderecha ha controlado el territorio del sudeste durante la mayor parte del período de posguerra.

Es probable que uno de los grandes ganadores sean los ecologistas, partidarios de la inmigración, que según los sondeos podrían duplicar sus apoyos hasta el 19% de los votos y superar a los socialdemócratas de centroizquierda como el segundo partido del estado.

También se pronostica que la plataforma de reivindicaciones regionales Electores Libres (Freie Wähler, abreviado como FW) y el partido antiinmigración Alternativa para Alemania (AfD) ganen aproximadamente un 10% de los votos cada uno.

Fragmentación de voto

De materializarse, este resultado podría complicar los esfuerzos de Markus Söder, ministro presidente de Baviera para la CSU, a la hora de formar un Gobierno de coalición estable en Baviera. La fragmentación del voto podría forzar a Söder, que ha descartado una coalición con la AfD, a una incómoda alianza con los Verdes.

Horst Seehofer, líder de la CSU y ministro del Interior en el Gobierno federal de Merkel, podría enfrentarse a peticiones para que abandone al menos uno de sus cargos tras las elecciones de Baviera si se percibe que su retórica de línea dura contra los solicitantes de asilo ha alejado a los votantes.

De esta manera, los comicios bávaros pueden pasar factura al Gobierno de Merkel. Un cambio en el liderazgo de la CSU, propiciado por un duro revés electoral, podría dar una excusa más al Partido Socialdemócrata (SPD) para poner fin a la coalición que tiene con los conservadores haciendo uso de la cláusula de revisión a los dos años de Gobierno.

Durante más de 70 años, la CSU ha sido la encargada de velar por las tradiciones bávaras, pero la sociedad ha cambiado. La población en el mayor estado alemán superó este año los 13 millones de personas, con un 12,6% de extranjeros. A ellos se suman los numerosos alemanes que acuden en busca de trabajo y bienestar a la región, que tiene la tasa de desempleo más baja de Alemania (2,8%) y algunos de los salarios más altos del país.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin