Internacional

China pide a Trump que vete la ley que respalda las protestas en Hong Kong

  • "Urgimos a EEUU a parar esto antes de que sea demasiado tarde"
Donald Trump, presidente de EEUU. Autor: Reuters.

China ha reclamado este jueves al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que vete la ley que ha sido aprobada esta semana en el Parlamento para respaldar las protestas en Hong Kong contra el Gobierno de Carrie Lam.

Los senadores dieron su visto bueno el martes y el miércoles lo hizo la Cámara de Representantes, por lo que ahora solo queda la firma de Trump para que se convierta definitivamente en ley.

"Urgimos a Estados Unidos a controlar la situación, a parar esto antes de que sea demasiado tarde"

"Urgimos a Estados Unidos a controlar la situación, a parar esto antes de que sea demasiado tarde, a evitar que se convierta en ley y a cesar inmediatamente cualquier interferencia en los asuntos de Hong Kong y China", ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores, Geng Shuang.

El ministro de Exteriores chino, Wang Yi, ha trasladado el malestar del gigante asiático al exsecretario de Defensa estadounidense William Cogen, durante un encuentro sostenido en Pekín. Es "una flagrante intervención en los asuntos internos de China", le ha dicho.

Para Wang, este proyecto de ley "manda la equivocada señal de que condona a criminales violentos". "Su esencia es desestabilizar Hong Kong e incluso destruirlo", ha aseverado.

¿Vetará la norma?

Interrogado por la prensa estadounidense sobre si accederá a los deseos de China, Trump ha rehusado contestar. De la votación en las dos cámaras del Congreso solo ha salido un voto en contra, lo que arroja una sólida mayoría parlamentaria que hace difícil justificar el veto presidencial.

La llamada Ley de Derechos Humanos y Democracia en Hong Kong no solo supone un espaldarazo para los manifestantes que llevan meses exigiendo una mayor apertura en la ex colonia británica, sino que abre la puerta a posibles sanciones contra funcionarios chinos.

Las protestas comenzaron el pasado mes de junio contra una polémica ley de extradición a la China continental a la que Lam acabó renunciando. Sin embargo, los hongkoneses han seguido movilizados y han aumentado sus demandas, entre ellas el sufragio universal.

Hong Kong volvió bajo soberanía china en 1997 conforme a un acuerdo entre Pekín y Londres que garantizaba el régimen de derechos y libertades del que el territorio había disfrutado durante la dominación británica. El principio 'un país, dos sistemas' ha permitido el encaje del territorio en el país.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.