Internacional

Google deshabilita 210 canales de YouTube por intentar perjudicar las protestas de Hong Kong

Estudiantes en una protesta pacífica este jueves, 22 de agosto, en Hong Kong (China). Autor: Reuters.

Google ha deshabilitado 210 canales de YouTube que buscaban influir en las protestas que están produciéndose en Hong Kong en contra de la ley de extradición de China, y que habían ocultado el origen de sus cuentas subiendo vídeos.

Google ha anunciado a través de un comunicado que han encontrado que las cuentas implicadas han utilizado redes privadas virtuales (VPNs) y otros métodos para "disfrazar el origen de estas cuentas y otra actividad comúnmente asociada a las operaciones de influencia coordinadas".

Como resultado, la compañía ha desactivado 210 canales de YouTube al descubrir que "se comportaban de una forma coordinada subiendo vídeos relacionados con las protestas que continúan en Hong Kong". El motivo de este bloqueo es combatir cualquier "operación coordinaba de influencia" que se pueda producir en la plataforma.

Este descubrimiento aseguran que "ha sido consecuente con las observaciones recientes y acciones relacionadas con China anunciadas por Facebook y Twitter". Este lunes ambas redes sociales declararon que habían suspendido varias cuentas que formaban parte de una operación de información que buscaba menoscabar las protestas en la ciudad y que estaba asociada al gobierno chino.

Las protestas en Hong Kong, que comenzaron en junio, se iniciaron para exigir la retirada del proyecto de ley de extradición que permitía que los sospechosos de cometer algún delito en Hong Kong fueran extraditados a la China continental, aunque actualmente se encuentra suspendido.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.