Internacional

El Congreso de EEUU pone en marcha la tramitación del estímulo de 1,9 billones de Biden

  • El proyecto empezará a debatirse la próxima semana
  • Bernie Sanders presidirá el Comité de Presupuestos del Senado
Biden y Harris, reunidos con un grupo de senadores demócratas para debatir el estímulo. Foto: Reuters.

No hay tiempo que perder. El flamante presidente de EEUU, Joe Biden, quiere aprobar su primera ley lo antes posible, aprovechando que su partido controla las dos cámaras del Congreso de EEUU por primera vez en una década. La Cámara de Representantes dará luz verde a la tramitación del estímulo fiscal por valor de 1,9 billones de dólares este miércoles.

El mecanismo necesario para aprobar leyes por mayoría simple en el Senado requiere de la aprobación de un plan presupuestario. Normalmente este es un mero trámite simbólico que no afecta a las partidas ordinarias, y de hecho muchos años no se aprueba ninguno, pero esta resolución permite añadir partidas de gasto extraordinarias que no vayan incluidas en el plan anual. Lo más importante es que, al contrario que las leyes ordinarias, la minoría en el Senado no puede vetar estos proyectos, por lo que la mayoría exacta de los demócratas (50 votos más el de calidad de la vicepresidenta, Kamala Harris) será suficiente para sacarlo adelante.

Biden se reunió el pasado lunes con una decena de senadores republicanos, el número que necesitaría para sortear el veto en la Cámara Alta, que le ofrecieron un plan por valor de 600.000 millones, un tercio de lo propuesto por el presidente. Biden dijo que agradeció su mano tendida, pero que no quiere regatear la cantidad necesaria para sortear la crisis. En su memoria están las negociaciones interminables que tuvo con los republicanos en 2009, entonces como vicepresidente, para aprobar la ley sanitaria presentada por Barack Obama. "No podemos volver a pasarnos 9 meses negociando con los republicanos para que al final ninguno vote a favor", ha dicho el mandatario en una reunión con su grupo parlamentario en el Senado esta mañana.

Propuestas "bipartidistas"

La Casa Blanca ha destacado que las propuestas, como la subida del salario mínimo, los cheques de 1.400 dólares, el aumento del subsidio por desempleo o las ayudas a padres que tienen que cuidar de sus hijos en casa, son "bipartidistas" porque "tienen un gran apoyo popular en todas las encuestas", por lo que no consideran necesario negociarlas. Los portavoces señalaron que consideran "improbable" que todos los republicanos acaben votando en contra de un paquete como este.

Sin embargo, aún quedan algunos flecos por cerrar. El senador demócrata Joe Manchin, el más conservador de su partido y considerado el voto clave para aprobar cualquier ley en esta legislatura, ha dicho que no tiene ningún problema con aprobar un paquete de 1,9 billones, pero que considera necesario estudiar la letra pequeña de algunas cláusulas, como el aumento del salario mínimo a 15 dólares la hora. "En mi estado [Virginia Occidental], que no tiene un coste de vida tan alto, 11 dólares podría ser suficiente", sugiriendo que podría pedir algún mecanismo para regular los salarios según el IPC, en vez de imponer una base común en todo el país.

El proceso empezará este miércoles, con la votación del plan presupuestario en la Cámara de Representantes, donde se espera que los demócratas utilicen su rodillo para sacarlo adelante sin más. Algo más lenta será la votación el jueves en el Senado, ya que los republicanos presentarán decenas de enmiendas, pero se espera que salga adelante ya entrada la noche. A partir de ahí empezará lo más complejo: la semana que viene comenzará a debatirse el contenido propiamente dicho, y habrá cuadrar todos los detalles para que los 50 demócratas voten a favor. Y Manchin ha dejado claro que le gustaría "escuchar a los republicanos" antes de aprobar el texto final.

Sanders presidirá el Comité de Presupuestos

La victoria demócrata en el Senado también ha traído aparejada un cambio de sillas en los comités de la Cámara Alta. Este miércoles, los líderes de los dos partidos han llegado por fin a un acuerdo para organizar todas las comisiones, y la parte más interesante se la lleva el Comité de Presupuestos. En una señal del cambio de poder, la presidencia pasará del republicano Mike Enzi, que dejó su escaño el pasado 4 de enero, al izquierdista Bernie Sanders, que ya ha anunciado que tiene planes para apoyar propuestas de gasto fiscal y subidas de impuestos. A su lado estará la también progresista Elizabeth Warren, que junto a él fue candidata presidencial en las primarias demócratas del pasado año. Una señal que deja claro que el partido del actual Gobierno no tiene intención de apostar por la moderación fiscal que marcó las presidencias de Bill Clinton y Obama.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin