Internacional

El Congreso de EEUU aprueba definitivamente la reforma fiscal de Trump

Donald Trump. Foto: Efe.

El Congreso de EEUU aprobó hoy definitivamente la reforma fiscal impulsada por el presidente, Donald Trump, después de que un error procedimental obligara este martes a hacer una modificación de última hora antes de ser aprobada por el Senado.

Tras los cambios requeridos y el voto posterior a favor de la Cámara Alta (51-48), la Cámara de Representantes volvió a votar hoy como un mero trámite con 224 votos a favor (todos republicanos) y 201 en contra (los demócratas más 12 votos conservadores). Así, los republicanos han culminado el mayor recorte fiscal en décadas.

A primera hora de la tarde de este martes, la Cámara Baja aprobó el texto que habían acordado en proceso de conciliación los republicanos de ambas cámaras, pero dicho proyecto entraba en conflicto con algunas normas procedimentales del Senado, por lo que tuvo que ser corregido antes de llevarse a la Cámara Alta.

Ahora el documento llegará a la Casa Blanca, donde deberá ser firmada por el presidente, que logra así su primer gran éxito legislativo en su presidencia gracias a la mayoría republicana en ambas Cámaras.

"Hoy, el Congreso aprobó un proyecto de ley de reforma tributaria que ocurre una vez en una generación. Este es el final de un largo viaje para ofrecer una gran desgravación fiscal al pueblo estadounidense", dijo el presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, tras concluir el voto.

"Ahora, esta legislación histórica será enviada al escritorio del presidente para que podamos comenzar 2018 con un nuevo código tributario", agregó Ryan, quien desde el comienzo de su carrera legislativa ha peleado por una reducción impositiva como la de hoy.

En qué consiste

El proyecto aprobado, que fue publicado en la madrugada del pasado viernes salvo por las escasas modificaciones producidas en las últimas horas, incluye, entre otras medidas, la reducción de los impuestos a las empresas así como a los hogares estadounidenses de clase media y alta.

En este sentido, se prevé un recorte del Impuesto de Sociedades desde el 35% actual hasta el 21%. También incluye una deducción del 20% para propietarios de empresas pequeñas, como asociaciones o empresas individuales.

Al mismo tiempo, incluye siete tramos de impuestos sobre la renta individuales, para lo que establece tasas del 10%, 12%, 22%, 24%, 32%, 35% y 37%. La tasa máxima, que se aplicará a los estadounidenses con mayores ingresos se reduce desde el 39,6% actual al 37%.

Asimismo, se contempla un impuesto a los beneficios generados en el exterior de hasta un 14%, con el que el Gobierno estadounidense busca que las empresas repatríen gran parte de los casi 2 billones de dólares que acumulan en sus filiales extranjeras.

Además, según el cálculo de la Oficina independiente de Presupuesto del Congreso (CBO), la reforma que impulsan los republicanos sumará 1,45 billones al déficit nacional de Estados Unidos.

Otra de las medidas más polémicas dentro del acuerdo es la derogación de una de las provisiones clave de la reforma sanitaria que adoptó en 2010 el entonces presidente, Barack Obama, y que obligaba a todos los estadounidenses a tener seguro médico o enfrentarse a una multa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud