Internacional

Toda la oposición británica acuerda detener un Brexit duro y promete no aceptar un cierre del Parlamento

  • Corbyn pidió "diálogo" con diputados 'tories', entre ellos Theresa May
De izquierda a derecha: la portavoz del Partido Verde, Caroline Lucas; el 'número dos' Laborista, John McDonnell; el portavoz del Partido Escocés, Ian Blackford; la líder Liberal-Demócrata, Jo Swinson; y la portavoz del Partido Galés Liz Saville. Reuters.

La guerra política está servida en Reino Unido, y la primera batalla ya tiene fecha: el próximo 3 de septiembre. Este martes, todos los partidos de la oposición británica se reunieron en un encuentro calificado de "excelente" por varios asistentes. De él salieron dos compromisos: el de aprobar leyes que prohíban al primer ministro, Boris Johnson, ir a por un Brexit sin acuerdo y el de seguir celebrando sesiones parlamentarias durante los próximos dos meses incluso si el Gobierno ordena el cierre de Westminster, como ha amenazado Johnson.

Los encuentros se celebraron en dos partes. Primero, el líder laborista, Jeremy Corbyn, se reunió con los jefes del resto de partidos contrarios al Brexit. Tras una hora, acordaron poner en marcha un mecanismo para tomar el control del orden del día del Parlamento y aprobar leyes que prohíban al Gobierno ir a por una salida caótica. El primer paso será el próximo martes, cuando los diputados vuelvan tras el receso veraniego.

Corbyn insistió en dejar abierta la puerta a una moción de censura para echar a Johnson, aunque aceptó dejar la 'opción nuclear' como última solución a la desesperada si la situación no mejora para octubre, como le pidieron los diputados rebeldes 'Tories' y la líder liberal-demócrata, Jo Swinson. El laborista envió un correo a un centenar de diputados conservadores, entre ellos la ex primera ministra Theresa May, pidiéndoles "diálogo" para que apoyen sus intentos de detener la salida caótica y que no sea necesaria la moción.

Los asistentes salieron muy satisfechos y acordaron reunirse más veces, una señal muy positiva para los detractores del Brexit. A la salida, publicaron un comunicado conjunto en el que acusan a Johnson de plantear "un grave abuso de poder y el mayor ataque a los principios constitucionales británicos en la historia reciente".

En respuesta, Downing Street tachó a la oposición de "antidemócratas" que "intentan sabotear la posición del Reino Unido en las negociaciones con la UE" y que "quieren detener el Brexit a toda costa".

¿Parlamento paralelo?

A continuación, los jefes de la oposición se dirigieron a Church House, un palacio londinense que acogió al Parlamento durante la II Guerra Mundial, para prometer que se reunirían ahí para mantener sesiones legislativas si Johnson decide cerrar Westminster durante octubre.

El manifiesto fue firmado por todos los líderes y más de 160 diputados de todos los partidos. Algunos 'tories', como el excandidato a líder Rory Stewart, habían prometido sumarse a ese movimiento si Johnson daba el paso de suspender el Parlamento unilateralmente durante un mes para frenar los intentos de la oposición para frenar el Brexit sin acuerdo.

En las últimas semanas, han crecido los rumores de que Johnson intentaría convocar elecciones a principios de septiembre, para provocar la suspensión del Parlamento por la campaña. Para ello, necesitaría el apoyo de la oposición, que tiene derecho de veto sobre las convocatorias adelantadas. Y la muestra de unidad de este martes sugiere que será más difícil para él dividir y reinar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0