Internacional

John Bercow, el pequeño tenista 'tory' que se convirtió en la pesadilla de tres primeros ministros

  • Su mujer, militante laborista, influyó en su giro político hacia el centro
  • Su aportación fue limitar los poderes del Gobierno para controlar el debate

La Cámara de los Comunes del Reino Unido fue construida sobre la antigua capilla del Palacio de Westminster. Su presidente se sienta en lo que un día fue el altar. Y una fuerza mística parece seguir viva en el asiento principal: todos sus ocupantes sufren una transformación desde el momento que son nombrados para el cargo. El más claro ejemplo es John Bercow (Londres, 1963), que una vez quiso ser tenista y que este jueves abandonará su escaño de honor tras 10 años, como el presidente del Parlamento más longevo desde la II Guerra Mundial. Detrás deja un legado extraordinario: dar más poder a la 'tropa' parlamentaria a costa del Gobierno, una filosofía que le convirtió en la pesadilla de tres primeros ministros de su propio partido.

Bercow se ha hecho famoso mundialmente por su estilo único de dirigir el Parlamento británico. Los gritos de "orden, orden" son una parte más del ritual diario, pero el londinense lo elevó a la categoría de comedia viral. Sus estrambóticas corbatas, diferentes cada día, se han convertido en una tradición más. Su estilo, de vocabulario rebuscado y dicción lenta, evoca más al de un profesor regañando a sus alumnos o explicando a los espectadores lo que está pasando que al de un funcionario dirigiendo una sesión legislativa. Y su apego al chascarrillo y los rifirrafes con los diputados -especialmente con sus amigos y excompañeros de partido- le han dotado de una vis cómica que nunca tuvieron sus predecesores más inmediatos.

De joven ultraconservador...

Pero quizá lo más destacable de Bercow sea su transformación política. De joven, fue el presidente de la Ferderación de Jóvenes Conservadores de la Universidad de Essex, un grupo que fue clausuarado por el entonces presidente del Partido Tory, Norman Tabbit, por sus tendencias de "extrema derecha", como apoyar el Apartheid en Sudáfrica y pedir la ejecución de Nelson Mandela. Pero Bercow atrajo la atención del partido, que le buscó sitio como concejal en Londres y le animó a presentarse, sin éxito, como candidato parlamentario en 1987 y 1992.

Su carrera como diputado comenzó en 1997, durante la victoria aplastante del laborista Tony Blair. Aprovechando la desbandada de la vieja guardia 'tory', que veía llegar el fin de la hegemonía parlamentaria de Margaret Thatcher y John Major, Bercow se apuntó como candidato en dos circunscripciones -Buckingham y Surrey Este- donde su victoria estaría asegurada y que habían quedado vacantes. El día de las primarias, alquiló un helicóptero por mil libras para estar presente en las votaciones de las asociaciones locales de ambos condados. Y salió ganador en Buckingham, garcias a "las mil libras mejor gastadas de mi vida".

"John descubrió el sexo y el laborismo a la vez", se lamentan en broma sus compañeros

Desde su escaño, Bercow se destacó como un euroescéptico, pero sus posiciones sobre el resto de temas cambiaron mucho desde sus años mozos. Fue el único 'tory' en votar a favor de una ley laborista para permitir la adopción a familias homosexuales o no casadas, y fue expulsado de la dirección del partido tras criticar a su entonces líder, Michael Howard, por sus posturas muy conservadoras sobre impuestos o inmigración.

La culpable, decían sus compañeros, era su mujer, Sally Bercow, con la que se casó en 2002, y que es una militante laborista convencida, que hace gala orgullosa de una pegatina que dice "Que le den al Brexit" en su coche. "John descubrió el sexo y el laborismo a la vez", se lamentan en broma sus compañeros. Con los años, crecían los rumores sobre su posible marcha a las filas izquierdistas, especialmente cuando el Gobierno laborista le fichó en 2008 como asesor para mejorar la educación de niños autistas, como el suyo.

...a pesadilla de los 'tories'

Pero su decisión so fue dejar su escaño, ni cambiarse de bando. En su lugar, se presentó como candidato a presidente de los Comunes después de la marcha de Michael Martin, acosado por el escándalo de haber autorizado gastos parlamentarios descontrolados -desde para pagar hipotecas a comprarse casas para patos- a prácticamente todos los diputados. El apoyo laborista fue clave para su elección. Y, una vez elegido, ya no dependía de nadie: el escaño ya era suyo hasta su dimisión, y su reelección, automática en la práctica.

Y desde el que una vez fue el altar, Bercow se dedicó a hacerle la vida imposible a los tres primeros ministros 'tories' que gobernaron durante su etapa. En cierta parte, quizá fue uno de los responsables del Brexit: permitió que un grupo de euroescépticos enmendara el programa legislativo de David Cameron para pedirle celebrar un referéndum, uno de los actos de presión que le llevaron a ceder. Pero también repartió en el otro sentido: son innumerables los trucos y decisiones, basadas en reglas de hace más de 400 años, que impidieron a Theresa May y Boris Johnson sacar adelante sus planes para el Brexit. En todos esos casos, su respuesta era siempre letal: "Si el Gobierno está en desacuerdo con mi decisión, solo tiene que pedir a la mayoría de diputados que le da su confianza que voten en contra". Una mayoría, por supuesto, que el Gobierno nunca tenía en las grandes luchas que han marcado esta legislatura.

Este miércoles, diputados de todos los lados de la Cámara le agradecieron su decisión de recortar los enormes poderes que tiene el Gobierno británico para censurar los debates en el Parlamento y darle el control a los diputados opositores en más de una ocasión. Johnson, por su parte, despidió a un "gigante del tenis". Porque Bercow, de joven, fue el tenista junior número 1 del Reino Unido, pero era demasiado pequeño para hacerse profesional. Si hubiera medido unos cuantos metros más, quién sabe, igual habría ganado algún Wimbledon antes de la llegada de su ídolo, Roger Federer, al circuito profesional. Pero la política británica habría perdido a una de sus figuras más importantes en lo que va del siglo XXI.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

V for Vendetta
A Favor
En Contra

..................."famoso".....................en gran parte debido a la notoria concucta de la mujer con la que se caso ............"el enano venenoso".....o poison dwarf de la politica britanica .....

Puntuación 0
#1