Inmobiliaria

El inmobiliario, un sector más tecnológico de lo que creías

  • Las empresas del sector inmobiliario han mejorado un 28% su digitalización
  • A comienzos de 2021 había en España 256 empresas 'proptech' B2B

Cuando hablamos de la construcción, que en España asimilamos con frecuencia al término ladrillo, la sofisticación tecnológica no es lo primero que nos viene a la cabeza. Mucho se podría decir de la innovación que supuso este elemento tan característico de los edificios de nuestro país, pero entiendo que, no menos de 6.000 años después de su invención, el ladrillo no nos parezca un sinónimo de tecnología.

Sin embargo, el ámbito inmobiliario no es ajeno a la digitalización que ha revolucionado buena parte de las economías de todo el mundo. Es más, la tecnología también está empezando a transformar los mismos fundamentos de la construcción, hasta abarcar materiales tan venerables como el cemento.

Desde al menos 2015 se lleva desarrollando lo que podríamos llamar biohormigón, una variedad de cemento enriquecido con bacterias capaces de reparar las grietas que surgen con la sola ayuda del agua.

Más conocida quizá, es la extensión de la metodología de construcción Building Information Modelling (BIM), que desde 2019 cuenta con su propia norma internacional ISO. Como señala la Asociación Española de Normalización (UNE), "BIM es una metodología basada en normas técnicas que define un enfoque colaborativo para la gestión del ciclo de vida de los activos construidos, a través de la digitalización". Dicho enfoque abarca tecnologías tan avanzadas como la distributed-ledger technology -de la que es ejemplo el blockchain-, el internet de las cosas o la realidad virtual.

El auge del proptech

La tecnología y el inmobiliario se dan la mano en un número creciente de startups. Según Colegio y Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña (API), a comienzos de 2021 había en España 256 empresas proptech B2B -es decir, que venden a otras compañías y no al consumidor final- dedicadas a desarrollar e implementar "soluciones basadas en tecnología para dar respuesta a las necesidades existentes en el sector inmobiliario". Hoy la cifra asciende a 296.

Dentro del sector proptech, las plataformas de financiación participativa (PFP), como Urbanitae, se han afianzado como un dinamizador de la inversión inmobiliaria. Basadas en un modelo de crowdfunding, que reúne a una pluralidad de inversores para financiar proyectos de cierta envergadura, estas plataformas permiten aportar el capital necesario allí donde la financiación bancaria no llega para desarrollar proyectos inmobiliarios interesantes. Además de ayudar a promotores, ofrecen rentabilidades notables a pequeños inversores a las que tradicionalmente no habrían podido acceder.

La digitalización del sector inmobiliario

La tendencia es clara. El sector inmobiliario ha mejorado un 28% su digitalización en el último año. El 64% de los principales propietarios, inversores y promotores del sector inmobiliario en España y Portugal sondeados por la consultora CBRE consideran que la pandemia ha espoleado la transformación digital en su compañía. Aunque la nota media del sector no llega al aprobado (4,9), en 2024 se espera alcanzar el 6,1.

Entre las tecnologías más atrayentes para el real estate, se cuentan el blockchain, la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático -una rama de la IA basada en algoritmos que permiten a los ordenadores aprender automáticamente a través de la experiencia-. Sin embargo, solo un 5% y un 13% las emplearon en 2021, según afirma CBRE.

A escala europea, el 92% de los encuestados por PwC y Urban Land Institute en su informe Emerging Trends in Real Estate: Europe 2022 considera que adaptar e integrar la tecnología en sus procesos de negocio es un paso clave para lograr la transformación de su compañía y el éxito futuro. A su vez, los inversores en inmobiliario son cada vez más conscientes del papel que técnicas como el análisis de datos masivos (big data) puede desempeñar a la hora de medir la eficiencia y el valor de sus activos.

Como apunta el estudio Technology and the Future of Real Estate Investment Management, a cargo de la Universidad de Oxford, el inmobiliario podría convertirse en un activo mucho más extendido gracias a la tecnología. Con la ayuda del proptech el sector está llamado a ganar en transparencia, precisión en el cálculo de rentabilidades y eficiencia a la hora de adquirir, alquilar, gestionar y vender propiedades.

Entretanto, y en un contexto de inflación elevada, el sector inmobiliario sigue ganando adeptos frente a opciones más volátiles. Todo apunta a que 2022 será un buen año para la inversión en ladrillo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.